162
162

(EFE).- La segunda hija de los príncipes de Holanda se llama Alexia Juliana Marcela Laurentien, dio a conocer hoy, martes, su padre, el príncipe Guillermo-Alejandro, durante el registro de la recién nacida en el Ayuntamiento Viejo de La Haya.
 
El príncipe explicó ante la prensa que el nombre de Alexia lo toma de su propio nombre (Alejandro se dice en holandés Alexander), lo cual fue un deseo de la princesa Máxima.
 
"El domingo (día en que nació la niña) Máxima me dijo que le gustaría que la niña se llamara Alexia, como yo, y eso tuve que asimilarlo", dijo el príncipe.
 
Los otros tres nombres se refieren a "mujeres de tres generaciones diferentes", precisó.
 
Juliana era la abuela materna del príncipe Guillermo-Alejandro, la madre de la reina Beatriz, Marcela es la hermana de la madre de Máxima, "una mujer especial" para la princesa de Holanda, dijo el príncipe.
 
Finalmente, Laurentien es la esposa del príncipe Constantino, hermano de Guillermo-Alejandro. Máxima dio a luz a su segunda hija el pasado domingo, 26 de junio, en el hospital Bronovo de La Haya.
 
La primogénita del matrimonio, la princesa Catharina-Amalia, nació el 7 de diciembre de 2003. Durante el acto de inscripción en el Ayuntamiento, que fue emitido en directo por la televisión pública, el alcalde de La Haya, Wim Deetman, felicitó a los príncipes de Holanda y a sus respectivas familias por el nacimiento del nuevo retoño de la pareja.
 
Además, hizo alusión al interés de la prensa por este acontecimiento y bromeó con que la princesa Alexia podrá hojear cuando crezca los recortes de periódicos asombrada del interés que suscitó su nacimiento.
 
También se refirió al hecho de que "muchos padres estarán contentos" de no tener que pasar el trago de mostrar a su hija ante las cámaras pocas horas después de su nacimiento, como hizo el príncipe Guillermo-Alejandro el pasado domingo.
 
El príncipe de Holanda añadió que la niña "come más de lo normal" y que tanto ella como su madre se encuentran "estupendamente". También dijo que Máxima, "ha trabajado hasta el último momento de su embarazo para ahora poder dedicar más tiempo a Alexia y Amalia" y expresó su deseo de, "como cualquier padre, intentar estar el máximo de tiempo posible" con sus hijas.