INTA Castelar 162
INTA Castelar 162

Este sistema tecnológico fue creado por los especialistas de INTA-Castelar Guillermo Berra y Laura Finster, y por los del Conicet Ricardo Bualo y Silvia Valtorta. Consta de una mochila que se coloca en el lomo de bovinos, ovinos y caprinos para medir los gases de efecto invernadero que producen, y también cuenta con un sensor que transmite la información que recoge vía internet a una base de datos a la que se puede acceder de cualquier computadora.

Este invento fue destacado por la revista especializada Popular Science como uno de los avances más sorprendentes de la ciencia de 2009, publicó el sitio La Capital de Mar del Plata. El objetivo es medir los gases generados en el rumen.

El diseño e implementación estuvo en manos del grupo de Determinación de Gases de Efecto Invernadero del Centro de Investigación en Ciencias Veterinarias y Agronómicas-INTA Castelar, coordinado por el médico veterinario Guillermo Berra, y contó con el apoyo de la empresa privada ADOX, en el marco de un convenio de vinculación tecnológica.

"Este sistema registra y cuantifica online los gases generados por los rumiantes domésticos. Medir y monitorear las emisiones de los gases de efecto invernadero en este importante sector productivo del país contribuye a elaborar programas de reducción de emisiones", explicó Berra. Y agregó: "Esta información puede ser monitoreada desde cualquier lugar del mundo, ya que los datos generados son subidos a un servidor y quedan disponibles en internet".

Mochila electrónica
El invento, señaló el especialista, "consiste en un sistema electrónico que se instala en la región dorsal del bovino utilizando un arnés para su fijación. Se acopla a través de microfístulas ruminales a un sistema de cánulas que permiten la comunicación directa con el interior del rumen, lugar anatómico donde se forman los gases ruminales que contienen en su composición metano".

"Los gases formados en el interior del rumen producto de la fermentación del alimento ingerido que normalmente son emitidos hacia el exterior del bovino a través de la eructación. En este caso son redireccionados al sistema de medición ubicado en el arnés que se coloca en el lomo del animal a través de las cánulas ruminales. Estas tienen acopladas válvulas unidireccionales que evitan el reingreso del gas al interior del rumen", agregó.

El equipo telemétrico cuenta con un sensor de flujo que registra el volumen de gas ruminal emitido vía la microfístula ruminal, y envía una señal que es registrada en una computadora a través de la web.

El objetivo del proyecto es colaborar con el diseño de mecanismos que posibiliten la reducción de los gases del efecto invernadero y colaboren en la lucha contra las consecuencias del cambio climático.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los rumiantes son los responsables de un 18% de las emisiones mundiales que contribuyen al calentamiento global.