Boeing recibió un ultimátum de 90 días para corregir los problemas de seguridad en sus aviones

Este ultimátum se dio tras conocerse el resultado de una investigación que encontró fallas en la cultura de seguridad de la empresa

Compartir
Compartir articulo
Un informe encargado por el Congreso a finales de 2022 y realizado por un grupo de expertos, subrayó las fallas en la cultura de seguridad de Boeing (REUTERS/Jason Redmond)
Un informe encargado por el Congreso a finales de 2022 y realizado por un grupo de expertos, subrayó las fallas en la cultura de seguridad de Boeing (REUTERS/Jason Redmond)

Los organismos reguladores estadounidenses dieron un ultimátum a Boeing Co. tras un accidente casi catastrófico el mes pasado, dándole 90 días para diseñar un plan que solucione lo que denominó problemas “sistémicos” de control de calidad.

Boeing debe comprometerse a introducir mejoras reales y profundas”, dijo el administrador de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés), Mike Whitaker, en un comunicado un día después de una extensa reunión con el consejero delegado de Boeing, Dave Calhoun. “Hacer un cambio fundacional requerirá un esfuerzo sostenido por parte del liderazgo de Boeing, y vamos a hacerlos responsables en cada paso del camino, con hitos y expectativas mutuamente entendidos.”

El plazo se fija después de que esta semana un grupo de expertos emitiera su informe, tras un estudio de un año de duración, en el que se evaluaban de forma contundente las deficiencias de la cultura de seguridad de Boeing. El informe, encargado por el Congreso a finales de 2022, concluía que las medidas adoptadas por el fabricante de aviones para reforzar la seguridad tras dos accidentes del 737 Max no estaban funcionando según lo previsto y advertía de la “desconexión” entre los altos ejecutivos y el resto de trabajadores.

La FAA recalca la importancia de que Boeing revise su enfoque hacia el control de calidad y la seguridad, incluso entre sus proveedores, con el objetivo de prevenir futuros incidentes (REUTERS/Peter Cziborra)
La FAA recalca la importancia de que Boeing revise su enfoque hacia el control de calidad y la seguridad, incluso entre sus proveedores, con el objetivo de prevenir futuros incidentes (REUTERS/Peter Cziborra)

En su reunión con Calhoun y altos ejecutivos de seguridad de Boeing, Whitaker dijo que el plan debe incorporar los resultados del informe sobre la cultura de seguridad junto con los próximos resultados de una auditoría de la FAA sobre la línea de producción. Boeing también debe evolucionar su programa de Sistema de Gestión de la Seguridad, establecido en 2019 en respuesta a los accidentes, e integrarlo con un sistema de gestión de la calidad que aplique el mismo nivel de supervisión a los proveedores.

“Boeing debe dar una nueva mirada a cada aspecto de su proceso de control de calidad y garantizar que la seguridad sea el principio rector de la empresa”, dijo Whitaker.

Aunque Whitaker utilizó palabras contundentes para culpar a Boeing, no recurrió a algunas de las medidas más duras a su disposición, como la interrupción total de las entregas del 737 Max. Esto dio a los inversores motivos para el optimismo, lo que hizo subir las acciones hasta un 3,2% en la bolsa estadounidense. El resultado de la reunión de Calhoun con funcionarios de la agencia “podría haber sido peor, la FAA podría haber impuesto un plan”, dijo George Ferguson, analista de Bloomberg Intelligence.

Boeing tiene “una idea clara de lo que hay que hacer”, declaró Calhoun en una declaración enviada por correo electrónico, en la que citaba los comentarios de los empleados sobre las paradas de calidad en sus fábricas, las conclusiones de la auditoría inconclusa de la FAA y el informe del grupo de expertos.

El administrador de la FAA, Mike Whitaker  (REUTERS/Elizabeth Frantz)
El administrador de la FAA, Mike Whitaker (REUTERS/Elizabeth Frantz)

“La transparencia ha prevalecido en todas estas discusiones”, dijo Calhoun. “Boeing desarrollará el plan de acción integral con criterios medibles que demuestre el cambio profundo que exigen el Administrador Whitaker y la FAA. Nuestro equipo directivo de Boeing está totalmente comprometido a afrontar este reto”.

Boeing se ha enfrentado a un mayor escrutinio por parte de reguladores, legisladores y clientes después de que un panel del fuselaje que cubría una puerta no utilizada saliera volando mientras un 737 Max de Alaska Airlines estaba en el aire el 5 de enero. Los investigadores determinaron más tarde que el avión fue entregado sin cuatro pernos necesarios para bloquear el tapón de la puerta en su lugar.

En las últimas semanas, Whitaker ha visitado la fábrica de 737 de Boeing en el área de Seattle, mientras que Calhoun ha presentado múltiples disculpas públicas. El administrador de la FAA ya ha tomado la inusual medida de limitar la producción del avión de fuselaje estrecho de Boeing hasta que se asegure de que Boeing controla plenamente la calidad del trabajo en sus fábricas y en las de sus proveedores.

Boeing ha aumentado sus inspecciones y ajustado protocolos (AP /Elaine Thompson)
Boeing ha aumentado sus inspecciones y ajustado protocolos (AP /Elaine Thompson)

El regulador estadounidense cuenta con equipos de inspectores que auditan el trabajo de Boeing y de proveedores como Spirit AeroSystems Holdings Inc, que fabrica la mayor parte del fuselaje del 737 en Wichita, Kansas. Según la FAA, los trabajos de revisión de los sistemas de producción y fabricación del fabricante de aviones deberían concluir en las próximas semanas. También se está investigando el “presunto incumplimiento” de Boeing.

Boeing ha intensificado las inspecciones desde el accidente de Alaska Airlines, al tiempo que ha añadido nuevos protocolos para documentar cuándo se retira el tapón de una puerta en sus fábricas. El fabricante de aviones también ha enviado más empleados a Spirit y ha añadido inspecciones del trabajo realizado allí antes de que los fuselajes de los 737 se envíen por ferrocarril a Seattle.

El fabricante de aviones también ha reorganizado las filas ejecutivas de su división comercial, colocando a Katie Ringgold a cargo del programa 737, mientras que ha ascendido a Elizabeth Lund a un nuevo puesto como vicepresidenta senior de calidad que también le da la supervisión de las iniciativas de toda la compañía.

(c) 2024 , Bloomberg