¿Los temblores en las manos son una mala señal? Esto dice la ciencia

Pequeños movimientos leves son habituales y naturales. Sin embargo, con el envejecimiento, pueden volverse más pronunciados y visibles. Cuándo consultar al médico

Compartir
Compartir articulo
Estudio de la Universidad de Kioto revela que el ejercicio puede retrasar el Parkinson
Estudio de la Universidad de Kioto revela que el ejercicio puede retrasar el Parkinson

¿Debería estar preocupado si últimamente ha notado que le tiemblan más las manos? Si no interfieren con su vida diaria, es posible que no sean motivo de preocupación.

Todos tenemos un temblor de muy baja amplitud y alta frecuencia que se considera normal. Intente colocar una hoja de papel en su mano extendida, con la palma hacia arriba, y verá a qué me refiero.

Pero a medida que envejecemos, la frecuencia de nuestro temblor de fondo normal se vuelve más lenta y puede volverse más notoria en las actividades cotidianas. Alrededor de una cuarta parte de las personas mayores de 70 años tienen algún tipo de temblor visible.

También existen posibles desencadenantes que pueden aumentar nuestro temblor inicial hasta el punto de que pueda detectarse a simple vista. Éstas incluyen:

- Miedo extremo, ansiedad o fatiga

- Fiebre, hipertiroidismo o niveles bajos de azúcar en sangre

- Ejercicio vigoroso.

- Abstinencia de alcohol y opioides

- Ciertos medicamentos, como antidepresivos como ISRS o IRSN , albuterol, prednisona, nicotina y cafeína

Los temblores esenciales son un trastorno neurológico que pueden aparecer a cualquier edad, aunque son más frecuentes después de los 60 años (Getty Images)
Los temblores esenciales son un trastorno neurológico que pueden aparecer a cualquier edad, aunque son más frecuentes después de los 60 años (Getty Images)

En estas situaciones, abordar los posibles desencadenantes puede solucionar el temblor aparente. Sin embargo, hay algunos momentos importantes en los que un temblor es un signo de una afección subyacente, como la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple. Si tiene un nuevo temblor sin un desencadenante obvio, hable con su médico.

Causas subyacentes de los temblores

Los temblores son movimientos involuntarios que generalmente se deben a contracciones rápidas y alternas de músculos antagonistas (bíceps y tríceps, por ejemplo) en las que uno de los dos se relaja mientras el otro se contrae para mover parte del cuerpo.

Más allá de lo que sabemos sobre el papel del cerebro y los músculos en los temblores, existe evidencia de larga data de que el intestino desempeña un papel importante en muchos trastornos neurológicos. Recientemente, los científicos han descubierto que las personas con enfermedad de Parkinson y temblor esencial tienen cambios únicos en sus microbiomas , y la gravedad del temblor se correlaciona con cambios en ciertos ácidos grasos de cadena corta, compuestos beneficiosos que se producen cuando las bacterias de nuestro colon fermentan la fibra.

La primera pregunta que un médico puede hacer sobre su temblor es si ocurre en reposo, como cuando su brazo está cómodamente apoyado en una silla, o durante una actividad voluntaria. En algunos casos en los que la causa del temblor no está clara, los médicos pueden solicitar una exploración craneal específica.

La intensidad de los temblores puede variar según el estado emocional de los pacientes, después de hacer actividad física, o por el consumo de café o gaseosas, entre otros factores (Foto: Karl-Josef Hildenbrand/dpa)
La intensidad de los temblores puede variar según el estado emocional de los pacientes, después de hacer actividad física, o por el consumo de café o gaseosas, entre otros factores (Foto: Karl-Josef Hildenbrand/dpa)

Posibles causas de los temblores

Temblor esencial. Tal vez su temblor se produzca más con la acción, o parezca ocurrir sólo al escribir (lo que se conoce como temblor primario de escritura). Es posible que tenga un temblor esencial, que es muy común.

Los pacientes con temblor esencial describen situaciones como intentar escribir en un teclado y presionar accidentalmente la misma tecla una y otra vez, problemas para mantener las manos firmes para afeitarse o frustración porque la comida se cae del tenedor antes de que llegue a la boca.

Los temblores esenciales pueden ser hereditarios y, a menudo, ocurren de forma simétrica en ambas manos. Incluso puede mejorar transitoriamente con alcohol debido al efecto del etanol sobre los receptores del cerebelo y el tronco del encéfalo.

Pero si bien el alcohol puede aliviar el temblor brevemente, con frecuencia provoca un rebote poco después de la ingestión con una mayor amplitud del temblor que puede durar varias horas. Y además de las preocupaciones sobre el trastorno por consumo de alcohol, el consumo prolongado de bebidas puede comprometer aún más las mismas vías neuronales responsables del temblor en primer lugar.

En cambio, existen varias opciones para tratar un temblor esencial sobre las que su médico puede aconsejarle: medicamentos como propranolol y primidona, usar guantes con peso o incluso estimulación cerebral profunda .

El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que puede manifestarse inicialmente con temblores en una sola mano o extremidad (University of Maryland School of Medicine)
El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que puede manifestarse inicialmente con temblores en una sola mano o extremidad (University of Maryland School of Medicine)

El temblor esencial no se considera peligroso per se, pero algunas personas parecen tener un mayor riesgo de desarrollar finalmente la enfermedad de Parkinson , por lo que es importante mantener informado a su médico sobre cualquier cambio en la salud.

Los temblores esenciales son más comunes a medida que envejecemos , y algunos estudios encontraron que un nuevo temblor que ocurre después de los 65 años se asocia con un riesgo de demencia.

Enfermedad de Parkinson

El temblor es el primer síntoma en aproximadamente 3 de cada 4 personas con enfermedad de Parkinson. A menudo comienza en una sola mano mientras está en reposo (a veces parece como si el pulgar y el índice estuvieran “haciendo rodar una pastilla” hacia adelante y hacia atrás), pero también puede ocurrir en la pierna o el pie.

Este temblor está relacionado en parte con el agotamiento de la dopamina en un área del cerebro llamada sustancia negra. Los pacientes con enfermedad de Parkinson pueden beneficiarse de medicamentos que aumentan el suministro de dopamina en su cuerpo, como la levodopa.

 Estudios recientes han vinculado el microbioma intestinal con trastornos neurológicos, incluidos los temblores, reforzando la idea del vínculo entre la salud del intestino y la del cerebro (Imagen ilustrativa Infobae)
Estudios recientes han vinculado el microbioma intestinal con trastornos neurológicos, incluidos los temblores, reforzando la idea del vínculo entre la salud del intestino y la del cerebro (Imagen ilustrativa Infobae)

Esclerosis múltiple

El temblor afecta a muchos pacientes con esclerosis múltiple , una enfermedad del sistema nervioso central relacionada con el sistema inmunológico. Las personas con esclerosis múltiple pueden experimentar “ataques” de síntomas neurológicos, como pérdida repentina de sensibilidad en un lado o problemas con la visión, que parecen mejorar por sí solos antes de que comience otro episodio.

Enfermedad de Wilson

Una causa menos común de temblor, la enfermedad de Wilson, se diagnostica con mayor frecuencia en pacientes más jóvenes y ocurre debido a un defecto genético que hace que el cobre se acumule en partes del cuerpo, como el hígado, las articulaciones y el cerebro.

Lo que quiero que mis pacientes sepan

Muchas personas consideran que su temblor es vergonzoso y perturba su capacidad para realizar tareas cotidianas como cepillarse los dientes y comer, y mucho menos hacer su trabajo o sus pasatiempos que aman. Las personas con trastornos del movimiento pueden beneficiarse de un equipo de atención médica más amplio más allá de su médico o pueden tener necesidades que van más allá de una receta.

Asegúrese de preguntar cómo puede conectarse con otros especialistas, como fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales, psicólogos o dietistas, que puedan ayudarlo a mejorar su salud y bienestar general.

(c) The Washington Post 2023