El presidente francés propuso el jueves una nueva ley que busca encarcelar a quienes realicen visitas constantes a sitios de extremistas en Internet, una de varias medidas duras que han sido propuestas como consecuencia del reciente tiroteo fatal por parte de un extremista islámico.

Las medidas propuestas -reveladas por Nicolas Sarkozy después de la muerte de un fanático islámico buscado por una horrorosa serie de asesinatos tipo ejecución- alarmaron a periodistas y expertos jurídicos, quienes dicen que ponen en riesgo la libertad de expresión.

Sarkozy, quien está a sólo un mes de competir en elecciones, argumentó que era tiempo de tratar a quienes visitan cibersitios extremistas de la misma manera en que se trata a quienes consumen pornografía infantil.

"Cualquiera que consulte regularmente sitios de Internet que promueven el terror, odio o violencia serán sentenciados a prisión", aseguró el mandatario durante un acto de campaña en Estrasburgo, este de Francia. "No me digan que no es posible. Lo que es posible contra los pederastas también debería ser posible para terroristas entrenados y sus partidarios", afirmó.

La ley francesa establece hasta dos años de prisión y multas de 30.000 euros para visitantes frecuentes de sitios de pornografía infantil, aunque no está claro si la ley antiterrorista propuesta conllevaría penalidades.

Periodistas y jurisconsultos están inquietos. "Tratar de criminalizar una visita - una simple visita- a un sitio de Internet es algo que parece desproporcionado", sostuvo Lucie Morillon, quien preside el grupo Reporteros sin Fronteras. "Lo que nos preocupa en especial es cómo se va a saber quién está mirando qué sitio. ¿Este anuncio significa la instalación en Francia de un sistema global de vigilancia en Internet?", agregó.