La pasión por el fútbol de los candidatos

  162
162

La relación entre la política y el fútbol es tan estrecha e intensa, que a lo largo de la historia generó encendidos debates y complejas fantasías sobre presuntas injerencias gubernamentales que definieron partidos e incluso campeonatos. Sin embargo, esto no fue capaz de apagar la pasión de mandatarios que no dudaron un instante en expresar públicamente su amor por un club.

Los casos célebres de amor a la camiseta son contundentes y aparecen sin necesidad de repasos exhaustivos: en Brasil,  Lula Da Silva dio sobradas muestras de su devoción por Corinthians; del otro lado del océano Atlántico, Silvio Berlusconi fue un paso más allá y aún hoy se pasea como dueño y fanático del Milan; en Argentina el ejemplo más reciente es el de Néstor Kirchner, quien en 2009 llegó a regalarle cuatro plasmas al plantel académico que le ganó un clásico a Boca y aseguró: "Con el fútbol sufro más que con la política".

Entre los principales candidatos a Presidente que participan en la elección de hoy casos de todo tipo. A continuación, un breve repaso de siete de ellos:

CRISTINA KIRCHNER

Oriunda de La Plata, la actual Presidente reconoció públicamente que es simpatizante de Gimnasia y Esgrima y dijo que hace años solía ir al Bosque platense. ¿Pruebas de amor? En 2008 se animó a posar delante de las cámaras con la camiseta blanquiazul y dijo: ¡Vamos con el Lobo todavía!". Un año después, cuando "El Tripero" ganó la Promoción de 2009 -triunfo agónico e histórico ante Rafaela-, se comunicó con integrantes del plantel para agradecer "la alegría" que le dieron a los hinchas y principalmente a su madre, Ofelia Wilhelm de Fernández, fanática y socia vitalicia de la institución, que alguna vez -se comentó en el club- coqueteó con ingresar a la comisión directiva.  Más allá de eso, suele ocupar un palco cada vez que Gimnasia juega como local y en 2011 sufrió en la cancha el descenso de su amado equipo.

EDUARDO DUHALDE

El ex Presidente y hoy candidato por el Frente Popular es un reconocido hincha de Banfield, que concurre habitualmente al estadio Florencio Sola para ver al equipo desde un palco; incluso alguna vez se subió a un helicóptero para llegar a tiempo a observar un partido; y en 2002, cuando era mandatario, invitó a la Quinta de Olivos al plantel que se salvó del descenso. Además, su amor por la institución lo marcó a nivel personal: trabajó de bañero en las piletas del club, donde conoció a Hilda Beatriz González, su actual esposa con la que tuvo cinco hijos.

La relación de Duhalde con Banfield es muy estrecha, porque es más que un simple socio e hincha: siempre se mostró comprometido con el crecimiento institucional, hizo grandes aportes económicos y fue vital en el desembarco de Carlos Portell, presidente desde el año 1998. De esa relación surgen mil rumores sobre su participación decisiva en las grandes decisiones que marcan el rumbo del club del sur del Gran Buenos Aires.



HERMES BINNER

El representante del Frente Amplio Progresista es otro candidato a Presidente  que siente pasión por el fútbol. En su caso, el amor tiene nombre y se llama Atlético de Rafaela . "Estudié 16 años a pocas cuadras de la cancha. Y cuando uno toma una camiseta, no la abandona en toda la vida", recordó hace un tiempo el ex gobernador de Santa Fe, quien este año homenajeó al plantel de "La Crema" que logró el ascenso a Primera. Emocionado por el logro, Binner les contó a los jugadores: "Cuando fui a estudiar Medicina a Rosario, allí era todo Central o Newell's. Y cuando me preguntaban de qué club era hincha y yo les decía de Atlético de Rafaela, me decían: '¿De qué?' Hoy me llaman para felicitarme". Por supuesto, este fanatismo provocó mil especulaciones sobre el apoyo que el ex gobernador provincial pudo haberle dado al equipo de sus amores.



JORGE ALTAMIRA

El candidato del Frente de Izquierda jamás ocultó su pasión por Huracán y su admiración por Miguel Ángel Brindisi, ídolo de los "quemeros" que vivieron la época de gloria de la institución de Parque de los Patricios. Eso sí, como fanático del "Globo" tiene un lunar notable: no presenció la consagración del único equipo campeón de la historia del club. El 16 de septiembre de 1973 Huracán daba la vuelta olímpica, pero Altamira no estaba porque el 11 del mismo mes habían derrocado  al gobierno del socialista chileno Salvador Allende. "Se armaban las caravanas y yo estaba yendo a la embajada", contó 38 años después. Hoy ya no va mucho a la cancha, porque los malos momentos lo amargan; pero recuerda con una sonrisa al equipo de Ángel Cappa: "Ese fútbol era ballet".



RICARDO ALFONSIN

El candidato por la UNION para el Desarrollo Social es simpatizante de Independiente, más por herencia familiar que por interés propio: su padre, el ex Presidente Raúl Alfonsín, nunca fue de ir a la cancha pero en varias ocasiones dijo públicamente que era hincha del "Rojo" y durante su mandato vio al "Diablo" campeón local, del Mundo y a Racing en la B.

A Ricardo le gusta el fútbol pero dice que jugando era "malo, me defendía con el básquet". Hoy recuerda los partidos de "pelota a paleta" que jugaba en Chascomús y cuenta que ya no hace deportes aunque reconoce que "eso está mal".



ELISA CARRIO

La candidata de la Coalición Cívica ARI está lejos del fanatismo por el fútbol: es de las personas que prefiere leer un libro de Jorge Luis Borges (histórico crítico del deporte más popular del país). De todos modos, sí tiene un equipo preferido. Lo contó algunas veces, pero en una ocasión sorprendió al recordarlo en medio de una charla sobre política que se dio en un estudio de televisión; al ser consultada sobre lo que le generaría un posible mal resultado de su partido en las elecciones legislativas, Carrió respondió con una sonrisa: "Me encanta asumir derrotas, soy hincha de Racing".

ALBERTO RODRIGUEZ SÁA

El candidato a Presidente por la Alianza Compromiso Federal es el caso más desconcertante, porque junto a su hermano siempre estuvo identificado como simpatizante de River pero en los últimos tiempos apareció con otros colores:  en julio recibió a una delegación de San Lorenzo y apoyó fervientemente la vuelta a Boedo del estadio "azulgrana". Y hace unas semanas fue invitado por los jugadores de Atlanta a ver el partido ante River que se disputó en el Nuevo Gasómetro. El dato es que se sentó junto a la gente del "Bohemio" y vio la catastrófica caída 1-7.

Rodríguez Sáa asegura que alguna vez jugó al fútbol y al vóley como federado. Lo que está claro es que lo suyo es el ajedrez: jugó varios años para su provincia y también representó a la Facultad de Derecho de la UBA, con un alto nivel; de ahí que impulsara tanto esta actividad en su provincia. Mientras tanto, además de soñar con la presidencia, quiere cumplir la promesa de que San Luis tenga su propio equipo den Primera.