La transformación de LaGuardia: de aeropuerto criticado a joya arquitectónica

La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, junto con socios privados, han liderado este esfuerzo de renovación, cuyo objetivo era mejorar la experiencia de los viajeros y actualizar las instalaciones del aeropuerto

Guardar

Nuevo

La renovación del aeropuerto LaGuardia hoy se presenta como un emblema moderno y eficiente, superando expectativas con su arquitectura vanguardista y servicios mejorados. (REUTERS/Mike Segar)
La renovación del aeropuerto LaGuardia hoy se presenta como un emblema moderno y eficiente, superando expectativas con su arquitectura vanguardista y servicios mejorados. (REUTERS/Mike Segar)

Desde un avión, rodar hasta la puerta de embarque de la nueva Terminal B del aeropuerto neoyorquino de LaGuardia es como acercarse a una fortaleza de acero y cristal. Las paredes planas y grises del nivel del suelo saltan a la vista. Los detalles más notables del edificio -ventanas que van del suelo al techo, puentes peatonales y otras florituras arquitectónicas- se elevan por encima de uno.

Después de ese aspecto de fortaleza, desembarcar en el edificio supone un agradable cambio con respecto a su triste reputación. El vestíbulo es luminoso y espacioso, con una línea de techo ascendente que guía visualmente a los viajeros hacia el puente que conduce a la terminal y a la ciudad.

Las concesiones, entre las que se incluyen cafeterías locales como Irving Farm y cadenas nacionales como Wendy’s, invitan a comer. ¿Olvidaste un libro? Hazte con uno en la querida librería neoyorquina Strand. ¿Necesitas un regalo para los niños? En la tienda de Lego encontrarás lo que buscas.

¿O simplemente quieres relajarte lejos de la multitud? El proveedor de tarjetas de crédito Chase acaba de inaugurar una nueva y reluciente sala VIP, que se une a las gestionadas por Air Canada, American Airlines, United Airlines y American Express. Este ya no es el LaGuardia de la infamia del “sushi de aeropuerto”.

El aeropuerto ha recorrido un largo camino desde que el vicepresidente Joe Biden lo describiera como “tercermundista” en 2014. Atrás quedó el edificio de la terminal central de los años sesenta, con sus goteras en el techo, la falta de opciones de comida y la ausencia de asientos. La Terminal B lo sustituirá en 2020 y la Terminal C, aún en construcción, sustituirá a las Terminales C y D cuando esté terminada a finales de este año.

Con su estructura imponente, la nueva Terminal B de LaGuardia no solo cambia la fachada del aeropuerto sino que mejora significativamente la experiencia de los pasajeros. (REUTERS/Mike Segar)
Con su estructura imponente, la nueva Terminal B de LaGuardia no solo cambia la fachada del aeropuerto sino que mejora significativamente la experiencia de los pasajeros. (REUTERS/Mike Segar)

“Esto es precioso”, se detuvo a decirle una viajera al director ejecutivo de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, Rick Cotton, el hombre que supervisó la transformación de LaGuardia, mientras observaba una fuente de agua que caía del techo en medio de la Terminal B.

Me siento como si no estuviera en casa”, añadió antes de desaparecer para coger un vuelo mientras sonaba de fondo “Empire State of Mind”. Reacciones como ésta son habituales, dijo Cotton en un paseo por la Terminal B el mes pasado. La Autoridad Portuaria, que gestiona LaGuardia, recibe comentarios similares de los viajeros.

“Esto es arquitectura cívica”, dijo mientras miraba por una de esas paredes de cristal que se ven desde los aviones en rodaje. “Debe ser inspiradora y atractiva”. Y un edificio inspirador y atractivo es lo que han conseguido la Autoridad Portuaria y sus socios privados: un lugar agradable, lleno de arte e Instagrammable, y esta vez en el buen sentido.

Del último al primer puesto

LaGuardia tiene muchos problemas. En primer lugar, en un mundo de grandes y mega-aeropuertos como Dallas-Fort Worth, es minúsculo. El aeropuerto, con sólo 275 hectáreas, es más pequeño que Central Park.

Además, LaGuardia se construyó sin un plan director, según Cotton. La terminal original -la Terminal A, más tarde conocida como Terminal Aérea Marina- se inauguró en 1940 y la Terminal B se terminó en 1964. Más tarde llegaron las terminales C y D, en las décadas de 1980 y 1990. El planteamiento de la Autoridad Portuaria era el siguiente: “Construiremos esta terminal nueva y ya está. Poco a poco”, dijo Cotton. Entonces llegó el ex gobernador de Nueva York Andrew M. Cuomo.

Este proyecto de renovación se puso en marcha como respuesta a las críticas hacia el estado anterior del aeropuerto. (REUTERS/Mike Segar)
Este proyecto de renovación se puso en marcha como respuesta a las críticas hacia el estado anterior del aeropuerto. (REUTERS/Mike Segar)

En enero de 2015, Cuomo anunció un “agresivo rediseño de las infraestructuras” de los aeropuertos John F. Kennedy y LaGuardia de Nueva York, tras años de inacción. Cotton señaló que, entre otras razones, la reconstrucción del World Trade Center tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 se llevó “una enorme cantidad de los recursos de la agencia.”

En el verano de 2015, el Estado de Nueva York había seleccionado socios privados para la remodelación de las terminales B, C y D de LaGuardia, entre ellos LaGuardia Gateway Partners para la terminal B y Delta Air Lines para la terminal C. Las obras comenzaron en la terminal B en 2016 y en la terminal C un año después.

“Hubo una verdadera continuidad en el apoyo de los máximos dirigentes”, dijo Cotton. Citó a Cuomo y a la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, por su apoyo. “Lo necesitas en términos de comprometer la financiación, y lo necesitas en términos de mil problemas diferentes que entran en juego”, añadió Cotton, que fue nombrado director ejecutivo de la Autoridad Portuaria en 2017.

Lo que hicieron la Autoridad Portuaria y sus socios privados no fue poca cosa. “Tienes un aeropuerto plenamente operativo con pasajeros y estás reconstruyendo por completo esa instalación”, dijo TJ Schulz, presidente del grupo comercial Airports Consultants Council. Comparó la reconstrucción de LaGuardia con “cambiar una rueda de un coche que circula por la interestatal”.

LaGuardia se transformó en un espacio lleno de arte y diseño, convirtiéndose en el escenario perfecto para los amantes de la fotografía y la cultura. (REUTERS/Shannon Stapleton)
LaGuardia se transformó en un espacio lleno de arte y diseño, convirtiéndose en el escenario perfecto para los amantes de la fotografía y la cultura. (REUTERS/Shannon Stapleton)

Y ha merecido la pena: el grupo especializado Airports Council International World acaba de calificar a LaGuardia como el aeropuerto de su tamaño con mejor experiencia para el cliente de Norteamérica, lo que supone un cambio radical con respecto al último o casi último puesto que ocupaba históricamente.

Skytrax, el editor de las clasificaciones mundiales de calidad de aerolíneas y aeropuertos, incluye la Terminal B de LaGuardia como una de las tres instalaciones de Norteamérica con la máxima calificación de cinco estrellas. El aeropuerto de LaGuardia en su conjunto tiene cuatro estrellas.

Una obra en marcha

El diseño de la nueva Terminal B, finalizada en 2022, pretende reducir el estrés y crear una “experiencia tranquila y sin fricciones” para los viajeros, en palabras de la directora general de LaGuardia Gateway Partners, Suzette Noble.

“Una vez que pasas el control de seguridad, esta gran ventana da al aeródromo. Puedes ver los dos puentes y los aviones”, dijo Peter Ruggiero, director de diseño del estudio de arquitectura HOK, que diseñó la Terminal B, en una charla en 2020. “Sabes adónde vas; tienes noción de esas distancias”.

Cuando se le preguntó por todos los movimientos verticales que deben hacer los viajeros -al menos tres desde la acera hasta la puerta de embarque-, Noble dijo que se debía exclusivamente al reducido tamaño del recinto de la terminal. No es algo sobre lo que LaGuardia Gateway Partners haya recibido muchas quejas, al menos públicamente. Según Noble, las quejas suelen referirse al WiFi y a los retrasos de los vuelos.

El Aeropuerto LaGuardia, en su conjunto, ha sido calificado como el mejor en Norteamérica en términos de experiencia del cliente por Airports Council International World. (REUTERS/Eduardo Munoz)
El Aeropuerto LaGuardia, en su conjunto, ha sido calificado como el mejor en Norteamérica en términos de experiencia del cliente por Airports Council International World. (REUTERS/Eduardo Munoz)

Además de mejorar el interior, la Autoridad Portuaria, junto con la Autoridad Metropolitana de Transporte y funcionarios municipales, está trabajando para mejorar el trayecto hasta LaGuardia con mejoras en los autobuses. Está previsto un nuevo servicio de lanzadera directa desde el final de una línea de metro cercana. Un controvertido AirTrain al metro, como el del aeropuerto JFK, se canceló a principios de 2023 debido a la espiral de costes.

La nueva Terminal C, que alberga a Delta Air Lines, sigue en construcción, con dos y medio de los cuatro nuevos vestíbulos abiertos. Se espera que el resto abra este verano.

La construcción del edificio sigue siendo muy evidente. Mire por las ventanas panorámicas después del control de seguridad y verá la mitad de la antigua Terminal D entre aviones que llegan y salen, con un antiguo cartel de Delta - “NEW YORK’S #1 AIRLINE”- todavía colgado sobre la antigua zona de descenso en la acera.

Pero a los viajeros ya les gusta lo que ven. “Cómo pasó LaGuardia de ser una broma a esto”, publicó en septiembre el usuario de X umichvoter, junto con una imagen de uno de los nuevos atrios multinivel de la Terminal C.

Al igual que la Terminal B, la Terminal C sube por donde salen la mayoría de los espacios aeroportuarios. No hay un gran vestíbulo que dé la bienvenida a los viajeros cuando entran desde salidas; en su lugar, la venta de billetes está en un nivel y la seguridad un nivel por encima, conectados por dos atrios de tres plantas llenos de arte público. Una enorme pantalla digital que ocupa todo el espacio sobre las colas de seguridad muestra imágenes cambiantes que reflejan el destino de un vuelo que está a punto de salir.

A pesar de los desafíos logísticos inherentes a su pequeño espacio, el enfoque ha estado en la implementación de mejoras que aligeran el camino de los viajeros, desde el momento en que ingresan hasta su embarque. (REUTERS/Mike Segar)
A pesar de los desafíos logísticos inherentes a su pequeño espacio, el enfoque ha estado en la implementación de mejoras que aligeran el camino de los viajeros, desde el momento en que ingresan hasta su embarque. (REUTERS/Mike Segar)

“Nueva York es una ciudad muy vertical”, afirma Jay Liese, director del proyecto de la Terminal C en el estudio de arquitectura Corgan. “En cierto modo, vemos la terminal de tres niveles como una pequeña metáfora de Nueva York”.

Corgan y su socio arquitectónico Gensler crearon atrios elevados a la entrada de los vestíbulos de la Terminal C. De este modo, el lugar donde los viajeros esperan para embarcar en sus vuelos parece mucho más grande y aumenta considerablemente el espacio para restaurantes, aseos y zonas de juegos infantiles.

Los atrios del vestíbulo son el espacio de concesiones de la Terminal C, un enfoque más disperso que el eje central de la Terminal B. “Es una parte más orgánica del recorrido del cliente hasta la puerta de embarque”, explica Liese sobre la decisión de repartir los servicios por toda la terminal.

Se puede comer un sándwich o una pizza en Sunday Supper mirando por una ventana que va del suelo al techo de la rampa por la que entran y salen los aviones, o a los viajeros que se arremolinan a la espera de sus vuelos. Desde allí, sólo hay que bajar rápidamente por las escaleras mecánicas hasta la planta del vestíbulo y caminar hasta la puerta de embarque.

“Ha superado, francamente, mis más altas esperanzas y expectativas”, dijo Cotton sobre el nuevo LaGuardia mientras estaba sentado en la Terminal B. “La combinación de la arquitectura, luminosa y aireada, se compara con el antiguo, oscuro y pequeño LaGuardia. Es el día y la noche”.

(c) 2024, The Washington Post

Últimas Noticias