“Somos nerds de la energía”: la gente está obsesionada con los aparatos eléctricos domésticos

En un cambio de paradigma, familias equipadas con paneles solares y baterías ahora no solo consumen electricidad sino que también la venden, convirtiéndose en pequeñas centrales energéticas

Guardar

Nuevo

La transformación energética de Wood incluye paneles solares, una batería y un coche eléctrico. - (Imagen Ilustrativa Infobae)
La transformación energética de Wood incluye paneles solares, una batería y un coche eléctrico. - (Imagen Ilustrativa Infobae)

Cuando la compañía eléctrica local de Kevin Wood empezó a ofrecer dinero a los clientes a cambio de consumir menos electricidad, el padre de un niño se encontró con una batalla en sus manos. Wood, que vive en Hampshire, en el sur de Inglaterra, quería ahorrar al mismo tiempo que aliviaba los picos de demanda de energía. Pero algunas cosas -como los adolescentes- son más difíciles de gestionar que las redes eléctricas al límite de su capacidad.

“Probamos a decir: ‘Mira, no usemos la Xbox durante una hora’”, explica Wood. “Funcionó una vez. Pero hemos acordado no volver a hacerlo”.

La diplomacia es sólo una parte del sistema energético de Wood. Tiene paneles solares, una batería y un coche eléctrico. Lo siguiente será una bomba de calor, cuando la caldera de gas deje de funcionar. Pero la instalación de toda esa tecnología fue sólo la primera fase, y ahora Wood no puede dejar de prestarle atención. Sigue la pista de las horas más baratas para consumir electricidad y programa la colada, la cocina y la carga de su familia para que coincidan. “Estoy muy orgulloso de que mi consumo de electricidad vaya a ser negativo”, dice Wood. “En realidad estoy devolviendo algo”.

Wood forma parte de un nuevo grupo de clientes de electricidad superproactivos y supercomprometidos. Los paneles solares, las baterías domésticas y otros dispositivos de bajo consumo son más baratos y accesibles que nunca. El aumento de las facturas hace que todo el mundo sea más consciente de su consumo de electricidad, y las compañías eléctricas transmiten señales de precios en forma de tarifas más baratas cuando la demanda es baja y más caras cuando es alta. En conjunto, estos factores están creando una nueva clase de consumidores: Los “empollones de la energía doméstica”. Por ahora es un nicho, pero la experiencia de los empollones encierra lecciones para todos, y para las empresas de servicios públicos.

La relación entre la empresa y el cliente suele ser unidireccional: La empresa ofrece un precio, el consumidor lo paga y utiliza la energía suministrada. Pero a medida que las redes eléctricas se alejan de los combustibles fósiles, la adecuación de la oferta y la demanda se hace más difícil. Las compañías eléctricas están presionando a sus clientes para que optimicen su consumo energético en función de las necesidades de la red y en torno a los periodos de máxima demanda, mientras que los clientes están empezando a complementar la red con dispositivos que generan y almacenan electricidad en casa.

Las decisiones y acciones de los consumidores tienen un mayor impacto en el sistema energético”, afirma Marie Claire Brisbois, profesora titular de Política Energética de la Universidad de Sussex.

¿Cómo se pasa de ser un consumidor de energía a un “empollón” de la energía?

Muchos dicen que el primer paso es dar un pequeño empujoncito, como cambiar la hora de lavar la ropa para aprovechar los precios más bajos de la electricidad o instalar aislamiento térmico para mejorar la eficiencia energética. Para John Smillie, de 37 años, fue cuando la vieja caldera de gas de su familia se estropeó en 2018. Sustituirlo por un modelo más nuevo impulsó a Smillie a actualizar también las ventanas y el aislamiento de su casa de Indiana.

Las facturas elevadas y las nuevas tecnologías impulsan a los consumidores hacia la eficiencia energética. - (Imagen ilustrativa Infobae)
Las facturas elevadas y las nuevas tecnologías impulsan a los consumidores hacia la eficiencia energética. - (Imagen ilustrativa Infobae)

“Fue entonces cuando empecé a pensar: ‘¿Cuáles son todos los próximos pasos aquí?’”, Dice. La familia añadió un calentador de agua con bomba de calor y, finalmente, una bomba de calor. Según sus cálculos, las emisiones de dióxido de carbono de su hogar se redujeron casi un 50% entre 2022 y 2023, mientras que su consumo total de energía es aproximadamente un tercio de lo que era.

Una vez instalada la tecnología, los expertos en energía dicen que no hay vuelta atrás. Ver cómo entra electricidad gratis en casa -y hacer un uso óptimo de ella- es poco menos que adictivo. “Si alguien te dice que ha instalado la energía solar y luego la deja, me sorprendería”, afirma Diane Patmore, trabajadora informática de 50 años y madre de dos hijos en Northamptonshire (Reino Unido). “Creo que, desde luego, en los dos primeros meses estás obsesionado”.

No hacen falta conocimientos técnicos ni muchas matemáticas. Para Chris Morgan, de 35 años, director de operaciones de una iglesia de Durham, en el norte de Inglaterra, tres es el número mágico: 3 kilovatios. Esa es la cantidad que puede descargar la batería de su casa en un momento dado, así que la familia de Morgan, compuesta por cuatro miembros, intenta mantener su consumo de energía por debajo de ese tope. Utilizan la red para cargar la batería y su vehículo eléctrico entre las 12:30 a.m. y las 4:30 a.m. de la madrugada, cuando la electricidad es barata.

Durante el día, intentan utilizar la energía almacenada en lugar de la cara electricidad de la compañía eléctrica en horas punta. Mientras tanto, la energía de los paneles solares del tejado va directamente a la red a un precio superior al que pagaron por la electricidad durante la noche. La familia compra barato y vende caro.

El principal problema se produce a la hora de cenar, cuando se necesita tanto el hervidor eléctrico (3 kW) como el horno eléctrico (2 kW). “A veces digo: ‘¿Por qué no dejamos que se acabe el hervidor antes de encender el horno para no tener que recurrir a la red eléctrica?

El empujón de Morgan a su obsesión por la energía doméstica fue comprarse un coche eléctrico Nissan en junio de 2021. “Antes de tener un coche eléctrico, nunca me había planteado cuánta energía consumía”, explica. “No era algo que se me pasara por la cabeza”.

Los coches eléctricos son la puerta de entrada para muchos nerds de la energía. Para Robert Wehr, de 62 años, que vive en una zona rural del norte de Alemania, tener un Volkswagen e-Golf en 2020 le llevó a tener paneles solares y luego un contador inteligente para controlar el consumo eléctrico. Ahora, él y su mujer piensan muy bien cuándo cargar su VE para aprovechar la energía gratuita que generan los paneles, y controlan otros aparatos casi con la misma atención.

Los clientes de electricidad se vuelven superproactivos para adaptarse a las fluctuaciones en los precios de la energía.  (Imagen ilustrativa Infobae)
Los clientes de electricidad se vuelven superproactivos para adaptarse a las fluctuaciones en los precios de la energía. (Imagen ilustrativa Infobae)

“Siempre puedes ver el consumo exacto de electricidad que tienes en ese momento”, dice Wehr. “Esto te lleva a pensar: ‘Tío, ¿cómo vamos a usar el lavavajillas? De repente puedes ver cuánto consume el hervidor de agua. Me deja totalmente alucinado cuando lo enciendes”.

Además de ahorrar dinero a los consumidores -y despertar su curiosidad-, esta versión a pequeña escala de lo que las empresas de servicios públicos llaman “flexibilización de la carga” podría ser clave para gestionar una red energética más intermitente, afirma Mike Fell, investigador principal del Instituto de la Energía de la UCL de Londres. Optimizar la demanda también podría reducir la necesidad de gastar dinero de los contribuyentes en construir nuevas fuentes de energía.

“Cada vez hay más posibilidades de ofrecer nuevos servicios y niveles de control más precisos, lo que resulta atractivo para mucha gente, ya sea para mejorar el confort o porque es algo interesante con lo que jugar”, explica Fell. “Puede ser muy estimulante para quienes tienen la capacidad de utilizarlo”.

En Internet han surgido comunidades de aficionados a la energía que ofrecen un lugar donde intercambiar consejos. En el Reino Unido, los propietarios de bombas de calor acuden en masa a un sitio web llamado Heat Pump Monitor para comparar su COP, o coeficiente de rendimiento. Esencialmente, mide cuántas unidades de calor produce una bomba de calor por unidad de potencia absorbida: cuanto mayor es la cifra, más eficiente es el aparato. Una bomba de calor Vaillant Arotherm+ de 7 kW en Mytchett, Surrey, es actualmente líder en eficiencia. Con un COP de 4,6 de media durante el último año, está en el extremo superior de lo que los fabricantes dicen que los usuarios pueden esperar.

De hecho, gran parte de ser un empollón de la energía consiste en influir en los demás. Tom Bray, de 35 años, empezó a hacer un seguimiento del consumo energético de su casa después de instalar una bomba de calor en 2021. Produce un COP de 3,4, con el que está contento. Esto significa que paga más o menos lo mismo que alguien con una caldera de gas, y su casa del siglo XIX no es la más fácil de calentar.

Hace tres años, Bray empezó a compartir sus lecturas de eficiencia y los detalles de su instalación en un canal de YouTube, donde su vídeo más popular (“¿Cómo le fue a nuestra bomba de calor en una ola de frío?”) tiene más de 100.000 visitas. También se ha convertido en una especie de gurú local. Bray calcula que ha enseñado su bomba de calor a 20 vecinos, y al menos tres se han comprado una.

El último jefe de los cerebritos de la energía doméstica es la automatización. Un sistema informatizado puede programar el consumo de energía al segundo en función del precio, la hora del día y los hábitos del usuario. Puede programarse para enviar energía barata de la red a un vehículo eléctrico enchufado durante la noche, por ejemplo, o para llenar una batería con paneles solares cuando el propietario se dirige al trabajo y luego descargarla en la cocina a la hora de cenar.

Varias empresas, entre ellas Tesla y Google, están empezando a hacer sus pinitos en este campo, prometiendo simplificar la gestión de la energía doméstica a los consumidores que tienen el equipo pero no les interesa controlarlo. Por ahora, sin embargo, la automatización de la energía doméstica también es, en gran medida, cosa de bricolaje.

 Los dispositivos en el hogar, como los calentadores de agua y las bombas de calor, reducen significativamente el consumo de energía. - (Imagen ilustrativa Infobae)
Los dispositivos en el hogar, como los calentadores de agua y las bombas de calor, reducen significativamente el consumo de energía. - (Imagen ilustrativa Infobae)

Es en lo que piensa centrarse Bram Claeys cuando termine de hacer su casa más eficiente desde el punto de vista energético, un proceso que incluye mejorar el aislamiento, añadir más paneles solares e instalar ventiladores de techo para mantener la casa más fresca en verano. Claeys, de 50 años, que vive con su mujer y su hijo de siete al sur de Bruselas, ya tiene una bomba de calor, un coche eléctrico y paneles solares, pero su antigua configuración requería que alguien se diera cuenta de cuándo hacía sol fuera y se apresurara a enchufar el coche si quería aprovechar los electrones libres.

Luego llegaban unas estúpidas nubes y la producción solar disminuía, pero uno seguía cargando el coche y consumía un pico de la red cuando no lo necesitaba”, explica.

Claeys y su mujer utilizan cuatro aplicaciones para gestionarlo todo: una para el coche, otra para los paneles solares, otra para la bomba de calor y otra para el contador de la luz. Pero está planeando comprar un sencillo ordenador llamado Raspberry Pi para agilizar las cosas. El nuevo sistema hará el trabajo por ellos: cargará el coche cuando los paneles solares produzcan más energía o cuando la energía de la red sea más barata. “Somos unos frikis de la energía”, dice Claeys. “A los dos nos importa mucho, pero también para nosotros, tenemos otras cosas que hacer además de mirar nuestras aplicaciones”.

Sarah Chambers, madre de tres hijos de 52 años del sur de Gales, se dio cuenta de que su familia podía ahorrar una “cantidad sustancial de dinero” invirtiendo en un cargador para el coche, paneles solares y una batería. Su próximo proyecto es instalar un ordenador asistente en casa (también basado en una Raspberry Pi) para automatizar el flujo energético doméstico. Chambers también ha optado por un plan de precios con su compañía eléctrica, Octopus Energy, que envía automáticamente energía a su vehículo eléctrico cuando los precios son bajos. “En lugar de ser una empresa condescendiente que te dice que se compadece de ti y que las cosas mejorarán, en realidad te animan a pensar: ‘Yo puedo cambiar esto’”, afirma.

Según Rebecca Dibb-Simkin, Directora de Producto de Octopus, empresa que ha adoptado la tarificación dinámica de la energía, un número limitado de personas va a controlar varias aplicaciones y a cambiar proactivamente su comportamiento. Una de las opciones que ofrece a los hogares británicos incluye precios que cambian cada media hora según el precio mayorista de la energía; otros planes ofrecen energía barata en horas valle, o pagos por vender energía a la red en horas punta.

Los clientes que optan por este tipo de precios variables suelen ser más adinerados, con tiempo y paciencia para retocar sus hogares. Sin embargo, según Dibb-Simkin, sus retoques encierran valiosas enseñanzas: demuestran que los hogares pueden ser una fuente de energía y que pueden utilizarla de forma que la red sea más flexible.

Las comunidades en línea se forman alrededor del interés común en la eficiencia energética y los dispositivos de ahorro de energía. - (Imagen ilustrativa Infobae)
Las comunidades en línea se forman alrededor del interés común en la eficiencia energética y los dispositivos de ahorro de energía. - (Imagen ilustrativa Infobae)

No me dedico a intentar ahorrar dinero a los conductores de Tesla”, afirma. “Mi objetivo es reducir los costes de la energía para todos, pero sólo puedo hacerlo trabajando con gente que tenga los vehículos eléctricos y el hardware”.

La obsesión de algunos fanáticos de la energía nace de la necesidad. Cuando la odontóloga Sade Akiode regresó a Lagos (Nigeria) tras muchos años ejerciendo en Estados Unidos, quiso asegurarse de que disponía de un suministro fiable de energía en casa. La instalación inicial de Akiode incluía un generador de gasolina, baterías de pilas secas y un inversor, que toma la energía de un generador o de paneles solares y la convierte para uso doméstico. Pero el generador se estropeaba continuamente, así que en 2020 lo sustituyó por paneles solares y baterías de iones de litio más duraderas. Para desprenderse de la poca energía de la red que consume, Akiode está cambiando sus aparatos de aire acondicionado por modelos que puedan funcionar con el inversor.

El siguiente paso de Akiode es añadir un segundo inversor y más paneles solares para que sus aparatos de aire acondicionado y su bomba de agua funcionen completamente desconectados de la red. En un país como Nigeria, donde el suministro eléctrico es poco fiable, más gente debería recurrir a la energía solar, afirma: “Una vez que tienes la infraestructura preparada para captarla, la energía del sol es gratis”.

Los apagones también son habituales en Sudáfrica, donde la demanda supera a la oferta con tanta frecuencia que Eskom, la empresa pública del país, aplica lo que se conoce como “desconexión de carga” durante hasta 12 horas al día. Paul Spencer, de 75 años, vive en un pueblo de Cabo Occidental, en una casa con paneles solares y una batería que le ayuda a sobrellevar los cortes rutinarios.

Spencer y su mujer conocen muy bien el consumo eléctrico de sus electrodomésticos. La secadora, por ejemplo, está prohibida. “Activa el inversor y todo se apaga”, dice. El arma secreta de Spencer es una aplicación para smartphone que le permite controlar el consumo eléctrico de la casa y llenar rápidamente la batería, incluso a distancia, si se anuncia un apagón de última hora.

En Sudáfrica, los consumidores más adinerados como Spencer pueden permitirse tecnología energética doméstica, lo que les hace estar mejor equipados para hacer frente a los apagones. (Su instalación costó 100.000 rands, unos 5.200 dólares, pero habría costado más si su hijo no se hubiera ocupado de ella).

Al igual que el sistema energético mundial es desigual -775 millones de personas viven sin electricidad, mientras que otras consumen muchas más veces que la media mundial-, el paso a la energía eléctrica descentralizada plantea nuevos retos de equidad, afirma Matthew Hannon, profesor de negocios y política de energía sostenible de la Universidad de Strathclyde (Escocia). Decidir cuándo utilizar la energía depende de una flexibilidad que puede no estar al alcance de quienes están enfermos o cuidan de niños pequeños o ancianos