Ubaldo Matildo Fillol es uno de los arqueros más emblemáticos del fútbol argentino. Inclusive, muchos lo ponen en la cima de los guardametas que jugaron a lo largo de la historia en los torneos nacionales. El "Pato" es una gloria, al punto que fue campeón del Mundial de Argentina 1978 y también brilló en River Plate, donde logró la mayoría de los torneos.

Su carrera arrancó en Quilmes en 1969 y a partir de ahí fue en pleno ascenso. Huracán, Racing (en 1972 atajó seis penales en una temporada, logrando un récord) y River Plate, en 1973. Con el "Millonario" cortó la racha de los 18 años sin títulos en el Metropolitana 1975 para luego ganar el mismo torneo en los años 1977, 1979 y 1980. Además, obtuvo el Nacional 1975, 1979 y 1981.


Luego se fue al Flamengo, en 1983, después Argentinos Juniors en 1984 y en 1985 formó parte del Atlético Madrid, con el que obtuvo la Supercopa española. A pesar de que tenía 38 años, el "Pato" vino a Racing y fue el arquero titular en la conquista de la Supercopa con la "Academia" y en su último año, en 1990, fue a Vélez Sarsfield, donde terminó su carrera en el Clausura.

Por otro lado, en la Selección Argentina jugó en tres Mundiales, el de Alemania 1974, Argentina 1978 (donde fue campeón y figura) y el de España 1982. En México 1986 jugó todas las Eliminatorias previas. Con un total de 58 partidos en más de diez años, el "Pato" se convirtió en un jugador histórico de la "Albiceleste", con la que fue entrenador de arqueros para el Mundial de Alemania 2006. Además, también ha sido considerado el Mejor Arquero del país, como así también el Mejor de Sudamerica de todos los tiempos.




Con un estilo único y voladas muy poco comúnes en el arco, Fillol fue un destacado entre todos los arqueros y mantuvo su vigencia hasta el último día, ya que en su retiro, jugando para Velez Sarsfield, el "Pato" fue a la cancha de River con 40 años. El "Fortín" no jugaba por nada, pero el "Millonario" peleaba el título con Newell´s y necesitaba ganar para ser campeón del Apertura 1990, ya que ambos llegaban con la misma cantidad de puntos.

Sin embargo, a pesar de su amor por el club con el que logró una gran cantidad de títulos, Fillol se lució y se atajó todas las pelotas de un encuentro que terminó 2 a 1 para los de Liniers porque el "Pato" fue la gran figura, al punto que le tapó un penal al "Polilla" Jorge Da Silva y así frustró el campeonato del conjunto de Núñez, que pese a ello ovacionó a un verdadero ídolo de la historia del fútbol argentino.