Si tu pareja quiere tus contraseñas de Internet, dile que no

Compartir cuentas puede tener ventajas económicas, como pagar una sola suscripción a servicios de streaming o simplificar el pago del alquiler. Sin embargo, también implica riesgos significativos en caso de ruptura

Guardar

Nuevo

La combinación de cuentas puede facilitar las finanzas diarias, pero ten cuidado con los riesgos. (Freepik)
La combinación de cuentas puede facilitar las finanzas diarias, pero ten cuidado con los riesgos. (Freepik)

¿Compartir o no compartir?

Esa es la pregunta que se hacen las parejas hoy en día, cada una de las cuales tiene probablemente docenas de cuentas en Internet, desde cuentas bancarias a sanitarias, pasando por streaming.

Combinar cuentas tiene sus ventajas. Puedes usar una suscripción mensual a Spotify en lugar de dos. Pueden pagar el alquiler sin tener que enviarse Venmo el uno al otro. Incluso pueden usar su contraseña de Instagram para echar un vistazo a sus mensajes de texto, si es lo que te va.

Pero combinar perfiles online también tiene sus costes. Una contraseña compartida de Netflix no protegerá tu relación del desastre, y separar tus cuentas después de una ruptura puede llevar mucho tiempo y, en algunos casos, ser peligroso.

De las finanzas a Facebook, esto es lo que hemos aprendido sobre los riesgos y beneficios de compartir cuentas en la era de Internet. Si no estás seguro, sigue estas reglas.

El acceso a mensajes y ubicaciones en tiempo real puede tener consecuencias a largo plazo en la relación. (Imagen ilustrativa Infobae)
El acceso a mensajes y ubicaciones en tiempo real puede tener consecuencias a largo plazo en la relación. (Imagen ilustrativa Infobae)

Tómatelo con calma

Si es demasiado pronto para publicarse mutuamente en Instagram, probablemente sea demasiado pronto para empezar a compartir cuentas.

Al igual que el amor en la vida real, la relación en Internet no debe producirse de golpe. Deja que el intercambio digital siga la progresión natural de tu relación. Empieza con cuentas de bajo riesgo, como HBO Max o Libby, dice Heather Kelly, del Washington Post. Si eso va bien, no dudes en experimentar con algo más importante, como compartir la ubicación.

En los casos en que una mala gestión pueda tener consecuencias duraderas -como una cuenta bancaria o un perfil en las redes sociales-, espera a conocer bien a esa persona. ¿Cómo maneja sus finanzas? ¿Cómo reaccionan ante el rechazo y cómo responderían si su relación llegara a su fin?

Este proceso no tiene por qué ser intuitivo; habla con tu pareja sobre la marcha acerca de cuánto de sus vidas digitales están dispuestos a compartir. Considera la posibilidad de añadirlo a las conversaciones sobre estilos de comunicación, exclusividad romántica y planes de futuro.

Compartir cuentas puede alterar la dinámica de poder en una relación.  (Imagen ilustrativa Infobae)
Compartir cuentas puede alterar la dinámica de poder en una relación. (Imagen ilustrativa Infobae)

Considere el simbolismo

Puede que una contraseña aquí y allá no te parezca gran cosa, pero piensa en el efecto dominó. ¿Qué significará que tu pareja tenga acceso permanente a tus mensajes de WhatsApp o a tu ubicación en tiempo real? Una vez que se hacen concesiones a la privacidad, puede ser difícil dar marcha atrás.

Compartir cuentas también puede cambiar la dinámica de poder de una relación. Si la cuenta bancaria está a nombre de ella, podría empezar a tomar decisiones financieras unilateralmente. Si el nombre de él aparece en primer lugar en el perfil conjunto de Facebook, puede que sea él quien se encargue de publicar y enviar mensajes.

Algunas cuentas personales, como las de iCloud y Google, casi siempre deben ser personales para proteger tu identidad. (El acceso a Apple y Google es a menudo la forma en que los abusadores roban fotos sensibles o irrumpen en cuentas adicionales a través de la autenticación multifactor).

Otras veces, la combinación de cuentas da en el clavo. Empezar un plan de telefonía móvil juntos, por ejemplo, puede marcar la formación de una nueva familia (no todos podemos seguir con los planes de nuestros padres hasta los 30, sostengo). Compartir ubicación indefinidamente puede reducir el estrés de los padres. En cada paso, considere qué mensaje envía la cuenta compartida y qué significa para usted en el futuro.

Separar las cuentas tras una ruptura puede ser complicado y peligroso. (Shutterstock)
Separar las cuentas tras una ruptura puede ser complicado y peligroso. (Shutterstock)

Compruebe sus motivos

Para algunas parejas, compartir contraseñas y cuentas es un signo de confianza o transparencia. Pero, ¿se trata realmente de confianza si estás pendiente de la vida online de tu pareja?

Según algunos expertos en relaciones, el deseo de transparencia puede convertirse rápidamente en control o derecho. Puede que te sientas más seguro si tienes acceso completo a las cuentas de tu pareja, pero no tienes derecho a ello. Habla de cómo equilibrar las necesidades de confianza, seguridad y libertad de ambos.

En la medida de lo posible, intenta no ir por libre. Si tu principal objetivo es ahorrarte un pavo en Disney Plus, tal vez puedas compartirlo con tu hermano en lugar de con tu novia. Así te ahorrarás la vergüenza de que te descubran usando la cuenta mucho después de la ruptura.

Sé realista, no cínico

En tus esfuerzos por proteger tu autonomía, no olvides que las relaciones requieren algo de dar y recibir. Si el matrimonio, por ejemplo, significa compartir una vida durante mucho tiempo, ¿Qué daño hace abrir una cuenta corriente conjunta o compartir tu ubicación durante ese desordenado fin de semana de despedida de soltera en Nashville?

Si no estás dispuesto a compartir ningún aspecto de tu vida digital, déjalo claro desde el principio y deja que tu pareja decida si está dispuesta a aceptarlo. Nuestra vida online puede hacer que las relaciones parezcan más complicadas. Pero el amor sigue siendo real (creemos) y merece la pena. Así que, si crees que es la indicada, plantéate pedirle su contraseña de Audible.

(c) 2024, The Washington Post

Guardar

Nuevo