El agua dulce de la Tierra se está volviendo más salada y la culpa es de la gente

Las actividades humanas están incrementando los niveles de sal en suelos, agua dulce y aire, causando impacto a nivel global según un nuevo estudio

Compartir
Compartir articulo
 El ciclo natural de la sal se ha visto alterado por la intervención humana mediante la agricultura, minería, construcción y otras actividades industriales. (Imagen Ilustrativa Infobae)
El ciclo natural de la sal se ha visto alterado por la intervención humana mediante la agricultura, minería, construcción y otras actividades industriales. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Según un estudio publicado en la revista Nature Reviews Earth & Environment, las actividades humanas están salinizando el planeta, concretamente los suelos, el agua dulce y el aire.

El exceso de sal ya ha causado graves problemas en los suministros de agua dulce en las últimas décadas. En Montgomery, Maryland, el agua más salada provocó que el agua del grifo fuera marrón durante meses. También contribuyó a la aparición de aguas tóxicas cargadas de plomo en Flint (Michigan).

Según Sujay Kaushal, autor principal del estudio, la contaminación salina no es un fenómeno llamativo que ponga fin a nuestra existencia (como, por ejemplo, la caída de un meteorito en la Tierra), pero se trata de un problema que se pasa por alto y es un “gigante dormido”. Dijo que podría ser el “problema más aburrido, pero contemporáneo que tenemos”.

La mayoría de la gente piensa en la sal como las motas blancas que ponemos en nuestra comida o la sal de los océanos, conocida químicamente como cloruro sódico (NaCl). Esa sal sódica también se encuentra en nuestros detergentes, productos domésticos y demás, pero hay muchas sales diferentes, como el calcio, el magnesio y otros iones utilizados en otros productos, y todas están aumentando en lugares donde normalmente no se encuentran.

En los últimos 50 años, los iones salinos han aumentado en arroyos y ríos a medida que la gente ha empezado a utilizar y producir más sales, según el estudio. En todo el planeta, el equipo descubrió que unos 2.500 millones de acres de suelo -un área del tamaño de Estados Unidos- también se han vuelto más salados. Además, los lagos salados se están secando y lanzan polvo salino al aire.

“Usamos el agua para todo: para cultivar, para beber, para procesos industriales, para calefacción y refrigeración”, explica Kaushal, geólogo de la Universidad de Maryland. “Pero cuando hay sal en el agua, afecta a todas esas cosas... y va en aumento”.

Según los autores del estudio, el aumento de las concentraciones de sal podría convertirse en “una amenaza existencial” para nuestras reservas de agua dulce.

La sal es un componente natural y necesario de la Tierra. El compuesto sale a la superficie lentamente a lo largo de grandes escalas de tiempo geológico, a través de procesos naturales como la meteorización de las rocas sedimentarias. Al quedar expuesta en la superficie, la sal puede mezclarse con el agua, ser transportada a ésta o pasar al aire.

Los organismos vivos, desde las plantas hasta las personas, absorben pequeñas porciones para ayudar a regular nuestras funciones diarias. El exceso de sal se une a las moléculas de agua y penetra en las aguas subterráneas, los suelos y los océanos.

Pero las actividades humanas han alterado este ciclo normal de la sal en las últimas décadas. La agricultura, la minería, la construcción, el tratamiento de aguas y carreteras y otras actividades industriales aumentan la cantidad de sal en el suelo, el agua dulce y el aire.

Las concentraciones de sal están aumentando en los ríos y suelos a escala global debido al uso y producción de sales en los últimos 50 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Las concentraciones de sal están aumentando en los ríos y suelos a escala global debido al uso y producción de sales en los últimos 50 años. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Algunas fuentes proceden del riego de lagos salados, frecuente en el oeste de Estados Unidos. El agua se evapora y deja la sal, que puede penetrar en el suelo y estresar a las plantas. Al igual que una persona que se reseca después de comer una bolsa de patatas fritas saladas, las plantas necesitan agua. Demasiados iones de cloruro o sodio pueden deshidratarlas o envenenarlas.

Pero la gran fuente de sal en Estados Unidos puede resultar sorprendente: la sal para carreteras, que las comunidades utilizan para deshelar durante el invierno. De 2013 a 2017, la sal para carreteras representó el 44% de todo el consumo de sal del país.

La sal de carretera puede contaminar los arroyos de agua dulce, pero también puede entrar en las tuberías que ayudan a suministrar agua potable. Muchas de estas tuberías están hechas de metal, como plomo o cobre, elementos que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente o las personas. Cuando grandes cantidades de sal de carretera inundan las tuberías mal protegidas, puede desprender estos metales e introducirse en el agua, explica Kaushal.

Imaginemos la afluencia de sal como una ola de gente que entra en un metro ya abarrotado y empuja a la gente aún más hacia atrás. Eso es en parte lo que ocurrió hace años en Flint, Michigan, cuando las autoridades cambiaron la fuente de agua por el Río Flint, que en parte contenía grandes cantidades de sal de carretera.

“Tenían todas esas tuberías de plomo que conducían a sus casas y el cloruro básicamente arrastraba el plomo a la solución”, dijo Kaushal. “No añadían suficiente inhibidor de la corrosión, y entonces los niños tenían altos niveles de plomo en la sangre”, agregó.

En los últimos años, algunas zonas, entre ellas Washington, han sustituido la sal por un antídoto poco habitual: el zumo de remolacha. La salmuera de zumo de remolacha, que contiene menos sal, ayuda a bajar el punto de congelación del hielo, se adhiere mejor a las carreteras y es mejor para el medio ambiente.

La sal utilizada en carreteras para deshielo durante el invierno, mayor fuente de sal en Estados Unidos, contamina los arroyos de agua dulce. (REUTERS/Clodagh Kilcoyne)
La sal utilizada en carreteras para deshielo durante el invierno, mayor fuente de sal en Estados Unidos, contamina los arroyos de agua dulce. (REUTERS/Clodagh Kilcoyne)

Antes de este estudio, los científicos no sabían realmente en qué medida el ser humano estaba modificando las concentraciones de sal en todo el planeta. Pero la “magnitud con la que hemos alterado uno de los ciclos naturales de la Tierra es alarmante”, afirma el ecologista Bill Hintz, que no participó en la investigación.

“Estamos salando la tierra donde no debería estar salada”, dijo Hintz, profesor de la Universidad de Toledo. “Estamos redistribuyendo la sal a lugares donde no debería estar, como muchos de nuestros lagos, arroyos, ríos y humedales, que nos proporcionan agua potable, recreo y pesca”.

Estos cambios en el ciclo de la sal son, coincidió con los autores, una amenaza existencial para los suministros de agua dulce. Solo alrededor del 3% del agua de la Tierra es dulce, y la sal está estropeando cada vez más el pequeño inventario. Hintz afirmó que necesitamos una política medioambiental proactiva para hacer frente a estos cambios inducidos por el hombre.

“Todos deberíamos preguntarnos qué pasaría si no tuviéramos acceso al agua dulce”. dijo Hintz en un correo electrónico. “Esa pregunta -quizá retórica- debería bastarnos para comprender la gravedad del problema de la salinización”.

(*) The Washington Post

(*) Kasha Patel escribe la columna semanal Planeta oculto, que trata temas científicos relacionados con la Tierra, desde nuestro núcleo interno hasta las tormentas espaciales dirigidas contra nuestro planeta. También cubre noticias sobre el tiempo, el clima y el medio ambiente.