Trasplante de riñón a gatos: para algunos, el costoso procedimiento merece la pena

Este procedimiento puede alcanzar los 25.000 dólares en Estados Unidos. Sin embargo, los dueños de mascotas están dispuestos a pagarlos para tener más tiempo con sus animales

Guardar

Nuevo

Un trasplante renal realizado en la Universidad de Pensilvania extendió la vida del gato Despy. (Getty Images)
Un trasplante renal realizado en la Universidad de Pensilvania extendió la vida del gato Despy. (Getty Images)

Cuando Max Segal enfermó de un grave trastorno gastrointestinal hace varios años, su gatito recién adoptado, desperado, ponía la cabeza junto a la de Segal en la almohada y ronroneaba. “Era un consuelo emocional. Hizo maravillas con mi estado de ánimo”, dice Segal, y añade: “Estoy absolutamente enamorado de él”.

Así que cuando “Despy” desarrolló de repente una forma congénita de enfermedad renal avanzada a los 2 años y el veterinario estimó su esperanza de vida en meses, Segal se comprometió a hacer todo lo posible para salvar al gato. “Me cuidó cuando estuve enfermo”, dice Segal, desarrollador de software que vive en San José. “Ahora me tocaba a mí cuidar de él. Así de sencillo”.

Segal, que entonces vivía en el área de Boston, llevó a su gato a la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia, donde Despy se sometió a un trasplante de riñón en 2018. Hoy, Despy está mejorando. También lo está Stevie, el gato donante de riñón de un refugio local que Segal aceptó adoptar como parte del trasplante renal. Los adora a los dos. “Juegan juntos, se acicalan el uno al otro, se pelean”, dice Segal. “Nos hemos convertido en una familia cómoda y cariñosa”.

La enfermedad renal crónica es una de las afecciones más comunes en gatos de edad avanzada y una de las principales causas de muerte. La enfermedad puede ser hereditaria, afectando a gatos jóvenes como Despy, y puede ser consecuencia de la exposición a toxinas, como comer lirios. (Un gato que coma incluso una pequeña cantidad de cualquier parte de una planta de lirio puede sufrir una insuficiencia renal mortal en cuestión de días).

La enfermedad renal crónica es una causa común de muerte en gatos mayores. (Imagen Ilustrativa Infobae)
La enfermedad renal crónica es una causa común de muerte en gatos mayores. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Al igual que los humanos, los gatos tienen dos riñones, que filtran los desechos del organismo, y pueden vivir con uno solo si ese riñón está sano.

Los trasplantes de riñón en gatos se iniciaron hace más de 25 años, aunque siguen siendo poco frecuentes y sólo tres centros los realizan: Penn Vet, la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Wisconsin y la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Georgia. Penn Vet ha realizado 185 trasplantes desde 1998, la facultad de Georgia más de 40 desde 2009 y la de Wisconsin 87 desde 1996.

No todos los gatos son candidatos para el procedimiento, y para los que lo son, puede ser caro, hasta 25.000 dólares por las cirugías para recuperar el riñón del donante y trasplantarlo al gato receptor. Sin embargo, los cirujanos que las llevan a cabo afirman que les resulta personalmente gratificante dar a la gente más tiempo con sus queridos compañeros. Además, añaden, las operaciones y el seguimiento a largo plazo de los gatos pueden aportar conocimientos potencialmente beneficiosos para la salud humana.

La mayoría de los gatos ganan una media de dos a tres años, aunque hay excepciones. Despy, por ejemplo, lleva seis años tras el trasplante. “Nuestro superviviente más longevo fue de casi 13 años”, dice Chad Schmiedt, catedrático Alison Bradbury de salud felina en la facultad de veterinaria de Georgia. “Shilo tenía 3 años cuando le hicimos el trasplante en junio de 2009 y vivió hasta abril de 2022″.

Los trasplantes en gatos se realizan en solo tres centros veterinarios en Estados Unidos. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los trasplantes en gatos se realizan en solo tres centros veterinarios en Estados Unidos. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Alrededor del 40% “sale tres años después del trasplante”, afirma Robert J. Hardie, profesor clínico de cirugía de tejidos blandos de pequeños animales en la facultad de veterinaria de Wisconsin, y añade que la supervivencia depende a menudo de si se producen complicaciones posquirúrgicas. “Algunos viven más tiempo. Hemos tenido algunos fuera 10 años “. En Penn Vet, hasta el 70% están vivos y bien un año después del trasplante, y dos receptores vivieron 13 años después de la cirugía.

“Se trata de un procedimiento de ampliación de la vida con la posibilidad de obtener resultados relativamente buenos -a veces dramáticos- en términos de longevidad, que tiene un gran valor para muchos padres de mascotas”, afirma Hardie. Además, los científicos podrían aprender más cosas sobre la inmunosupresión en gatos que podrían aplicarse a los humanos, afirma.

Lillian Aronson, catedrática de cirugía de Penn Vet, que realizó el trasplante de Despy, está de acuerdo. “Los gatos son un modelo vivo natural de la enfermedad renal”, dice, y su corta vida puede hacer que la información esté disponible más rápidamente que en los humanos.

Según la Asociación Norteamericana de Seguros Sanitarios para Mascotas, muchas compañías de seguros cubren parte de los gastos del receptor, pero no los del donante, porque “el donante no es la mascota asegurada”. Según Aronson, el coste de la intervención quirúrgica del donante para extraer el riñón supone aproximadamente el 25% del total de 25.000 dólares.

Los costos de trasplante de riñón felino pueden alcanzar los 25,000 dólares. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los costos de trasplante de riñón felino pueden alcanzar los 25,000 dólares. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Aun así, algunos padres de mascotas sienten devoción por sus gatos y no lo dudan. “No cuestionamos a alguien que se gasta 40.000 dólares en un coche”, dice Aronson. “Uno de mis clientes me dijo: ‘Acabo de gastarme 17.000 dólares en mi tejado, y quiero mucho más a mi gato que a mi tejado’”.

Los gatos que reciben nuevos riñones suelen tener entre 8 y 12 años, aunque a los más jóvenes sin otras afecciones médicas potencialmente graves les suele ir mejor y viven más, dicen los expertos. Schmiedt no suele realizar un trasplante a un gato mayor de 16 años.

Hardie dice que el gato de más edad trasplantado en Wisconsin tenía 18 años. Aronson hizo una vez uno a un gato de casi 18 años que no tenía otros problemas de salud y tenía un comportamiento juvenil y que vivió otros dos años con el nuevo riñón.

Los gatos con enfermedad renal moderada son mejores candidatos que los que tienen enfermedad leve o avanzada, debido al equilibrio entre riesgos y beneficios de la cirugía, aunque la edad supone una ventaja para los gatos jóvenes que pueden tener enfermedad renal avanzada.

Los gatos tampoco pueden tener infecciones crónicas ni cáncer porque deben tomar de por vida el fármaco inmunosupresor ciclosporina, que puede empeorar ambas enfermedades. Las cardiopatías graves también los descartan. “Lo que se busca es un receptor que tenga las máximas posibilidades de sobrevivir” a la operación y más allá, afirma Schmiedt.

Desde hace más de 25 años, los trasplantes de riñón en gatos se realizan en tres centros principales en Estados Unidos. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Desde hace más de 25 años, los trasplantes de riñón en gatos se realizan en tres centros principales en Estados Unidos. (Imagen Ilustrativa Infobae)

La compatibilidad es más fácil para los gatos que para los humanos que necesitan un trasplante, porque sólo hay dos tipos de sangre en todos los gatos.

Los donantes proceden de criaderos o refugios de investigación felina, donde de otro modo tendrían un futuro sombrío, y las familias cuyos gatos se someten a trasplantes deben adoptar a los donantes. “Por el coste de un riñón, los gatos donantes se mudan a un hogar amante de los gatos y son universalmente queridos por sus nuevas familias adoptivas”, afirma Schmiedt.

Andy y Eleni, asesores financieros de Gainesville, Florida, que hablaron con la condición de que no se utilizaran sus apellidos por motivos de privacidad, adoptaron a su segundo gato, Pappy, tras la operación de Teenie hace seis años en el centro de Georgia. Teenie tenía 8 años cuando, debido a un fallo renal, necesitó uno nuevo para sobrevivir; ahora tiene 14. Pappy tenía 2 años cuando donó su riñón y ahora tiene 8.

“La operación no sólo nos dio más tiempo para estar con un gato al que queremos, sino que también nos bendijo con un nuevo gato maravilloso que le salvó la vida y trajo la misma cantidad de alegría y amor a la nuestra”, dice Andy.

Durante la operación, el equipo extrae el nuevo riñón del donante y lo sutura en el receptor. Suturan los vasos sanguíneos del donante -la arteria y la vena renales- a la aorta y la vena cava del receptor y unen el uréter del donante a la vejiga del receptor.

Los dueños de mascotas están dispuestos a cubrir los costos necesarios para tener más tiempo con sus mascotas. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Los dueños de mascotas están dispuestos a cubrir los costos necesarios para tener más tiempo con sus mascotas. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Suelen dejar los riñones viejos como reserva, por si el riñón nuevo no funciona de inmediato. Sin embargo, muchos gatos orinan inmediatamente, incluso durante la operación. “Siempre es emocionante la primera vez que orinan”, dice Schmiedt.

Las operaciones pueden durar hasta ocho horas. El donante puede irse a casa en unos días, mientras que el receptor suele quedarse más tiempo, a veces una semana o más. A ambos gatos se les hace un seguimiento de por vida.

Los trasplantes que no sean de riñón en animales de compañía no son viables porque la mayoría requieren la muerte del donante. Los trasplantes de riñón en perros pueden ser un reto porque, a diferencia de los gatos, suelen sufrir problemas de inmunosupresión, afirma Aronson, que ha realizado tres. (Los perros sobrevivieron pero no les fue tan bien a largo plazo como a los gatos, dice).

Aunque pueden surgir complicaciones tras el trasplante, las investigaciones sugieren que a los gatos con insuficiencia renal les puede ir bien, si son buenos candidatos para la intervención. “Creo que el trasplante es la única forma real de curar la enfermedad renal” en los gatos, afirma Schmiedt. “El objetivo es devolverles la calidad de vida que tenían antes”.

Esto parece ser cierto para Despy. “Tiene toda la energía que ha tenido nunca”, dice Segal. “Está viviendo su mejor vida”.

(c) 2024, The Washington Post

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias