Las ardillas estaban luchando en una ola de calor: ella les hizo un ‘spa para ardillas’

Lo que comenzó como una forma de ahuyentar mosquitos se convirtió en un refugio de verano para estps roedores, ganando popularidad en redes sociales con el apoyo de la comunidad

Guardar

Nuevo

El ventilador de Breyana Elwell sirvió para ahuyentar mosquitos y refrescar ardillas. (Breyana Elwell)
El ventilador de Breyana Elwell sirvió para ahuyentar mosquitos y refrescar ardillas. (Breyana Elwell)

El marido de Breyana Elwell puso un ventilador en el porche para ahuyentar a los mosquitos el verano pasado. El ventilador cumplió su función, pero inesperadamente sirvió para otra cosa: dio a las ardillas de su jardín un lugar donde refrescarse en el sofocante calor de Texas.

Elwell se olvidó de apagar el ventilador una mañana después de jugar en el porche con su hijo pequeño. Lo siguiente que supo fue que una ardilla se había puesto boca abajo delante del ventilador, disfrutando de la brisa.

“Estábamos en plena sequía, hacía mucho calor”, cuenta Elwell. “Se quedó allí un buen rato”.

La temperatura superaba los 37,7 grados Celsius.

A Elwell nunca le habían gustado las ardillas, pero empatizó con el peludo animal, que claramente necesitaba refrescarse.

“Parecía que estaba muy aliviado”, dijo.

A la mañana siguiente, Elwell, que vive en New Braunfels con su marido y sus dos hijos pequeños, decidió poner pilas nuevas al ventilador y encenderlo de nuevo.

Ventiladores, frutos secos y semillas: los componentes del "spa" para ardillas. (Breyana Elwell)
Ventiladores, frutos secos y semillas: los componentes del "spa" para ardillas. (Breyana Elwell)

“Esta vez vinieron dos ardillas”, dice Elwell.

Se dio cuenta de que tenía algo entre manos. Empezó a hacer cubitos de hielo con fruta para que las ardillas los mordisquearan. Sus amigos de cola tupida respondieron con entusiasmo.

“Venían todos los días”, dice Elwell.

Se sorprendió de lo mucho que disfrutaban ella y sus hijos.

“No me gustan demasiado los roedores”, dice. “Pueden ser sucios; pueden ser destructivos”.

Pero durante un verano insoportablemente abrasador, Elwell se alegró de dar a las ardillas un pequeño respiro del agotador calor.

Poco a poco, los roedores la conquistaron. Pronto se deleitó viéndolas comer la comida que les ponía y descubrió que sus interacciones entre ellas y con el entorno eran fascinantes.

“Son unos pequeños muy decididos”, dice Elwell.

La familia Elwell gastó hasta 300 dólares mensuales en mantener el santuario.
(Breyana Elwell)
La familia Elwell gastó hasta 300 dólares mensuales en mantener el santuario. (Breyana Elwell)

Decidió ampliar su oferta. Colocó varios ventiladores a pilas, así como diversos aperitivos: frutos secos y semillasarándanos deshidratados y maíz. Como había sequía, puso un cubo de agua y, para divertirse, un cartel que decía: “bienvenidas ardillas”: “bienvenidas ardillas”. Incluso construyó lo que llamó un “patio” para que pasaran el rato.

Cuando publicó en las redes sociales un breve vídeo sobre su instalación para ardillas, la gente empezó a llamarla “spa para ardillas” y “bed and breakfast para ardillas”. Algunas empresas se pusieron en contacto con ella para enviarle ventiladores gratis. Ahora tiene 10.

Antes de que se diera cuenta, ya lo tenía todo. Elwell decidió construir un “balneario para ardillas”, un lugar donde los roedores hambrientos y acalorados pudieran alimentarse, descansar y relajarse. Colocó troncos entre los árboles para que las ardillas se desplazaran, “casi como una autopista para ellas”, dice Elwell.

A lo largo del verano pasado, cuidar de las ardillas se convirtió en su pasatiempo favorito.

“Tanto como lo es para ellas, también lo es para mí”, dice Elwell, y añade que a sus hijos, de 3 y 10 años, les encanta observar a las ardillas. “Es muy terapéutico”.

Breyana Elwell convirtió su jardín en un refugio para ardillas en Texas. (Breyana Elwell)
Breyana Elwell convirtió su jardín en un refugio para ardillas en Texas. (Breyana Elwell)

Elwell pasa unas dos horas cada mañana montando el complejo, que ella y su marido trasladaron del porche al bosque, a unos 15 metros de su casa. Su rutina matutina consiste en poner pilas a los ventiladores, preparar varios tipos de golosinas y transportar los diversos componentes del complejo. Por la noche lo desmonta todo, porque tiene dos perros y no quiere que lo destrocen, antes de volver a montarlo por la mañana.

El complejo se completa con una casa de muñecas antigua que encontró en una tienda de segunda mano, mini bancos de picnic, una fuente de agua, estatuas decorativas de ardillas, varios ventiladores y recipientes para dar de comer. De vez en cuando, ciervos y gatos callejeros se acercan a merendar.

“Esto es sólo el principio”, dice Elwell, que ha investigado a fondo las mejores prácticas para alimentar a la fauna salvaje y es muy exigente con la comida que pone. “Tengo muchas más ideas”.

Elwell y su marido gastan entre 100 y 300 dólares al mes en mantener y ampliar el complejo para ardillas.

“Puede resultar caro”, dice Elwell. “Me alegra a mí y a los demás, así que merece la pena”.

Su santuario de ardillas ha suscitado algunas críticas en las redes sociales, aunque la mayoría de la gente parece encantada con él.

Las ardillas respondieron con entusiasmo a los cubitos de hielo frutales. (Breyana Elwell)
Las ardillas respondieron con entusiasmo a los cubitos de hielo frutales. (Breyana Elwell)

“Siempre va a haber cosas negativas, simplemente intento mantenerme alejado de ellas”, dijo Elwell. “Lo positivo supera a lo malo”.

Elwell espera que su historia inspire a la gente a probar nuevas aficiones, por inusuales que parezcan al principio.

“Nunca pensé ni en un millón de años que esto se convertiría en un hobby”, afirma.

Las ardillas se consideran plagas y pueden ser destructivas, pero afortunadamente para Elwell, “han sido bastante respetuosas”, dice, y añade que no han dañado su propiedad en absoluto. “En realidad siento que tenemos un entendimiento mutuo. Las ardillas son muy listas”.

Elwell mantiene una distancia prudencial con las ardillas. Cuando se acerca, suelen dispersarse.

“Me gusta mirarlas. Me gusta observarlas y cuidarlas”, dice. “A veces me asomo por la ventana y ellas me miran”.

El complejo de las ardillas está más concurrido en los calurosos meses de verano -a veces con una docena de visitantes de cola espesa a la vez-, pero Elwell lo mantiene abastecido de comida todo el año.

“Es algo a lo que nos hemos comprometido, y los animales están aquí por ello”, afirma. “No pensamos parar pronto”.

(c) 2024, The Washington Post

Guardar

Nuevo