Boca y River siempre tienen partidos inolvidables, pero muy pocos se definieron en el último instante como el que jugaron el 22 de noviembre de 1987 por el torneo local. Fue tan apasionante el encuentro, que un penal cerró el mismo y puso a todo el "Monumental" en silencio, ya que un gol o no podía determinar un triunfo o una derrota del local o el visitante.

Sin embargo, el arranque fue intenso porque Omar Palma erró un penal para River y Jorge Rinaldi anotó los dos tantos del visitante, que ganaba 2 a 0 y dominaba el encuentro. Todo estaba a favor del equipo de Juan Carlos Lorenzo, pero el "Millonario" de Carlos Griguol reaccionó y lo empató con los goles Jorge Da Silva y Ernesto Corti, quienes nivelaron el partido en el "Monumental".

Después, el local fue por el triunfo y a poco del final se puso 3 a 2 con el gol de Omar Palma. Con el tanto del "Negro", River festejaba una victoria histórica, pero para hacerlo tuvo que esperar hasta el último minuto, ya que el árbitro cobró penal y Jorge Comas- uno de los verdugos del equipo "Millonario"- fue a cerrar el encuentro desde los doce pasos. Con un estadio en silencio, el enganche pateó y mandó el balón por arriba para el cierre de un "Superclásico" apasionante e inolvidable para ambos conjuntos.