The-Dream, colaborador de Beyoncé y Rihanna, acusado de tráfico sexual y abusos

Terius Gesteelde-Diamant, conocido productor musical, supuestamente ejerció control abusivo sobre la carrera de Chanaaz Mangroe

Guardar

Nuevo

En la demanda, se afirma que Dream usó su influencia en la música para manipular a Mangroe. (GETTY IMAGES)
En la demanda, se afirma que Dream usó su influencia en la música para manipular a Mangroe. (GETTY IMAGES)

The-Dream, un prolífico compositor y productor que ha escrito innumerables éxitos para los artistas de pop y R&B más importantes del mundo, ha sido acusado por una antigua protegida de tráfico sexual, violación, estrangulamiento y manipulación psicológica en una demanda presentada el martes por la mañana.

La denuncia fue presentada por Chanaaz Mangroe, conocida profesionalmente como Channii Monroe, que trabajó con el famoso productor en 2015. Alegó que Dream, cuyo nombre legal es Terius Gesteelde-Diamant, utilizó su poderosa posición en la industria de la música -en particular sus relaciones profesionales con Beyoncé y Rihanna- para manipular a Mangroe, entonces una joven que intentaba abrirse camino en la industria musical.

“Bajo el pretexto de conseguir un contrato legítimo de grabación y publicación con la señora Mangroe, Dream atrajo a la joven y vulnerable artista a una relación abusiva, violenta y manipuladora llena de agresiones físicas, encuentros sexuales violentos y una horrible manipulación psicológica”, afirma la demanda.

La denuncia convierte a Gesteelde-Diamant en el último músico que se enfrenta a graves acusaciones de abuso que implican potencialmente a otros miembros de la industria musical. De forma similar a las recientes acusaciones contra Sean “Diddy” Combs, Mangroe alega que otras personas de la órbita del acusado presenciaron o colaboraron en los abusos, que según la demanda duraron más de un año.

Ganador de ocho premios Grammy, The-Dream ha trabajado en algunos de los mayores éxitos de los últimos 20 años, como Umbrella de Rihanna, Baby de Justin Bieber y Single Ladies de Beyoncé. Poco antes de conocer a Mangroe en 2015, fue vicepresidente ejecutivo de A&R en Def Jam Recordings.

Gesteelde-Diamant ya se ha enfrentado antes a problemas legales. Fue detenido en 2014 acusado de agresión grave, estrangulamiento, imprudencia temeraria y puesta en peligro de menores.

Esos cargos, derivados de acusaciones de haber golpeado a su novia, embarazada de ocho meses en ese momento, fueron retirados al año siguiente por falta de pruebas. Al año siguiente fue detenido de nuevo por delitos graves de agresión, estrangulamiento, imprudencia temeraria y puesta en peligro de menores. Estos cargos se retiraron al año siguiente por falta de pruebas.

En una declaración compartida con el New York Times, Gesteelde-Diamant negó las acusaciones.

“Estas afirmaciones son falsas y difamatorias”, dijo. “Me opongo a cualquier forma de acoso y siempre me he esforzado por ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos profesionales. Como alguien comprometido a tener un impacto positivo en mis compañeros artistas y en el mundo en general, me siento profundamente ofendido y entristecido por estas acusaciones”.

Según la demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Los Ángeles, Gesteelde-Diamant ejerció control sobre casi todos los aspectos de la vida y la carrera de Mangroe entre 2015 y 2016, manipulándola con promesas de fama y un álbum de éxito. En ese momento, la mujer, que es de los Países Bajos, tenía 23 años y vivía en Estados Unidos con una visa O-1B, otorgada a extranjeros con “habilidades extraordinarias en las artes”.

Mangroe conoció a Gesteelde-Diamant a través de uno de sus socios, que se puso en contacto con ella en las redes sociales, dice la denuncia. A principios de 2015, The-Dream hizo volar a Mangroe a Atlanta, donde trabajaba en ese momento, para grabar con ella.

La demanda acusa a The-Dream de abuso psicológico y físico de su antigua protegida Chanaaz Mangroe.(@thekingdream)
La demanda acusa a The-Dream de abuso psicológico y físico de su antigua protegida Chanaaz Mangroe.(@thekingdream)

“Dream le dijo que haría las próximas Beyoncé y Rihanna”, afirmó la demanda. Gesteelde-Diamant aseguró que sabía que Beyoncé estaba embarazada antes que su marido y que Rihanna le había revelado cuándo perdió la virginidad, dice la denuncia. Los representantes de ambas artistas no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Convencida de que él impulsaría su carrera, Mangroe estaba “dispuesta a aceptar todas y cada una de sus indicaciones”, añadió la demanda.

A cambio, Gesteelde-Diamant le exigía gratitud y total conformidad, según los documentos judiciales.

La demanda alegó que él asumió rápidamente el control de muchos aspectos de la vida de Mangroe: la alojó en un Residence Inn de Atlanta y se quedó con una copia de la llave de su hotel para poder entrar y salir a su antojo, afirma la demanda. Se le exigía que se registrara con él todos los días y que se quedara en su habitación a menos que estuviera en el estudio de grabación o en el gimnasio, según la acusación. También empezó a regular sus cuentas en las redes sociales, según la demanda.

Durante este tiempo, Gesteelde-Diamant se volvió cada vez más violento con ella, según la demanda. Antes de las sesiones de grabación, supuestamente la abastecía de marihuana y alcohol y la presionaba agresivamente para que mantuviera relaciones sexuales con él, diciéndole que formaba parte del “proceso”.

Supuestamente se negaba a llevar protección durante sus encuentros sexuales. En una ocasión, según la demanda, tras un «paseo» por su habitación de hotel, le exigió que tirara sus píldoras anticonceptivas; supuestamente lo tomó como una «señal de falta de respeto para evitar un embarazo suyo».

Según la demanda, en el transcurso de varios meses, The-Dream se puso cada vez más irascible y obligaba repetidamente a Mangroe a mantener relaciones sexuales siempre que él se lo pedía, llegando en un momento dado a grabar un encuentro. “Más tarde, Dream utilizaba regularmente la grabación para amenazar a la Sra. Mangroe con que podía compartirla con quien quisiera”, afirma la demanda.

La demandante alega múltiples encuentros sexuales violentos, incluido uno en el que supuestamente la obligó a mantener relaciones sexuales con él en un cine. Según la denuncia, la violó y estranguló en una furgoneta a la salida de un estudio de grabación.

Cuando la mujer pidió cambiar de hotel porque había chinches en su habitación, el acusado estalló contra ella: supuestamente la culpó de los retrasos en el próximo álbum de Beyoncé, le exigió que se disculpara y la estranguló, dice la denuncia.

Los representantes de Beyoncé y Rihanna no comentaron las acusaciones contra The-Dream. (AP/Andrew Harnik)
Los representantes de Beyoncé y Rihanna no comentaron las acusaciones contra The-Dream. (AP/Andrew Harnik)

A pesar de las promesas de avanzar en su carrera -incluida una supuesta oportunidad de telonear a Beyoncé en una gira-, Mangroe afirmó que no se le informó sobre el futuro de su álbum, ya que Gesteelde-Diamant mantenía un “control absoluto” sobre las comunicaciones relativas a sus contratos, según la demanda. Cuando Mangroe empezó a revelar sus abusos a los socios de The-Dream, le dijeron que era un asunto «personal» y que tenía que resolverlo con Gesteelde-Diamant.

En la demanda se afirmó que una persona le dijo: “Aunque veas y sepas que es chocolate, si Dream te dice que es vainilla, es vainilla”.

Gesteelde-Diamant supuestamente se volvió vengativo en agosto de 2015, después de que Mangroe intentara distanciarse del productor. Ella alega que él se negó a entregar la música que hicieron juntos y efectivamente descarriló su carrera.

Mangroe está representada por Douglas Wigdor y Meredith Firetog, que presentaron la demanda de la cantante de R&B Cassie Ventura contra Combs en noviembre. La demanda se resolvió al día siguiente, y fue la primera de seis demandas que acusaban a Combs de agresión sexual. La demanda de Mangroe se presentó al amparo de la Ley de Responsabilidad por Abuso Sexual y Encubrimiento de California, que amplía el plazo de prescripción de los casos de agresión sexual.

“Este es otro ejemplo horrible de cómo los hombres de la industria de la música utilizan su poder e influencia para manipular y dañar a otros”, dijeron sus abogados.

En un comunicado, Mangroe dijo: “Lo que Dream me hizo, causó que sea imposible vivir la vida que imaginaba para mí y perseguir mis metas como cantante y compositora”.

“En última instancia”, añadió Mangroe, “mi silencio se ha vuelto demasiado doloroso y me he dado cuenta de que necesito contar mi historia para sanar. Espero que al hacerlo también ayude a otros y evite futuros abusos horribles”.

(*) The Washington Post

(*) Anne Branigin es reportera en Style, donde cubre noticias de última hora y escribe artículos de fondo. Anteriormente, trabajó en The Root cubriendo noticias, política, salud y movimientos de justicia social a través del prisma de la raza y el género.

Guardar

Nuevo