Ningún país debe considerarse a salvo del contagio de la crisis argentina

En respuesta a su artículo titulado ?América Latina siente el frío viento de la crisis? (publicado el 24 de junio), me gustaría recordar a los lectores que ningún país debería sentirse por completo a salvo del contagio de la crisis económica de Argentina. Cuando se produjeron las crisis de México y los países del sudeste asiático, se nos hizo ver que el ?rescate? era la solución adecuada porque vivíamos en una sociedad globalizada y, cuando un país atraviesa una crisis financiera, su contagio puede ser inminente.
 

Los líderes de Brasil podrían disparar el contagio al creer que el país realmente ha logrado escapar a la recesión y deberían reflexionar acerca del hecho de que la sociedad creada por medio del tratado comercial del Mercosur vincula en forma preeminente a la economía brasileña con la argentina. El presidente mexicano Vicente Fox puede equivocarse al señalar que la economía de su país ?no tiene punto de comparación con Argentina?. Si tomamos en consideración el bajo nivel de creación de empleo logrado por el propio Fox, la contracción del factor maquiladora y la concentración de la riqueza en forma crecientemente desigual, señalar que México no tiene puntos en común con Argentina no significa demasiado, aunque uno esté dispuesto a ignorar la injustificada ?arrogancia? que demuestran ambos países.

Si bien es cierto que América Latina ha causado sus propios males, no es menos cierto que las economías regionales se vieron fuertemente perjudicadas por las políticas de contracción económica alentadas por el Fondo Monetario Internacional, se trate de la afectada economía de México o de la devastada Argentina.

Amee Patel, Miembro Investigador, Council on Hemispheric Affairs, Washington, DC 20005, US

Traducido por IDIOMA ONLINE.COM