Las multivitaminas pueden ralentizar la pérdida de memoria en los adultos mayores

Investigaciones recientes revelan que el consumo diario de un multivitamínico común podría rejuvenecer la mente en años significativos, marcando un avance en la lucha contra el deterioro cognitivo

Compartir
Compartir articulo
Los análisis combinados de tres ensayos clínicos de multivitamínicos sugieren beneficios tangibles en la cognición de personas mayores.  (Shutterstock)
Los análisis combinados de tres ensayos clínicos de multivitamínicos sugieren beneficios tangibles en la cognición de personas mayores. (Shutterstock)

Un multivitamínico diario puede ralentizar la pérdida de memoria de los mayores de 60 años en unos dos años, según un estudio publicado el jueves. Se trata del tercero de una serie de estudios que evalúan los efectos cognitivos de un multivitamínico diario en adultos mayores.

Y una revisión sistemática, o metaanálisis, de los tres estudios que acompañan al trabajo más reciente afirma que sus resultados acumulados fueron similares: el grupo que tomó un multivitamínico era dos años más joven en función de la memoria en comparación con el grupo que tomó un placebo. El metaanálisis fue realizado por los mismos investigadores que llevaron a cabo los tres estudios.

Cada estudio contó con participantes “no coincidentes” y utilizó métodos diferentes, lo que produjo resultados que variaron ligeramente. Pero, en conjunto, se suman a la creciente evidencia de que tomar un multivitamínico a diario puede tener un impacto significativo en la cognición de las personas mayores.

El deterioro cognitivo es uno de los principales problemas de salud de la mayoría de los adultos mayores, según Chirag Vyas, profesor de investigación del departamento de psiquiatría del Hospital General de Massachusetts y primer autor del estudio más reciente. Un suplemento diario proporciona “un enfoque atractivo y accesible” para frenarla, dijo.

Los estudios forman parte del COcoa Supplement and Multivitamin Outcomes Study (COSMOS), un conjunto más amplio de investigaciones que examinan los efectos sobre la salud de determinados suplementos dietéticos; se trata de una colaboración del Hospital General de Massachusetts, el Hospital Brigham and Women’s, la Universidad de Columbia y la Universidad Wake Forest.

El estudio más reciente, en el que participaron 573 personas, halló mejoras estadísticamente significativas en la memoria a corto y largo plazo -por ejemplo, en el recuerdo de una lista de palabras que se les proporcionó durante la prueba- entre los que tomaban un multivitamínico.

Sin embargo, se observaron menos beneficios que en el primer estudio en tareas relacionadas con la función ejecutiva, como contar hacia atrás o nombrar animales o verduras en función del tiempo, según JoAnn Manson, jefa de la división de medicina preventiva del Brigham y codirectora del estudio COSMOS junto con Howard Sesso, director asociado de la división.

La ciencia respalda la eficacia de multivitamínicos cotidianos en el deceleramiento de la pérdida de memoria, abriendo un camino hacia una solución preventiva a bajo costo. (Getty Images).
La ciencia respalda la eficacia de multivitamínicos cotidianos en el deceleramiento de la pérdida de memoria, abriendo un camino hacia una solución preventiva a bajo costo. (Getty Images).

El primer estudio, que evaluó la cognición de los participantes mediante entrevistas telefónicas, mostró un retraso de 1,8 años en la pérdida de memoria y el envejecimiento cognitivo, mientras que el segundo estudio, que incluyó evaluaciones a través de Internet, descubrió que el grupo multivitamínico mostraba unos 3,1 años menos de pérdida de memoria en comparación con el grupo placebo. El tercer estudio mostró un retraso de dos años en la pérdida de memoria.

El primer estudio mostró un beneficio “significativo” tanto en la memoria como en la función ejecutiva, mientras que el segundo estudio se centró principalmente en la memoria, no en la función ejecutiva, dijo Manson.

A muchos pacientes les preocupa tener Alzheimer, dijo Paul E. Schulz, profesor de neurología y director del Centro de Trastornos Neurocognitivos de la Facultad de Medicina McGovern de la UTHealth Houston. Sin embargo, a menudo se trata de un deterioro cognitivo normal relacionado con el envejecimiento, afirma.

“Entonces la gente me pregunta: ‘Me alegro de que no sea Alzheimer, pero ¿hay algo que pueda hacer al respecto?”, dijo Schulz, que no participó en la investigación. “Este estudio sugiere la intrigante posibilidad de que pueda evitarse cierto grado de envejecimiento normal con un simple suplemento vitamínico”, agregó.

“Los resultados son asombrosos y sólidos en su consistencia”, dijo Manson, también profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. “Cada estudio muestra un resultado ligeramente diferente pero, en conjunto, son una poderosa indicación de los beneficios generales de las multivitaminas sobre la memoria y el envejecimiento cognitivo”, añadió.

Las investigaciones -todos ensayos clínicos aleatorizados controlados con placebo, considerados el “patrón oro” en metodología- estudiaron a 5.000 participantes y duraron de dos a tres años. El último estudio y metaanálisis aparecieron el jueves en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

La probabilidad de que estos hallazgos se produzcan por casualidad es inferior a 1 entre 1.000, según los cálculos del metaanálisis, señaló Manson. Esto aumenta “la probabilidad de que se trate de efectos reales de las multivitaminas”, dijo.

Todos los estudios utilizaron un multivitamínico comúnmente disponible: Centrum Silver para adultos (mayores de 50 años). Pero, aunque no se hayan estudiado, “es probable que cualquier multivitamínico de alta calidad proporcione beneficios similares”, dijo Manson.

“Tenemos tres estudios separados, además de un análisis combinado, que confirman los hallazgos”, dijo. “Si esto fuera un medicamento caro, se comercializaría agresivamente, incluso antes de que hubiera pruebas de seguridad a largo plazo”. Las multivitaminas son de venta libre y asequibles, y “ya sabemos que son seguras cuando se toman durante muchos años”, dijo.

El tercer estudio y el metaanálisis se financiaron con subvenciones iniciadas por investigadores de Mars Edge, la división de ciencias de la vida de Mars Inc. y los Institutos Nacionales de Salud. Los comprimidos multivitamínicos y de placebo y el envase fueron donados por el fabricante de Centrum Silver, Pfizer Consumer Healthcare (ahora Haleon), que no proporcionó financiación, dijeron los investigadores.

Además, Sesso declaró haber recibido subvenciones por iniciativa del investigador de Pure Encapsulations y Pfizer, y honorarios o viajes para dar conferencias del Consejo para la Nutrición Responsable, BASF, NIH y la Sociedad Americana de Nutrición durante la realización del estudio.

Los hallazgos sobre multivitamínicos respaldados por una probabilidad estadística menor a 1 entre 1.000 de ser coincidencia. (Shutterstock.com)
Los hallazgos sobre multivitamínicos respaldados por una probabilidad estadística menor a 1 entre 1.000 de ser coincidencia. (Shutterstock.com)

Los dos primeros estudios fueron racial y étnicamente diversos porque las entrevistas se realizaron por teléfono o en línea, mientras que el tercero no lo fue tanto porque incluyó pruebas en persona de participantes confinados en la zona de Boston, una limitación del estudio que los investigadores reconocieron.

Las diferencias en los participantes y la metodología probablemente contribuyeron a las variaciones en los resultados, dijo Manson.

“La gran mayoría de los participantes eran blancos, lo que no refleja la población de adultos mayores en su conjunto”, dijo Christine Kistler, profesora asociada de geriatría en la Universidad de Pittsburgh, que no participó en ninguno de los estudios. “También me hubiera gustado que los estudios se hubieran realizado durante un periodo de tiempo más largo”, concluyó.

Kistler también dijo que “puede que la gente quiera cubrirse las espaldas y tomar un multivitamínico, ya que no hace daño, pero yo de momento me quedo con la alimentación sana, el ejercicio y dormir bien.”

Según Manson, las personas pueden obtener las vitaminas y minerales esenciales para la salud cerebral a través de una alimentación sana. Pero “muchas personas tienen carencias de uno o más micronutrientes importantes para la función cognitiva”, entre ellos las vitaminas B12 y D, la luteína y el zinc, señaló.

El producto Centrum los contiene. Pero “eso no significa que la gente deba renunciar a una alimentación sana por tomar multivitamínicos”, dijo.

Las multivitaminas y los minerales ya son populares entre los estadounidenses. Más del 39 % de los mayores de 60 años los toman, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Aunque este estudio no sustituye las recomendaciones de seguir una dieta sana, refuerza los hallazgos anteriores y sigue siendo la mejor prueba que existe para tomar un multivitamínico, al menos para las personas de 60 años o más”, afirmó Donald Hensrud, especialista en nutrición de la Clínica Mayo, que tampoco participó en el estudio.

© 2024, The Washington Post

(*) Marlene Cimons es una escritora independiente afincada en Washington especializada en salud, ciencia y medio ambiente. Ha sido reportera en Washington para Los Angeles Times, cubriendo temas de salud pública, política de investigación biomédica y regulación de alimentos y medicamentos.