Incendios, inundaciones y aumento de los casos de dengue: estos son los estragos que provoca el fenómeno El Niño en Sudamérica

El impacto de este evento climático se ha visto exacerbado por el calentamiento del planeta, contribuyendo a la magnitud de las catástrofes extremas que se están experimentando en varios países del mundo, en especial, en el sur del continente

Compartir
Compartir articulo
Sudamérica ha enfrentado severas repercusiones debido a la combinación de El Niño y el aumento global de las temperaturas (Europa Press/Yin Nan)
Sudamérica ha enfrentado severas repercusiones debido a la combinación de El Niño y el aumento global de las temperaturas (Europa Press/Yin Nan)

El sistema meteorológico de El Niño, que se prevé sea uno de los más fuertes de la historia reciente, ha contribuido a una serie de catástrofes, desde incendios hasta inundaciones en todo el mundo.

Este fenómeno meteorológico perturbador, que se produce durante varios meses cada pocos años, implica un calentamiento inusual del agua en el Océano Pacífico y a menudo trae un torbellino de humedad a zonas normalmente secas, y de sequía a zonas húmedas y templadas. Según los expertos, el cambio climático ha exacerbado estos extremos.

Lo hemos empeorado con el cambio climático”, afirma Mark Cane, profesor de Ciencias de la Tierra y Medioambientales de la Universidad de Columbia. Sudamérica se ha visto especialmente afectada por lo que Crane llama “el doble golpe de El Niño más el calentamiento global”. He aquí cinco de las formas en que El Niño ha afectado al continente.

Los incendios en Colombia amenazan una planta única

En lo alto de los Andes colombianos hay una planta llamada frailejón. Tiene la altura de un adulto y es conocida por su corona de hojas peludas que absorben la humedad de la niebla. La planta convierte la niebla en agua que reabastece las cuencas hidrográficas locales.

En Colombia, los incendios forestales han puesto en peligro la existencia del frailejón, una planta andina vital para el ecosistema local (@soyelfrailejon/X y Jaime Moreno/Reuters)
En Colombia, los incendios forestales han puesto en peligro la existencia del frailejón, una planta andina vital para el ecosistema local (@soyelfrailejon/X y Jaime Moreno/Reuters)

Pero los frailejónes están en peligro debido a una temporada de incendios sin precedentes en zonas de los Andes colombianos que suelen ser templadas, frescas y húmedas. Las plantas sólo crecen a ciertas altitudes y tardan décadas en madurar, lo que hace temer que los incendios forestales diezmen una especie que ha resistido años de agitación en el país.

Los frailejónes son tan queridos en Colombia que una canción infantil común los presenta. Una cuenta de Instagram con más de 100.000 seguidores está dedicada a la planta; una publicación reciente mostraba un frailejón de dibujos animados rodeado de fuego, con el siguiente pie de foto: “Los incendios forestales no son una broma. La vida de muchas plantas, animales y frailejónes está en peligro”.

El dengue hace estragos entre las olas de calor en Perú

El Niño recibió su nombre en Perú, donde, según cuenta la historia, los pescadores se percataron del fenómeno en Navidad. Bautizaron el fenómeno como “el niño de la Navidad”. Se ha culpado a este último fenómeno de El Niño de haber provocado un aumento masivo de los casos de dengue entre la población peruana.

Las lluvias torrenciales asociadas a este fenómeno meteorológico favorecieron la proliferación de mosquitos en el país el año pasado, lo que provocó el mayor brote de dengue registrado allí. Se registraron más de 270.000 casos, desbordando los hospitales en algunas regiones. Hubo al menos 381 muertes relacionadas con el dengue.

En Perú se ha registrado un alarmante aumento en los casos de dengue, con más de 270.000 afectados y un elevado número de fallecimientos (AP/Martín Mejía)
En Perú se ha registrado un alarmante aumento en los casos de dengue, con más de 270.000 afectados y un elevado número de fallecimientos (AP/Martín Mejía)

Y ahora, las temperaturas más cálidas de lo normal están creando de nuevo “entornos favorables para la transmisión del dengue”, dijo la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en una actualización regional el viernes 16 de febrero. Los casos de dengue en Perú en 2024 han aumentado en más de un 53% respecto al año pasado, dijo la OCHA, citando cifras del Ministerio de Salud de Perú. El aumento, dijo, “coincide con prolongadas olas de calor inducidas por El Niño”.

Los delfines del Amazonas mueren en masa

Los cadáveres de más de 150 delfines rosados de río aparecieron en aguas inusualmente cálidas del lago Tefé, en el Amazonas, este otoño, cuando aparecieron algunos de los efectos más pronunciados de El Niño. Los científicos dijeron que la causa no estaba clara de inmediato, pero que el calor extremo y la sequía provocados por El Niño y el cambio climático eran probablemente los culpables. El nivel del agua había descendido considerablemente y la temperatura del lago había alcanzado los 38 grados centígrados.

El agua caliente desorienta a los delfines, explicó entonces a The Washington Post Claudia Sacramento, jefa de la División de Emergencias Medioambientales del Instituto Chico Mendes para la Conservación de la Biodiversidad. Y la pérdida de oxígeno los asfixia, según Sacramento.

En el Amazonas más de 150 delfines rosados han muerto en aguas cálidas, fenómeno atribuido a la conjunción de altas temperaturas y sequías severas (EFE/WWF Colombia)
En el Amazonas más de 150 delfines rosados han muerto en aguas cálidas, fenómeno atribuido a la conjunción de altas temperaturas y sequías severas (EFE/WWF Colombia)

Un estudio de la iniciativa World Weather Attribution consideró que el cambio climático era el principal responsable de la “sequía excepcional” en la cuenca del río Amazonas. El estudio, publicado el mes pasado, concluyó que El Niño y el cambio climático eran igualmente responsables de la pérdida de precipitaciones, pero que la “fuerte tendencia a la sequía se debía casi en su totalidad al aumento de las temperaturas globales”.

Los incendios en Chile devastan comunidades

Según las autoridades chilenas, al menos 131 personas han muerto este mes a causa de los incendios forestales. El Presidente Gabriel Boric declaró el estado de emergencia y el país entró en un periodo de luto. Las autoridades investigan las sospechas de que al menos algunos de los incendios fueron provocados intencionalmente. Pero los expertos afirman que las condiciones cálidas y secas provocadas por El Niño y el cambio climático crearon las condiciones propicias para que los incendios se propagaran con tanta facilidad.

“Se cree que éste es el incendio forestal más mortífero registrado en Chile”, declaró la Oficina de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres, “y se espera que el número de víctimas aumente”. Cientos de personas siguen desaparecidas.

Chile enfrenta los incendios forestales más mortíferos de su historia, con 131 víctimas hasta el momento (REUTERS/Sofia Yanjari)
Chile enfrenta los incendios forestales más mortíferos de su historia, con 131 víctimas hasta el momento (REUTERS/Sofia Yanjari)

Sequía e inundaciones en Bolivia

Bolivia “se enfrenta a una grave crisis debido a la combinación de un intenso calor invernal alimentado por la crisis climática y el fenómeno de El Niño”, señaló la OCHA en una nota de octubre de 2023. La sequía y el calor excesivo obligaron a las autoridades a emitir avisos de calor y advertencias para ser conscientes del uso del agua.

Luego llegó la temporada de lluvias. Pero la bienvenida humedad del mes pasado afectó a la tierra reseca, que está menos preparada para absorber la lluvia, causando inundaciones que dejaron al menos dos muertos y desplazaron a cientos más, dijo la OCHA. El Programa Mundial de Alimentos señaló que determinados grupos demográficos de Bolivia, como los indígenas y las mujeres de las zonas rurales, eran especialmente susceptibles a las perturbaciones causadas por el cambio climático.

Amir Jina, profesor adjunto de la Universidad de Chicago que investiga las repercusiones socioeconómicas de los cambios en el medio ambiente, dijo que el cambio climático estaba llevando los límites de El Niño más allá de umbrales en los que “las repercusiones sociales, como la agricultura y la seguridad alimentaria, se ven afectadas negativamente”.

Cuanto más subamos esta media, más vamos a empezar a ver que cosas como El Niño tienen impactos negativos mucho mayores en la sociedad”, afirmó.

(c) 2024 , The Washington Post