Una nueva norma sobre contaminación atmosférica podría evitar miles de muertes prematuras en EEUU

La regulación pretende luchar contra partículas nocivas para la humanidad, en medio de un panorama político que divide las posturas entre el cuidado medioambiental y la reactivación industrial

Guardar

Nuevo

La norma busca que se reduzca la presencia de hollín, una partícula fina que daña los pulmones de miles de personas en varios países. (Imagen Ilustrativa Infobae)
La norma busca que se reduzca la presencia de hollín, una partícula fina que daña los pulmones de miles de personas en varios países. (Imagen Ilustrativa Infobae)

La Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) está reforzando los límites de las partículas finas, uno de los contaminantes atmosféricos mortales más extendidos en el país, lo que ha suscitado elogios de los expertos en salud pública y reacciones contrarias de los grupos empresariales.

El endurecimiento de las normas podría evitar miles de muertes prematuras, sobre todo en comunidades de color que llevan décadas respirando aire insalubre. Aunque los grupos empresariales no discuten estos enormes beneficios para la salud, sostienen que las normas podrían causar importantes trastornos económicos al suprimir puestos de trabajo en el sector manufacturero en todo el país.

La norma ilustra los retos a los que se enfrenta el gobierno de Joe Biden al equilibrar dos prioridades: Reducir la contaminación en comunidades sobrecargadas y reactivar la industria manufacturera estadounidense. Se produce en un momento en que Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia, hace campaña con la promesa de desmantelar muchas de las políticas medioambientales y económicas del actual presidente.

Las partículas finas, entre las que se incluye el hollín, pueden penetrar profundamente en los pulmones y entrar en el torrente sanguíneo. La exposición a estas diminutas partículas se ha relacionado con ataques de asma, infartos, derrames cerebrales y otras dolencias.

La EPA está rebajando la norma anual sobre hollín a 9 microgramos por metro cúbico de aire, frente a la norma de 12 microgramos. Cuando se aplique plenamente en 2032, el límite más estricto podría evitar hasta 4.500 muertes prematuras y 290.000 días de trabajo perdidos al año, según la agencia.

“La norma de calidad del aire más estricta anunciada hoy se basa en los mejores datos científicos disponibles y, sin duda, salvará vidas”, declaró el administrador de la EPA, Michael Regan, en una llamada con periodistas.

Los estudios científicos han demostrado que la reducción de la contaminación por hollín beneficiaría especialmente a las comunidades pobres y minoritarias, que están desproporcionadamente situadas cerca de las instalaciones industriales.

Una investigación publicada el año pasado en la revista New England Journal of Medicine concluyó que los negros y los blancos de bajos ingresos “pueden beneficiarse más de unos niveles más bajos de PM2,5″ que los blancos de mayores ingresos.

“Se trata de una pieza fundamental del compromiso de Biden con la promoción de la justicia medioambiental”, afirmó Matthew Davis, vicepresidente de política federal de la Liga de Votantes por la Conservación, que ya había trabajado en la normativa sobre el hollín como funcionario de la EPA durante la administración de Barack Obama.

Los vehículos, fábricas y centrales eléctricas son las principales emisoras de hollín, que perjudican la salud de los ciudadanos. (Imagen ilustrativa Infobae)
Los vehículos, fábricas y centrales eléctricas son las principales emisoras de hollín, que perjudican la salud de los ciudadanos. (Imagen ilustrativa Infobae)

Las principales fuentes industriales de contaminación por hollín son las centrales eléctricas, las cementeras, las refinerías y los vehículos. Los Estados pueden pedir a la EPA que excluya el humo de los incendios forestales, la principal fuente no industrial, de sus datos sobre calidad del aire.

Los expertos afirman que la industria puede reducir su producción de hollín instalando tecnologías de control de la contaminación, como depuradores en las centrales eléctricas. La EPA prevé que el cumplimiento de la norma más estricta sobre el hollín podría costar a la industria hasta USD 590 millones anuales en 2032, aunque podría ahorrar hasta USD 46.000 millones en costes sanitarios.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos, el mayor grupo de presión empresarial del país, ha calculado que alrededor del 18% de todos los condados estadounidenses podrían incumplir un límite de 9 microgramos. Las empresas de estos 569 condados tendrían problemas para obtener permisos para construir o ampliar sus plantas industriales, lo que podría llevarlas a trasladarse a otros países con normas medioambientales menos estrictas, afirmó el grupo.

Ese resultado podría socavar el discurso de Biden durante el año electoral de que su programa ha revitalizado la fabricación nacional. En la campaña electoral, el presidente ha destacado las nuevas plantas de baterías para vehículos eléctricos impulsadas por su ley climática, los proyectos de construcción alentados por la ley bipartidista de infraestructuras de 2021 y las fábricas de chips informáticos subvencionadas por la ley de semiconductores de 2022.

“Esto está poniendo trabas a la construcción de las infraestructuras que necesitamos para crear la economía limpia del futuro”, dijo Marty Durbin, vicepresidente de política de la Cámara. “Ya sean carreteras y puentes o... instalaciones solares y eólicas, la fabricación se va a ver afectada”.

Un alto cargo de la EPA, que habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hacer comentarios públicos, rechazó tales afirmaciones de la Cámara y otros grupos industriales, como la Asociación Nacional de Fabricantes y la Asociación Forestal y Papelera Estadounidense.

El funcionario dijo que los grupos de la industria se basaron en las mediciones de hollín de los monitores de aire que están a decenas de kilómetros de distancia de los condados pertinentes. Basándose en las mediciones de los monitores de aire cercanos, la EPA prevé que solo 52 condados no alcanzarán un límite de 9 microgramos en 2032, añadió el funcionario.

Expertos señalan que, muchas veces, los prejuicios sobre las normas medioambientales llevan a tensos debates sobre si deben aplicarse o no. (Imagen ilustrativa Infobae)
Expertos señalan que, muchas veces, los prejuicios sobre las normas medioambientales llevan a tensos debates sobre si deben aplicarse o no. (Imagen ilustrativa Infobae)

Patrice Simms, vicepresidenta de comunidades sanas del bufete de abogados medioambientales Earthjustice, afirmó que los grupos empresariales llevan décadas advirtiendo de las consecuencias devastadoras de las normas medioambientales, aunque en realidad esos perjuicios nunca llegan a producirse.

“Lo oímos en los años 70, cuando los grupos de presión decían que si exigíamos catalizadores para los coches, toda la industria se hundiría”, dijo Simms. “Bueno, ¿adivinen qué? Estamos bien. Este es el mismo manual de siempre: intentar socavar el progreso”, añadió.

El estándar de hollín se actualizó por última vez en 2012 durante la administración Obama. En 2020, la administración Trump rechazó límites de hollín más fuertes, poniéndose del lado de los grupos de la industria que decían que el límite actual era lo suficientemente protector.

En 2018, Andrew Wheeler, jefe interino de la EPA de Trump, disolvió un panel de expertos externos encargados de asesorar a la agencia sobre las normas de hollín. Estos expertos habían animado a menudo a la EPA a establecer límites más estrictos para los seis contaminantes atmosféricos que está legalmente obligada a regular.

(*) The Washington Post

(*) Maxine Joselow es redactora especializada en cambio climático y medio ambiente.

Guardar

Nuevo