Una mujer pasó 23 años buscando al asesino de su madre: nunca imaginó quién sería el verdadero autor del crimen

Una investigación policíaca finalmente arroja luz sobre el caso de un asesinato en Maryland, tras dos décadas de enigmas y pruebas genéticas

Guardar

Nuevo

Lauren Preer y sus padres en su graduación del instituto Bethesda Chevy Chase en 1995. Su madre, Leslie J. Preer, fue asesinada seis años después. (Lauren Preer)
Lauren Preer y sus padres en su graduación del instituto Bethesda Chevy Chase en 1995. Su madre, Leslie J. Preer, fue asesinada seis años después. (Lauren Preer)

Durante 23 años, vivió a la sombra de una pregunta. Cuando estaba despierta, recurría a Dios y a los detectives del condado de Montgomery. Mientras dormía, buscaba a su madre. “Mamá”, decía Lauren Preer. “Tenemos que averiguar qué ha pasado”.

Luego pasaba otro día sin Leslie J. Preer, ni respuestas. Así que siguió adelante, viviendo con el hecho de que su madre, que entonces tenía 50 años, había sido asesinada a golpes en un dormitorio del piso superior de su casa de Chevy Chase, Maryland.

Ahora tenía 46 años, buenos amigos y una buena carrera. Tenía una pistola Taurus de 9 mm en casa y un spray de pimienta en el bolso. Y aún albergaba la esperanza de que algún día se produjera una detención y se cerrara el caso, o algo parecido.

El martes, como en las películas, por fin llegó la llamada. Al otro lado no había libertad, sino conmoción, traición y rabia. “Tenemos pruebas”, recuerda que le dijo un detective. “Es Eugene Gligor”.

Era el chico del que se había enamorado a los 16 años. “No”, dijo Preer. “No”.

El Gligor que ella conocía era sensible y cariñoso. Ahora está acusado de asesinato en primer grado y se enfrenta a una comparecencia en el condado de Montgomery, donde los registros judiciales muestran que aún no se ha declarado culpable. Sus abogados no respondieron el viernes por la tarde a las peticiones de comentarios. Un miembro de la familia declinó hacer comentarios.

En la escuela secundaria, dijo Preer, le gustaba Gligor por su buena apariencia - pelo castaño oscuro y una amplia sonrisa - y porque todo el mundo le gustaba. Era sociable y dulce. Era amigo de sus amigos del instituto Bethesda-Chevy Chase, donde ambos estudiaban. Les gustaba ir a espectáculos de hip-hop y colarse en clubs de campo para bajar en trineo por colinas cubiertas de nieve. Él quería ser ingeniero informático.

Sus familias vivían cerca, cuenta Preer, así que pasaban tiempo en casa del otro. Su padre hacía barbacoas, su madre cocinaba pasta y comían alrededor de la isla de la cocina.Se unía a su familia en viajes a un lago cerca de los Outer Banks y a playas de Delaware y Maryland, dijo, donde los cuatro jugaban a la vida y al parchís.

Nunca notó nada fuera de lo normal. “Éramos unos críos”, afirmó.

Preer dijo que durante los cinco años que salieron juntos, vio cómo Gligor luchaba contra el divorcio de sus padres y sabía que algunos de sus parientes tenían temperamentos volátiles. Pero nunca experimentó violencia con él ni sospechó que fuera capaz de hacerlo.

Preer dijo que su madre siempre hablaba con cariño de Gligor. Fue su padre quien insistió una y otra vez: “Lauren, hay algo raro en él”.

Rompieron dos años de noviazgo a distancia, justo después del segundo año de universidad de Preer. La conversación se desarrolló a la salida del Madam’s Organ, un bar del noroeste de Washington.

Ella recuerda haber dicho algo así como: “Somos muy jóvenes. Vamos a ver qué hay ahí fuera”, y que Gligor estuvo de acuerdo.

No hablaron durante tres años.

Entonces, un miércoles de mayo de 2001, Leslie J. Preer no se presentó a trabajar en Specialties Inc, una productora de publicidad de D.C. Un compañero de trabajo y su marido, preocupados, fueron a su casa, en el bloque 4800 de Drummond Avenue. Encontraron sangre en el vestíbulo. Poco después, la policía encontró a la mujer muerta en un dormitorio. Un detective dijo más tarde a un periodista que era “una escena del crimen bastante brutal”.

Preer dijo que la policía le pidió una lista de familiares cercanos. Dijo que incluyó a Gligor.

El jueves, una portavoz de la policía del condado de Montgomery, Shiera Goff, dijo que “se recibió un aviso sobre Eugene Gligor de uno de sus vecinos” y que el expediente original del caso incluía “el aviso, una entrevista con el informante, y sus antecedentes penales e informes de incidentes que mencionaban su nombre.”

No se le entrevistó ni se le hicieron pruebas, según la policía, que no quiso decir cuándo recibieron el chivatazo. Cientos de amigos y familiares de Lauren Preer acudieron al funeral de su madre en señal de apoyo. Gligor, según Preer, no estaba allí.

Poco después del funeral, recordó Lauren Preer, se encontró con él en un bar de Bethesda, Maryland. Dijo que le contó que su madre había muerto y que él la miró y le contestó: “Lo siento mucho”.

Pasaron los años. Los amigos que compartían en el instituto se mantuvieron unidos. Ella dice que lo vio un puñado de veces en eventos con amigos comunes. Entonces, hace tres años, su hermano le envió un mensaje diciéndole que le preocupaba que Gligor pudiera hacerle daño.

Preer, insegura de qué hacer y centrada en cuidar de sí misma, dijo que decidió no responder. Su hermano, contactado por teléfono el jueves, declinó hacer comentarios.

El sospechoso detenido era un antiguo novio de la hija de la víctima. (Departamento de Policía de Montgomery)
El sospechoso detenido era un antiguo novio de la hija de la víctima. (Departamento de Policía de Montgomery)

Ella dijo que vio por última vez a Gligor en un restaurante de Washington DC después de un servicio conmemorativo para un amigo mutuo en 2019. Ella dijo que hablaron uno a uno. Su madre no salió en la conversación.

Mientras tanto, pensó, la investigación sobre el asesinato de su madre se había enfriado. Inmediatamente después, la policía sospechó de su padre, Carl “Sandy” Preer. Lauren Preer estaba segura de su inocencia.

Murió de un shock séptico en 2017. Preer dijo que en realidad era de un corazón roto. También dijo que su padre, en múltiples ocasiones, había planteado a Gligor como un posible sospechoso. De ninguna manera, pensó ella.

Así que dijo que siguió llamando a los detectives. Siguió pidiendo respuestas. Siguió rezando a Dios y hablando con su madre en sueños.

En septiembre de 2022, según la policía, los investigadores enviaron la sangre de la escena del crimen a un laboratorio para realizar un “análisis genealógico forense de ADN”, una herramienta que ha resultado eficaz para los investigadores en los últimos años.

La policía no dio detalles de cómo la sangre que se entregó al laboratorio ayudó a los detectives a identificar a Gligor. Pero lo hizo.

A principios de este mes, según la policía, los investigadores “recogieron pruebas de ADN pertenecientes a Gligor y las compararon con el ADN recuperado en la escena del crimen. El análisis generó una coincidencia positiva”.

Los detectives obtuvieron una orden de detención el sábado y arrestaron a Gligor en Washington el martes. Su audiencia de fianza está prevista para el lunes.

Preer planea estar allí. “Quiero verle”, dijo. “Quiero decirle lo que pienso”.

Porque por ahora, dijo, todo lo que quiere hacer es gritar.

(*) The Washington Post

(*) Emily Davies es una reportera que cubre el crimen y la justicia penal en Washington, D.C. Comenzó en The Washington Post como pasante en junio de 2019.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias