El Reino Unido votará para crear una “generación antitabaco”: elevarían la edad legal para comprar cigarrillos

La propuesta legislativa busca erradicar el hábito de fumar en Gran Bretaña, prohibiendo la venta de tabaco a individuos nacidos después de 2009

Guardar

Nuevo

La ley para prohibir la venta de cigarrillos a individuos nacidos después de 2009 enfrenta opiniones divididas entre los miembros del Partido Conservador. (Freepik)
La ley para prohibir la venta de cigarrillos a individuos nacidos después de 2009 enfrenta opiniones divididas entre los miembros del Partido Conservador. (Freepik)

Gran Bretaña está a punto de poner en marcha un proyecto líder en el mundo para crear una “generación sin tabaco” elevando cada año la edad legal para comprar cigarrillos.

La legislación prohibiría la venta de cigarros a todos los nacidos después de 2009 y cada año aumentaría la edad legal, de modo que la prohibición seguiría a la generación indefinidamente. El vapeo, sin embargo, no se vería afectado, sino que estaría sujeto a otras restricciones.

El Parlamento debatirá la ley y la votará el martes por la tarde. El Primer Ministro, Rishi Sunak, ha dado a su partido “libertad de voto” sobre el proyecto, lo que significa que los diputados no tienen que apoyarle en la votación. La prohibición ha dividido profundamente a su Partido Conservador, y muchos de sus legisladores la tachan de medida del “Estado niñera”.

Sin embargo, el Partido Laborista, en la oposición, apoya la medida, por lo que probablemente será aprobada. No se impondrían multas por fumar. Los fumadores mayores podrán seguir comprando tabaco hasta que dejen de fumar o mueran.

La legislación pretende hacer menos atractivo el vapeo, cambiando el envase (de los actuales colores pastel) y prohibiendo los populares inhaladores desechables que se pueden encontrar ensuciando las aceras de la ciudad.

Sunak encabezó la campaña con el argumento de que el tabaquismo mata a decenas de miles de personas cada año, y que la mayoría de los fumadores empiezan a fumar en la adolescencia.

El debate sobre la efectividad y posibles consecuencias de la propuesta de ley contra el tabaquismo genera controversia en el espectro político británico. (Imagen ilustrativa Infobae)
El debate sobre la efectividad y posibles consecuencias de la propuesta de ley contra el tabaquismo genera controversia en el espectro político británico. (Imagen ilustrativa Infobae)

Como en gran parte del mundo, las tasas de tabaquismo han disminuido en Gran Bretaña (a medida que ha aumentado el vapeo). Aproximadamente 1 de cada 8 británicos fumó el año pasado, unos 6,4 millones de personas. Los promedios entre los adolescentes siguen siendo altos: más del 12% de los jóvenes de 16 y 17 años fuman en Inglaterra.

Sunak, que no bebe alcohol ni fuma, y de quien se dice que ayuna un día a la semana, sostiene que salvar vidas es lo más conservador. Destacadas figuras de su partido han expresado su oposición, argumentando que si la gente quiere fumar, no es tarea del gobierno impedírselo.

La predecesora de Sunak, Liz Truss, la primera ministra que menos tiempo ha ocupado el cargo en la historia británica, ha tachado el proyecto de ley de obra poco meditada de un “Estado niñera”.

Truss declaró a la BBC: “Somos un país libre. No deberíamos decirle a la gente que no fume, y me preocupa adónde nos llevará”. Boris Johnson, otro ex primer ministro del Partido Conservador, dijo en una reunión en Canadá la semana pasada que la prohibición propuesta era “una absoluta locura”.

Lamentando el estado de su partido, Johnson observó: “Cuando miro algunas de las cosas que estamos haciendo ahora, o que se están haciendo en nombre del conservadurismo, creo que son una absoluta locura”.

“Estamos prohibiendo los cigarros. ¿Qué sentido tiene prohibir? ¡El partido de Winston Churchill quiere prohibir los puros! Donnez-moi un break, como dicen en Quebec. Es una locura”, dijo, utilizando una de sus características frases casi francesas.

Johnson dimitió como primer ministro presionado por sus propios legisladores por haberles engañado repetidamente sobre las fiestas celebradas en el número 10 de Downing Street durante la pandemia. Posteriormente, abandonó su escaño en el Parlamento y ahora se gana la vida escribiendo columnas para el Daily Mail y participando en paneles del circuito internacional de conferencias.

Chris Whitty, jefe médico de Inglaterra, que trabajó bajo las órdenes de Johnson durante la pandemia, afirmó que su antiguo jefe se ha equivocado. “Los que dicen que se trata de una cuestión de elección no entienden en absoluto el tabaquismo”, declaró a ITV el martes, subrayando que la nicotina es muy adictiva y que a los fumadores les resulta muy difícil dejar el hábito.

“Insultar no es un argumento serio”, dijo Whitty, preguntándose quién querría volver a la salud “muy, muy deteriorada” de los ciudadanos británicos en la década de 1940, cuando el tabaquismo estaba muy extendido.

En un artículo de opinión publicado en The Guardian, Whitty denunció que los legisladores estaban siendo presionados agresivamente por las empresas tabaqueras y de vapeo para enmarcar la cuestión como una de “elección” frente a “prohibición”.

Whitty afirmó que la industria tabaquera es la única que sale ganando con los cánceres y las enfermedades cardiacas. “Intentan vincular sus productos a la ‘elección’ a pesar de que sus ventas se basan en la adicción”.

Entre el apoyo del Partido Laborista y la oposición dentro del Partido Conservador, la iniciativa para crear una generación libre de humo en el Reino Unido genera debate. (EFE/Angel Diaz)
Entre el apoyo del Partido Laborista y la oposición dentro del Partido Conservador, la iniciativa para crear una generación libre de humo en el Reino Unido genera debate. (EFE/Angel Diaz)

A otras figuras del Partido Conservador, como Kenneth Clarke, ex ministro de Sanidad que ahora trabaja en la Cámara de los Lores, les preocupaba que la medida fuera difícil de aplicar. Se imaginaba un momento -durante décadas- en el que “se llegará a una situación en la que si tienes 42 años podrás comprarlas, pero alguien de 41 no podrá”.

Clarke declaró al diario Telegraph: “¿Significa eso que tendrás que presentar tu partida de nacimiento? Puede resultar muy difícil de aplicar. Las generaciones futuras tendrán que ver si funciona o no”.

La legislación de Sunak se inspira en la de Nueva Zelanda, que el año pasado aprobó las leyes antitabaco más duras del mundo, destinadas a prohibir la venta a los nacidos después del 1 de enero de 2009, así como a recortar el contenido de nicotina y reducir drásticamente el número de expendedurías de tabaco.

Sin embargo, en febrero, el nuevo gobierno del país anunció que eliminaría la normativa para ayudar a sufragar los recortes fiscales y porque, en su opinión, la prohibición podría crear un mercado negro ilegal difícil de controlar.

(*) The Washington Post

(*) William Booth es el jefe de la oficina del Washington Post en Londres. Anteriormente, fue jefe de oficina en Jerusalén, Ciudad de México, Los Ángeles y Miami.