Un juez de Alabama afirmó que Dios se opone a la fecundación in vitro: qué es lo que realmente dicen las distintas religiones

Mientras que la Iglesia Católica ha mantenido una postura firme en contra desde 1987, considerándola contraria a la unión natural de un hombre y una mujer, líderes judíos y musulmanes han adoptado posturas más flexibles

Compartir
Compartir articulo
El Tribunal Supremo de Alabama emitió una sentencia que equipara los embriones de fecundación in vitro (FIV) con personas vivas, una decisión basada en interpretaciones teológicas cristianas (Getty Images)
El Tribunal Supremo de Alabama emitió una sentencia que equipara los embriones de fecundación in vitro (FIV) con personas vivas, una decisión basada en interpretaciones teológicas cristianas (Getty Images)

En una sentencia del Tribunal Supremo de Alabama que equipara a los embriones de FIV con las personas, el presidente del Tribunal Supremo, Tom Parker, citó argumentos de todo el planeta y de todos los siglos, todos ellos conducentes a una única fuente para la sentencia del tribunal: “Dios”.

En su opinión concurrente, Parker citó el Libro del Génesis, a un oscuro teólogo protestante holandés del siglo XVII y al filósofo católico italiano Tomás de Aquino, postulando que el cristianismo, al menos, está totalmente de acuerdo en cuándo comienza una vida humana y que Dios considera el final de una como una afrenta personal.

Sin embargo, las principales religiones tienen opiniones diversas sobre la FIV, al igual que los estadounidenses, incluidos los de los círculos cristianos conservadores a los que pertenece Parker.

Cuando comenzó la fecundación in vitro en los años setenta, los estudiosos de algunas de las confesiones más importantes pidieron cautela. Plantearon cuestiones como el destino que se daría a los embriones sobrantes, la moralidad del negocio de hacer bebés y si el uso de esperma u óvulos de donantes violaba el vínculo matrimonial. Otros, como los hindúes, los budistas y algunos grupos protestantes, se mostraron más favorables. Pronto, los principales líderes musulmanes permitieron la FIV, que sigue estando ampliamente aceptada en el mundo musulmán.

La Iglesia Católica, que enseña que la vida comienza en el momento de la concepción, sentó las bases teológicas del movimiento antiabortista moderno. En un documento de 1987 llamado “Donum Vitae”, el brazo doctrinal del Vaticano declaró que la FIV estaba prohibida, entre otras razones porque separa el embarazo y el nacimiento del acto sexual entre un hombre y una mujer casados.

El judaísmo reformista rechazó la interpretación del tribunal de Alabama sobre los derechos de los embriones (Getty Images)
El judaísmo reformista rechazó la interpretación del tribunal de Alabama sobre los derechos de los embriones (Getty Images)

Elizabeth Kirk, codirectora del Centro para el Derecho y la Persona Humana de la Universidad Católica -la universidad de los obispos de Estados Unidos- declaró al medio católico OSV News tras la decisión de Alabama que “todos debemos acoger con satisfacción las leyes y decisiones judiciales que se ajusten a la verdad de la persona humana, incluida la dignidad de toda vida humana desde la concepción hasta la muerte natural”.

En general, los líderes judíos de todo el espectro ideológico han apoyado la FIV y la reproducción asistida. Citan el mandato de Dios de “fructificar y multiplicarse”, así como la creencia del judaísmo de que convertirse en una persona con alma -en lugar de material humano- es un proceso, no algo que se fija en la concepción. Sin embargo, diferentes segmentos del judaísmo discrepan sobre cómo llevar a cabo la FIV.

Los grupos conservadores se centran más en procesos que no violen otras reglas, como guardar el Sabbat para descansar y no masturbarse. Otras cuestiones son tener en cuenta la condición judía de la madre -el judaísmo es matrilineal- y convertir al niño si el óvulo donado procede de un no judío. La mayoría de los judíos estadounidenses pertenecen a corrientes más liberales del judaísmo, como el movimiento reformista, la mayor confesión judía del país.

El Centro de Acción Religiosa, la rama de defensa del movimiento reformista, y las Mujeres del Judaísmo Reformista, dijeron en X, antes Twitter, que rechazan conjuntamente la valoración del tribunal de Alabama de que “los embriones congelados tienen los mismos derechos que los bebés”... El tribunal de Alabama ha dado prioridad a una interpretación teológica cristiana de la persona, infringiendo la libertad religiosa de muchos judíos reformistas y de otros con puntos de vista diferentes”.

También existe una importante diversidad de creencias dentro de otras confesiones religiosas, incluido el metodismo, el hogar religioso de Parker.

La Iglesia Metodista Unida apoya la FIV y la donación de embriones para investigación (REUTERS/Kacper Pempel)
La Iglesia Metodista Unida apoya la FIV y la donación de embriones para investigación (REUTERS/Kacper Pempel)

Su megaiglesia de Montgomery, Frazer, formó parte hasta 2022 de la Iglesia Metodista Unida, uno de los mayores grupos protestantes del país. La Iglesia Metodista Unida apoya la fecundación in vitro y la donación de embriones sobrantes para la investigación médica. Frazer se separó en 2022, junto con muchas otras congregaciones metodistas unidas conservadoras, en una disputa sobre si los miembros homosexuales debían tener derechos al matrimonio y a servir como clérigos.

Frazer está ahora en la denominación Metodista Libre, más conservadora, que cree que la vida comienza en la concepción y advierte que las tecnologías reproductivas “generan un gran número de cuestiones éticas, médicas, legales y teológicas, incluso cuando ofrecen esperanza”.

Independientemente de la postura de su grupo religioso, los estadounidenses apoyan en general los tratamientos de fertilidad, incluida la fecundación in vitro, y tienen opiniones variadas sobre cuándo la vida humana se convierte en ser humano, cuáles deben ser las implicaciones políticas y cómo sopesar intereses contrapuestos, incluidos los de las madres.

La investigación más reciente de Pew Research Center específica sobre la FIV, en 2013, encontró que sólo el 12% de los estadounidenses veían la práctica como “moralmente incorrecta.” Solo el 13% de los protestantes -grupo que incluye a los metodistas- y los católicos consideraban que la FIV era moralmente incorrecta, al igual que solo el 9% de los no afiliados a ninguna religión organizada, un grupo en rápido crecimiento con creencias espirituales y teológicas variadas.

Incluso entre los evangélicos conservadores, la mayoría dijo que la FIV era moral o no era una cuestión moral en absoluto, según el estudio de Pew de 2013. Cerca de la mitad de todos los grupos religiosos afirmaron que la FIV no era una cuestión moral. El año pasado, Pew encontró que el 61% de los estadounidenses creen que el seguro de salud debe cubrir los tratamientos de fertilidad; el 25% dijo que no estaban seguros.

El 12% de los estadounidenses opina que la FIV es moralmente incorrecta (Getty Images)
El 12% de los estadounidenses opina que la FIV es moralmente incorrecta (Getty Images)

El grupo religioso más numeroso del país es el de los protestantes, seguido de los no afiliados y los católicos. El grupo incluye desde grupos evangélicos extremadamente conservadores hasta los que se sitúan en el extremo liberal del espectro, como los episcopales y los bautistas progresistas.

El mayor grupo protestante es la Convención Bautista del Sur, que cuenta con 13 millones de miembros y se inclina teológicamente por los conservadores. La CBS no se ha pronunciado sobre la FIV, aunque los evangélicos blancos empezaron a ser más conservadores y a alinearse con los católicos en cuestiones reproductivas en los años setenta y ochenta. La CBS es abrumadoramente blanca.

“La tecnología de la FIV requiere la alienación moral de bienes que Dios quiso que se unieran”, escribió tras la decisión de Alabama R. Albert Mohler Jr. presidente de la escuela insignia de la CBS, el Seminario Teológico Bautista del Sur, al describir una tecnología que separa el sexo del embarazo.

La misma tecnología que puede permitir a una joven pareja casada con el corazón roto la promesa de un embarazo y un bebé puede, con gametos de donantes, ser utilizada por una pareja del mismo sexo o incluso por una mujer soltera para ‘tener’ un bebé. Un hombre soltero o una pareja de hombres pueden contratar a una madre de alquiler para que “tenga” el bebé por ellos. Gracias a la FIV, todo el proceso puede convertirse ahora en un mercado de bebés como mercancías, con esperma y óvulos y embriones y vientres de alquiler disponibles en un mercado oscuro.”

El segundo grupo más numeroso de protestantes es el no confesional, lo que significa que suelen asistir a iglesias individuales o son individuos que no forman parte de una institución que pueda ofrecer su punto de vista. Sin embargo, la investigación muestra que los cristianos no confesionales suelen tener creencias teológicas y políticas similares a las de los bautistas del sur.

La mayoría de los ciudadanos en Estados Unidos está a favor de que los seguros de salud incluyan los tratamientos de fertilidad (Getty Images)
La mayoría de los ciudadanos en Estados Unidos está a favor de que los seguros de salud incluyan los tratamientos de fertilidad (Getty Images)

James R. Thobaben, decano de la Facultad de Teología del Seminario Teológico de Asbury, una importante escuela evangélica metodista, afirmó que la Iglesia cristiana primitiva se oponía “vehementemente” al aborto. Sin embargo, en la Edad Media se empezó a debatir la relación entre cuerpo y alma, que es exactamente un “alma” y cuándo entra en el cuerpo.

“¿Son 40 días? ¿80 días?”, dijo Thobaben, especialista en bioética. “Y luego está la cuestión de si el cuerpo físico define a una persona. No conozco a nadie honesto que no lo diga: una vez que una célula es fecundada, es una entidad claramente humana. Que eso sea una persona es otra cosa”. Sin embargo, Thobaben opina que, por defecto, se debe dar por sentado que la entidad merece protección.

Charles Camosy, profesor de bioética y teología moral en la Facultad de Medicina de la Universidad de Creighton, Nebraska y en el Seminario de San José, Nueva York, afirma que el filósofo del siglo XIII Aquino, citado en la decisión de Alabama, creía que la vida claramente humana no existía hasta bien avanzado el embarazo.

Aquino fue uno de los pensadores de su época que creía que el alma humana -en la etapa fetal- pasa por etapas que incluyen la vegetal y la animal antes de convertirse en un ser humano con una naturaleza racional, dijo. Aquino creía que los fetos masculinos llegaban a ser “racionales” antes que los femeninos, dijo Camosy. “Citar a Tomás de Aquino en apoyo del valor del embrión temprano es, como mínimo, una insensatez”, dijo Camosy sobre la opinión del tribunal de Parker.

Algunos cristianos, especialmente los evangélicos, atribuyen su oposición a las modernas tecnologías reproductivas a su creencia de que los seres humanos se crean en el momento de la concepción. Hacen hincapié en ciertas líneas de las Escrituras, a menudo las mismas que citan en sus objeciones al aborto. Entre las citas más utilizadas está una del Libro de Jeremías: “Antes de formarte en el vientre te conocí; antes de que nacieras te aparté”.

Mientras que la Iglesia Católica ha mantenido una postura firme contra la FIV desde 1987, considerándola contraria a la unión natural de un hombre y una mujer, otras confesiones religiosas han adoptado posturas más flexibles (Getty Images/iStockphoto)
Mientras que la Iglesia Católica ha mantenido una postura firme contra la FIV desde 1987, considerándola contraria a la unión natural de un hombre y una mujer, otras confesiones religiosas han adoptado posturas más flexibles (Getty Images/iStockphoto)

Sin embargo, otras referencias bíblicas complican su lectura, como una del Éxodo en la que una mujer embarazada resulta herida en una pelea. Muchos traducen esta escritura como que la mujer aborta, y dice que como “no se produce ningún otro daño”, se impone una multa al agresor, no la pena capital que se exigiría en caso de asesinato.

El reverendo Larry Duggins, canciller de una nueva denominación llamada Iglesia Metodista Colegiada, que se separó de la Iglesia Metodista Unida en 2022, dijo que la escisión acaba de desencadenar debates sobre diversos temas, entre ellos las ramificaciones de la creencia en la “santidad de la vida”.

“La gente está prestando atención y es consciente de la sentencia de Alabama, pero no es como ‘estoy de acuerdo’ o ‘no estoy de acuerdo’. Es más como: ‘Mira esto, ¿Qué pensamos de esto?’”, afirmó. Otros temas que están ahora en la superficie son las cuestiones sobre el grado de intromisión que debe tener el gobierno en la vida de los ciudadanos y el papel que deben desempeñar las interpretaciones del cristianismo. “Son temas en los que todos tenemos que trabajar”.

(c) 2024 , The Washington Post