La presión de la Casa Blanca para reabrir el puerto de Baltimore

Tras el choque del buque Dalí contra el puente Francis Scott Key, el Presidente Biden ordenó esfuerzos urgentes para restaurar operaciones cruciales y mitigar el impacto en la cadena de suministro

Guardar

Nuevo

Un buque portacontenedores chocó contra el puente Francis Scott Key a las 4 de la madrugada del 26 de marzo. (REUTERS/Nathan Howard)
Un buque portacontenedores chocó contra el puente Francis Scott Key a las 4 de la madrugada del 26 de marzo. (REUTERS/Nathan Howard)

Hacia las 04:00 de la madrugada del 26 de marzo, la Sala de Situación de la Casa Blanca notificó al Jefe de Gabinete, Jeff Zients, que había ocurrido lo impensable: un buque portacontenedores chocó contra el puente Francis Scott Key, estrellando una arteria central de la autopista contra la bahía y dejando incomunicado el puerto de Baltimore, una de las mayores operaciones de transporte marítimo de Estados Unidos.

Esa llamada desencadenó un frenético esfuerzo de respuesta incluso antes de que muchos estadounidenses se hubieran despertado con la noticia, y el Presidente Joe Biden movilizó a los funcionarios en cuestión de horas. A primera hora de la tarde, Biden pronunciaría unas palabras desde la Casa Blanca, instando a las autoridades a “mover cielo y tierra” para reabrir el puerto, incluso mientras los primeros intervinientes buscaban supervivientes en las aguas del río Patapsco.

Menos de tres meses después, el canal de 213 metros de ancho y 15 metros de profundidad está limpio de escombros y el puerto reabrió plenamente sus operaciones, aliviando una grave crisis de la cadena de suministro que amenazaba con poner en peligro la campaña de reelección de Biden al aumentar el coste de los bienes de consumo, mientras los votantes se enfrentan a unos precios ya de por sí elevados.

El puerto de Baltimore manejó 80.000 millones de dólares en mercancías en 2023, operando cinco terminales públicas y 12 privadas que mueven materias primas y productos como carbón y automóviles.

El puerto de Baltimore quedó incomunicado tras el accidente, afectando una arteria central de la autopista. (REUTERS/Nathan Howard)
El puerto de Baltimore quedó incomunicado tras el accidente, afectando una arteria central de la autopista. (REUTERS/Nathan Howard)

Un alto funcionario de la administración detalló la respuesta de la Casa Blanca en las horas inmediatamente posteriores a que el portacontenedores Dali destruyera el puente, matando a seis personas y paralizando el tráfico en uno de los puertos más importantes del país, y durante las semanas posteriores, mientras el equipo de Biden trataba de hacer frente a un desastre con implicaciones de gran alcance para la economía estadounidense.

Tras recibir la llamada telefónica, Zients informó a Biden del derrumbe del puente. El presidente pidió una reunión informativa. Unas horas más tarde, Zients reunió en el Despacho Oval a otros altos funcionarios, entre ellos su adjunta, Natalie Quillian, Lael Brainard, directora del Consejo Económico Nacional, y el presidente del Consejo de Asesores Económicos, Jared Bernstein, lo que indicaba la importancia económica del puerto.

En esas primeras horas, Biden llamaría a cargos electos y líderes sindicales y daría el visto bueno a la ayuda del Departamento de Defensa para la retirada de los restos. El personal de la Casa Blanca se puso en contacto con funcionarios de todo el gobierno para coordinar la respuesta, iniciando un proceso que les llevó a mantener llamadas interinstitucionales dos veces al día al principio para estar al tanto de la situación, según el funcionario, que pidió el anonimato para hablar de las conversaciones internas.

A mediodía, el Secretario de Transporte, Pete Buttigieg, se personó en el lugar de los hechos para comprobar los daños de primera mano.

Joe Biden movilizó a los funcionarios en cuestión de horas para reabrir el puerto. (REUTERS/Nathan Howard)
Joe Biden movilizó a los funcionarios en cuestión de horas para reabrir el puerto. (REUTERS/Nathan Howard)

Biden hizo sus primeras declaraciones públicas hacia las 12.30 horas, afirmando que las agencias federales trabajarían con las autoridades estatales y locales e instando al Congreso a pagar la reconstrucción del puente. “Va a llevar algún tiempo”, dijo Biden. “Los habitantes de Baltimore pueden contar con que les acompañaremos en cada paso del camino hasta que se reabra el puerto y se reconstruya el puente”.

Impacto económico

“Desde el momento en que el Presidente fue informado, nos dejó claro a todos que teníamos que reunir a todos los niveles de gobierno”, afirmó Quillian. El impacto económico “impulsó muchos de nuestros primeros movimientos”, añadió, afirmando que “estábamos muy centrados en el hecho de que la mejor manera de conseguir que la gente volviera a trabajar era abrir el puerto”.

Los funcionarios de la Administración tomaron medidas para evitar las consecuencias económicas. El Departamento de Agricultura comenzó a evaluar el impacto en los alimentos que circulaban por el puerto de Baltimore, mientras que el Departamento de Energía examinaba los suministros de petróleo y carbón.

El Consejo Económico Nacional convocó su primera reunión de un grupo de trabajo sobre cadenas de suministro para minimizar las interrupciones con la suspensión del tráfico de buques hacia y desde el puerto. Brainard y Buttigieg se reunieron con grupos sindicales y líderes de la industria portuaria para debatir el mantenimiento de la fluidez de las cadenas de suministro.

La administración de Biden tomó medidas urgentes para evitar una crisis en la cadena de suministro. (REUTERS/Nathan Howard)
La administración de Biden tomó medidas urgentes para evitar una crisis en la cadena de suministro. (REUTERS/Nathan Howard)

Durante esos primeros días, Biden recibió actualizaciones diarias y, a medida que la situación mejoraba, siguió recibiendo frecuentes sesiones informativas, según el funcionario.

El Presidente visitó Baltimore para inspeccionar los restos del accidente por primera vez el 5 de abril, 10 días después del siniestro. En sus declaraciones, dijo que los empresarios de Baltimore, entre ellos Amazon.com Inc, Home Depot Inc y Domino Foods Inc, y las empresas que dependen del puerto habían acordado mantener los puestos de trabajo en la ciudad.

Eliminación de puentes

El puente Key, de 22,5 kilómetros y construido en 1977, transportaba unos 11,5 millones de vehículos al año, con un flujo medio diario de 31.500.

Mientras la administración se ocupaba de la parte económica, se estaban realizando esfuerzos para empezar a retirar los escombros del puente y el Dali inmovilizado. Los guardacostas estadounidenses habían establecido un “Mando Unificado” para encargarse de retirar los escombros de acero y hormigón del canal.

Tres días después del accidente, llegó a Baltimore una grúa pesada Chesapeake 1000. En su momento álgido, el Mando Unificado contaba con más de 1.600 personas trabajando, ayudadas por 36 barcazas, 27 remolcadores, 22 grúas flotantes, 10 excavadoras, una draga, una espumadera y otras 45 embarcaciones, incluido un cúter de la Guardia Costera, según el funcionario.

Hubo muchos hitos en la reapertura del canal, añadió el funcionario. Un momento clave se produjo el 20 de mayo, cuando el Dali fue reflotado y remolcado, despejando un obstáculo importante. La última pieza del armazón del puente se retiró del río el 5 de junio.

Biden se comprometió a financiar la reconstrucción del puente, con un costo estimado de entre 1.700 y 1.900 millones de dólares, y se espera su finalización para 2028. (REUTERS/Nathan Howard)
Biden se comprometió a financiar la reconstrucción del puente, con un costo estimado de entre 1.700 y 1.900 millones de dólares, y se espera su finalización para 2028. (REUTERS/Nathan Howard)

El Gobernador de Maryland, Wes Moore, declaró que la mañana en que se derrumbó el puente “estábamos hablando de que esto podría llevar más de seis o nueve meses; nuestro director de puertos le estaba diciendo que esto podría llevar un año sólo para despejar el canal federal”. “Trabajando juntos, hemos demostrado que hemos convertido 11 meses en 11 semanas”, añadió.

Costes de recuperación

Biden se comprometió a financiar la reconstrucción del Key Bridge, que se espera cueste entre 1.700 y 1.900 millones de dólares y esté terminada para el otoño de 2028, según los documentos de los bonos. Pero el Estado de Maryland también podría verse obligado a recurrir a sus reservas.

Hasta la fecha, la administración de carreteras ha aprobado unos 60 millones de dólares de fondos federales de ayuda de emergencia para necesidades inmediatas. La delegación de Maryland en el Congreso está presionando para que los fondos federales cubran el 100% de los costes de reconstrucción.

“Baltimore puede contar con que les acompañaremos en todo momento, y seguiremos cubriéndoles las espaldas hasta que el puente esté reconstruido”, declaró Biden en un comunicado. Moore ha dicho que se estudiarían todas las opciones, incluida la asociación privada y el recurso a los mercados de capitales, para financiar la reconstrucción si el gobierno federal no puede cubrir los costes como prometió en un principio.

El alto funcionario afirmó que ya se han enviado solicitudes de propuestas y que la reconstrucción avanza con mayor rapidez en comparación con la forma en que tradicionalmente se gestionan los proyectos de infraestructuras. “Sabemos que la misión no estará terminada hasta que se reconstruya ese puente”, declaró Moore el miércoles.

(c) 2024, Bloomberg

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias