Sin brillar, la Argentina venció a Hungría en Budapest

  162
162
  162
162
  162
162

El seleccionado argentino de fútbol consiguió un pálido triunfo por 2-1 ante el limitado representativo de Hungría, en un amistoso jugado en Budapest que aportó muy poco en cuanto a destaque de nombres con proyección hacia el Mundial 2006 y dejó, por el contrario, una mueca de contrariedad por la expulsión del juvenil Lionel Messi, quien vio la tarjeta roja un instante después de ingresar al campo de juego el día de su debut con los mayores.

El mediocampista Maximiliano Rodríguez fue la individualidad más destacada del equipo albiceleste, como distribuidor de juego e impulsor de ataques y se encargó de abrir el marcador con un exacto golpe de cabeza a los 18 minutos del primer tiempo.

Los húngaros igualaron a los 29 de esa etapa por intermedio de Sandor Torghelle, pero ya en la segunda etapa Gabriel Heinze, también de cabeza, anotó el gol de la diferencia.

Argentina rindió con llamativos altibajos, incluso en el tramo de una misma etapa, como para configurar una actuación de discreto nivel que dejó poco a nivel colectivo y de señalamiento de individualidades.

En descargo de los dirigidos por José Pekerman puede decirse que el árbitro, el alemán Markus Merk, anuló por offside en la primera parte un gol legítimo de Luis González y se mostró acaso demasiado riguroso al sancionar la expulsión de Messi.

El comienzo del seleccionado argentino fue frío y tardó casi diez minutos en acomodar sus volantes, que lentamente fueron prevaleciendo en su zona. La primera llegada a fondo se produjo a los 11, cuando Hernán Crespo bajó magistralmente un largo pelotazo y ya mano a mano remató muy alto.

Argentina cristalizó su predominio a los 18 minutos tras una buena combinación por la izquierda. Andrés D'Alessandro dibujó una gambeta sobre la raya de fondo, tocó hacia atrás a Juan Pablo Sorín, éste envió el centro y Maximiliano Rodríguez, que llegaba en posición de nueve, cabeceó para poner el 1-0.

Dos minutos después, el arquero Leonardo Franco, hasta ese momento un espectador más, salió mál ante un centro desde la izquierda y permitió el cabezazo a gol de Zoltan Toth pero el balón se estrelló en el travesaño.

De allí en más se inició el tramo más pálido del seleccionado argentino en el primer período. Hungría se animó y encontró su premio a los 29. La defensa argentina se decompensó hacia la derecha y fue desbordada con un pelotazo de Lazslo Bodnar al vacío por el lado opuesto para la llegada de Toth que la cruzó hacia el medio para la entrada franca de Sandor Torghelle que clavó el empate.

Argentina retomó las riendas y aunque acercó poco peligro se vio privado de un gol legítimo cuando el árbitro penó erróneamente por offside a Luis González quien, sobre la misma línea del último defensor local, tocó en el área chica a la red un centro cruzado desde la izquierda.

Nuevamente declinó Argentina en el arranque de la segunda parte. Hungría comenzó a generar algunos sofocones para Leonardo Franco por ganar la batalla del medio y además por cobrar más peso arriba, en especial por las incursiones por la izquierda a las
espaldas de Lionel Scaloni.

La Argentina logró más agresividad después del cuarto de hora. A los 16 minutos, se puso en ganancia por un córner desde la izquierda que Gabriel Heinze -favorecido por una errónea marcación húngara- conectó de cabeza a la red.

Poco después se vivió la situación más insólita del partido cuando el reclamado por muchos, el juvenil Lionel Messi, entró al campo para certificar su debut en el seleccionado mayor pero un instante después vio la tarjeta roja por golpear con su brazo en el rostro del rival que lo tomó de la camiseta del que trataba de escapar.

En inferioridad numérica, Argentina se refugió y fue sólido para sostener la ventaja ante la limitada escuadra local, que ya no encontró brechas para cambiar el resultado.

Síntesis del partido:
 
Hungría: Gabor Kiraly; Laszlo Bodnar, Roland Juhasz, Laszlo Eger, Peter Halmosi; Szabolcs Huszti, Akos Takacs, Zoltán Boor, Norbert Toth; Zoltan Gera; y Sandor Torghelle. Director técnico: Lothar Matthaeus.

Argentina (2): Leonardo Franco; Lionel Scaloni, Roberto Fabián Ayala, Gabriel Heinze, Juan Pablo Sorín; Luis Oscar González, Lucas Bernardi, Maximiliano Rodríguez; Andrés D'Alessandro; Lisandro López y Hernán Crespo. Director técnico: José Néstor Pekerman

Goles primer tiempo: 18m, Rodríguez (A); 29m, Torghelle (H)
Gol segundo tiempo: 16m, Heinze (A)
Cambios en la Argentina en el segundo tiempo: 21m, Lionel Messi por López; 36m, Pablo Zabaleta por González y 43m, Mario Santana por D'Alessandro.

Incidencias segundo tiempo: 22m, expulsado Messi (A)
Arbitro: Markus Merk (Alemania)
Estadio: Ferenc Puskas, de Budapest