Por qué Internet puede ayudar a las personas a sobrellevar la hipocondría

Este trastorno puede afectar significativamente la calidad de vida de quien lo padece, llevándolo a buscar continuamente atención médica, investigar síntomas y enfermedades, y experimentar un malestar emocional considerable

Guardar

Nuevo

La hipocondría es una preocupación excesiva por estar o caer enfermo. (Shutterstock)
La hipocondría es una preocupación excesiva por estar o caer enfermo. (Shutterstock)

Caroline Crampton era una adolescente cuando un diagnóstico de cáncer hizo añicos su sensación de seguridad en su propio cuerpo. Unos años más tarde, Crampton fue declarada sana, pero nunca dejó de tener la sensación de que el cáncer volvería. Ese miedo se transformó en una ansiedad constante de que su cuerpo volviera a fallarle.

Cramptonperiodista, afirma que sufre hipocondría, es decir, una preocupación excesiva por estar o caer enferma. No es la única que sufre esta ansiedad, pero puede sentirse aislada, afirma. En su nuevo libro, “Un cuerpo de cristal: Una historia cultural de la hipocondría”, Crampton explora las raíces de este trastorno.

He aquí algunas de sus conclusiones y cómo le han ayudado a controlar su ansiedad. Esta conversación ha sido editada por razones de longitud y claridad.

P: ¿Cuándo se empezó a padecer hipocondría?

R: En realidad, hipocondría es una palabra muy antigua. Aparece en la obra de Hipócrates (médico griego clásico) del siglo V a.C., pero no tenía el significado que le damos hoy. Era un término anatómico que describía una parte del abdomen conocida como hipocondría.

Cuando se padece hipocondría, los síntomas sólo se perciben en la mente y se experimentan como ansiedad. (Shutterstock)
Cuando se padece hipocondría, los síntomas sólo se perciben en la mente y se experimentan como ansiedad. (Shutterstock)

La palabra emprende entonces un increíble viaje de más de mil años para dejar de ser una palabra anatómica y descriptiva del cuerpo y convertirse en lo que conocemos hoy: una afección puramente mental, algo que tiene que ver con síntomas que sólo se perciben en la mente y que se experimentan como ansiedad.

Los hipocondríacos, tal y como los conocemos hoy, empezaron a aparecer a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Un término de argot fue utilizado en el Londres literario de la época: La gente se describía a sí misma como hippish, una abreviatura de hipocondríaco. Gente como los poetas Byron y Alexander Pope se describían a sí mismos como hippies en aquella época y después.

P: Al trazar la historia de la hipocondría, también ha escrito sobre los curanderos y los remedios con aceite de serpiente. ¿Ve paralelismos entre esa historia y la industria del bienestar actual?

R: En muchos aspectos funcionales, son lo mismo. Hace poco entrevisté a un médico que me dijo que la industria del bienestar actual y los suplementos que se venden en ese sector son como la medicina de 1750, pero con una marca diferente.

La gente acaba acudiendo a curanderos, con sus peculiares tinturas y bálsamos y demás, porque no reciben un buen tratamiento de sus proveedores oficiales. Pero también tiene que ver con una idea nueva y emergente que tenemos sobre la salud, que es que, en lugar de que la salud sea simplemente el estado de no estar enfermo, ahora hemos encapsulado la salud como algo que se puede optimizar y mejorar.

Las personas hipocondriacas toman muchos suplementos diferentes y hacen dietas para evitar caer enfermos. (Archivo)
Las personas hipocondriacas toman muchos suplementos diferentes y hacen dietas para evitar caer enfermos. (Archivo)

No basta con no estar enfermo, siempre se puede estar mejor. Y así es como acabas teniendo incluso personas sin problemas de salud diagnosticados que toman muchos suplementos diferentes y prueban dietas diferentes y hacen todo tipo de cosas que un médico diría que no son necesarias.

P: ¿Tiene algún consejo sobre cómo utilizar Internet para controlar la ansiedad por la salud?

R: Es una fuerza positiva en el sentido de que ayuda a la gente a defenderse mejor, especialmente a quienes tradicionalmente han sido marginados por la medicina oficial. Les permite contrastar lo que se les dice. Pero, por otro lado, también puedes caer en una madriguera de 12 horas buscando en Google lo que crees que le puede pasar a tu pierna, y puedes leer cosas realmente horribles que, con toda probabilidad, no tienen nada que ver contigo ni con tus síntomas.

Ahora pienso mucho en la primera vez que me diagnosticaron cáncerCorría el año 2006Internet existía y se utilizaba mucho, pero aún no era algo portátil que lleváramos con nosotros como lo hacemos hoy. Pero incluso entonces, a mi equipo oncológico le preocupaba lo que pudiera encontrar en Internet.

Recuerdo que en una de mis primeras citas para el tratamiento, la enfermera me dio una lista impresa que había hecho y me dijo: “No busques tu cáncer en Google. Pero si vas a buscarlo, estos son los sitios web que te recomiendo”. Y en la lista estaban, porque estoy en el Reino Unido, el sitio web del NHS, el Servicio Nacional de Salud, un par de editoriales académicas que podrían tener artículos de revistas relevantes, un par de organizaciones benéficas contra el cáncer que hacían guías para pacientes. Y ahora, casi 20 años después, sigo intentando ceñirme a esa lista.

P: ¿Cómo ha cambiado esta investigación su forma de pensar sobre la salud?

R: Nunca he estado tan en contacto con mi cuerpo. Nunca se me han dado bien los deportes ni la coordinación física. Y cuando enfermé de cáncer, fue muy fácil separarme: ‘Estoy aquí. Y luego por ahí es mi cuerpo que tiene cáncer.’

La terapia cognitivo-conductual ha sido muy útil para algunas personas que sufren de hipocondría. (Shutterstock)
La terapia cognitivo-conductual ha sido muy útil para algunas personas que sufren de hipocondría. (Shutterstock)

Escribir el libro me obligó a enfrentarme a eso, y aprender mucho más sobre la relación entre la mente y el cuerpo tal y como se entiende ahora y tal y como se ha visto durante siglos; y todos los diferentes sistemas biológicos que están operando en un segundo dado - entender todo eso un poco mejor me dio esta intensa y bastante cursi sensación de asombro por todo el asunto. Y también me devolvió la sensación de que “Oh, no, yo soy todo esto. No hay separación”.

P: ¿Cree que existe una cura para la hipocondría?

R: Personalmente, creo que forma parte del ser humano.

Pero dicho esto, hay tratamientos basados en pruebas que han surgido en las últimas tres o cuatro décadas. Se han obtenido muy buenos resultados con los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina), prescritos habitualmente como antidepresivos. La terapia cognitivo-conductual ha sido muy útil para algunas personas. Puede obligarte a considerar tu mortalidad, porque eso es en gran parte de lo que trata la TCC, plantearte implacablemente la pregunta: ¿qué es lo peor que podría pasar aquí?

Entrevisté a varios terapeutas cuando estaba escribiendo el libro, y uno de ellos me describió el régimen que prescribiría a alguien que, por ejemplo, tuviera el miedo bastante común a la ansiedad por la salud de ir en transporte público y luego ponerse enfermo. Le sugería que hiciera un viaje en autobús y que, al bajarse, se lamiera la mano, lo cual, para alguien con ese miedo en particular, es inimaginable.

Y una semana después, decimos: “¿Estamos enfermos?”. Y la respuesta, abrumadoramente probable, será que no. Y entonces sólo tienes que interiorizar ese hecho y decir: ‘Vale, bueno, hice lo peor. Corrí en dirección al miedo y no pasó nada malo’. Y eso se hace una y otra vez hasta que la respuesta de ansiedad disminuye. Así que sí, puedo dar fe de su utilidad. Requiere, sin embargo, la voluntad de hacerlo. Es mucho trabajo.

(c) 2024 , The Washington Post