La salud bucal puede afectar el cerebro: cómo cuidar los dientes y las encías

La inflamación crónica causada por enfermedades como la gingivitis no solo impacta en la boca sino que puede producir neuroinflamación y contribuir al desarrollo de Alzheimer

Compartir
Compartir articulo
La higiene dental es fundamental. Recientes investigaciones sugieren que la salud de la boca podría tener un impacto directo en el cerebro, aumentando potencialmente el riesgo de desarrollar demencia en el futuro (Getty Images)
La higiene dental es fundamental. Recientes investigaciones sugieren que la salud de la boca podría tener un impacto directo en el cerebro, aumentando potencialmente el riesgo de desarrollar demencia en el futuro (Getty Images)

La mala higiene bucal se asocia con un mayor riesgo de sufrir innumerables problemas de salud, incluidas enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer, artritis reumatoide y muerte prematura. Sin embargo, el estado de nuestros dientes y encías puede ser vital para nuestro bienestar más allá de la boca y el cuerpo.

La evidencia sugiere que lo que sucede en nuestra boca puede afectar lo que ocurre en el cerebro e incluso afectar potencialmente nuestro riesgo de demencia.

“La gente debería ser consciente de que la salud bucal es realmente importante”, afirmó Anita Visser, profesora de odontología geriátrica de la Universidad de Groningen, en los Países Bajos.

La enfermedad periodontal grave (inflamación crónica y daño a las encías y al hueso que sostienen los dientes) afecta aproximadamente al 19% de las personas mayores de 15 años o a más de mil millones de personas en todo el mundo, según un informe de 2022 de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se necesita más investigación, pero estudios observacionales recientes han sugerido que la salud bucal puede ser un factor de riesgo modificable para el Alzheimer, el tipo más común de demencia.

La evidencia sugiere que la pérdida de dientes y la mala salud bucal podrían estar asociadas con un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia (Getty Images)
La evidencia sugiere que la pérdida de dientes y la mala salud bucal podrían estar asociadas con un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia (Getty Images)

Los científicos todavía están investigando si la salud de nuestra boca y nuestra mente se fusiona y cómo, pero han identificado dos posibles culpables que podrían explicar cómo la enfermedad de las encías podría conducir a la enfermedad de Alzheimer: las bacterias y la inflamación.

Uno de los primeros estudios que documentó el vínculo entre la enfermedad de las encías, la pérdida de dientes y la enfermedad de Alzheimer se centró en una cohorte de monjas ancianas que formaban parte de un estudio más amplio sobre el envejecimiento. Los investigadores rastrearon a 144 de las monjas y descubrieron que la pérdida grave de dientes se asociaba con un riesgo de demencia hasta 6,4 veces mayor que aquellos que perdieron menos dientes.

Otros estudios longitudinales más recientes también encontraron que una mayor incidencia de pérdida de dientes se asociaba con un deterioro cognitivo. En un pequeño estudio de 2016 de 60 pacientes con demencia leve a moderada, la periodontitis se asoció con un aumento de seis veces en el deterioro cognitivo.

Otro estudio, realizado en 2017, con casi 28.000 pacientes taiwaneses informó que tener una enfermedad periodontal crónica durante 10 o más años correspondía a un aumento de 1,7 veces en el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Un metanálisis de 47 estudios longitudinales realizado en 2022 informó que la pérdida de dientes y la mala salud bucal se asocian tanto con el deterioro cognitivo como con la demencia.

Mientras los investigadores continúan explorando la relación entre la boca y el cerebro, una cosa es clara: mantener una buena higiene bucal es esencial para nuestra salud general y bienestar (Imagen ilustrativa Infobae)
Mientras los investigadores continúan explorando la relación entre la boca y el cerebro, una cosa es clara: mantener una buena higiene bucal es esencial para nuestra salud general y bienestar (Imagen ilustrativa Infobae)

Esta investigación pinta un cuadro emergente de una asociación entre la mala salud bucal y la demencia, pero hay una serie de factores de confusión que impiden a los investigadores sacar conclusiones definitivas sobre la causalidad.

La mayor tasa de problemas dentales entre las personas con demencia puede ser un síntoma más que una causa de deterioro cognitivo. Las personas con demencia tienen dificultades para mantener su salud bucal y padecen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades de las encías, lo que significa que la asociación entre la salud bucal y cognitiva puede ser bidireccional.

Otros factores de riesgo conocidos de demencia, como el tabaquismo y niveles educativos más bajos, también se asocian con una peor salud bucal. La pérdida de dientes tiene efectos secundarios que pueden afectar la nutrición y la salud en general, lo que también puede afectar la cognición, dijo en un correo electrónico Mario Dioguardi, investigador en ciencias dentales de la Universidad de Foggia.

“Es realmente complicado”, afirmó Visser, quien coescribió una revisión reciente sobre la asociación entre la salud bucal y el Alzheimer. “Y es por eso que no podemos decir: ‘Si tienes periodontitis, contraerás la enfermedad de Alzheimer’. Pero ahora sabemos que si tienes periodontitis grave, la probabilidad de contraer la enfermedad de Alzheimer es mayor”.

Los científicos están investigando cómo las bacterias presentes en enfermedades de las encías podrían estar relacionadas con la enfermedad de Alzheimer. Dos posibles culpables: las propias bacterias y la inflamación que causan
Los científicos están investigando cómo las bacterias presentes en enfermedades de las encías podrían estar relacionadas con la enfermedad de Alzheimer. Dos posibles culpables: las propias bacterias y la inflamación que causan

Las investigaciones han descubierto que las bacterias que normalmente residen en nuestra boca también pueden infectar el cerebro y contribuir potencialmente a la neurodegeneración en la enfermedad de Alzheimer.

Un estudio de 2019 publicado en Science Advances informó que el ADN de la bacteria P. gingivalis, un patógeno clave en la enfermedad de las encías, se podía encontrar en autopsias cerebrales de pacientes con Alzheimer. También se detectó ADN bacteriano en el líquido cefalorraquídeo de personas que vivían con un probable diagnóstico de enfermedad de Alzheimer.

También se encontraron enzimas tóxicas de la bacteria P. gingivalis en el cerebro de los pacientes de Alzheimer y se correlacionaron con la cantidad de proteína tau patológica, un sello distintivo de la enfermedad.

La infección oral de ratones con la bacteria provocó la presencia de ADN de P. gingivalis, así como la acumulación de desechos celulares beta amiloide, un sello distintivo del Alzheimer, en sus cerebros.

Los investigadores pudieron inhibir las enzimas bacterianas en ratones infectados con P. gingivalis, lo que redujo la producción de beta amiloide y la neuroinflamación. (Sin embargo, un ensayo clínico reciente dirigido a esas enzimas bacterianas fracasó y la Administración de Alimentos y Medicamentos suspendió ensayos futuros).

Otros factores de riesgo conocidos de demencia, como el tabaquismo y niveles educativos más bajos, también se asocian con una peor salud bucal
Otros factores de riesgo conocidos de demencia, como el tabaquismo y niveles educativos más bajos, también se asocian con una peor salud bucal

“Los mecanismos a través de los cuales las bacterias periodontales pueden acceder al sistema nervioso central siguen siendo desconocidos”, pero podrían llegar al cerebro a través de la circulación en la sangre o a lo largo de los nervios periféricos, escribió Dioguardi, coautor de una revisión reciente sobre el papel de la enfermedad de las encías y las bacterias orales en el Alzheimer.

Si no nos cepillamos los dientes durante varios días, cada diente desarrolla una fina biopelícula llamada placa dental que está repleta de bacterias productoras de ácido. “A tu cuerpo no le gustan estas bacterias”, dijo Visser. “Están en el borde de los dientes y en el borde de la encía”.

Con la acumulación de placa se produce la inflamación de las encías mientras nuestro sistema inmunológico intenta combatir la infección. La gingivitis, la forma más leve de enfermedad periodontal, todavía es reversible; cepillar y eliminar la acumulación de placa permitirá que las encías sanen.

Pero puede producirse una enfermedad de las encías más grave, o periodontitis, si no se trata la gingivitis.

“Todo el cuerpo lucha contra esta bacteria”, dijo Visser. “El sistema inmunológico está realmente activado y alerta y trabaja muy duro contra estas bacterias”.

Esta investigación pinta un cuadro emergente de una asociación entre la mala salud bucal y la demencia a futuro
Esta investigación pinta un cuadro emergente de una asociación entre la mala salud bucal y la demencia a futuro

Esta inflamación crónica se convierte en un círculo vicioso: una mayor hinchazón de las encías aumenta el espacio entre los dientes y las encías, lo que permite la entrada de más bacterias, lo que puede provocar inflamación no sólo de las encías sino también del hueso subyacente. Si no disminuye, el cuerpo rechazará el diente, provocando que se afloje y eventualmente pierda el diente.

Esta inflamación crónica puede extenderse desde la boca al resto del cuerpo. La enfermedad de las encías está relacionada con un aumento de moléculas proinflamatorias en la sangre, dijo Dioguardi.

La inflamación crónica en el cuerpo puede, a su vez, provocar una neuroinflamación crónica en el cerebro, que induce la neurodegeneración y desempeña un papel clave en el Alzheimer.

Visser está llevando a cabo un estudio longitudinal que recopila datos de salud bucal (rayos X de dientes y muestras de bacterias) de varios cientos de pacientes con deterioro cognitivo para obtener más información sobre cómo su salud bucal afecta su riesgo cognitivo.

Según la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad periodontal grave afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo. Y, sorprendentemente, esta condición podría estar relacionada con el Alzheimer. Una buena prevención es la higiene dental (Crédito: Getty)
Según la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad periodontal grave afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo. Y, sorprendentemente, esta condición podría estar relacionada con el Alzheimer. Una buena prevención es la higiene dental (Crédito: Getty)

“Ya hemos visto algunos casos realmente graves de problemas de salud bucal que los médicos pasan desapercibidos”, afirmó.

El desafío de desenredar las relaciones entre nuestros dientes y nuestro cerebro persiste. “Hay muchos factores de confusión: el estilo de vida, el tabaquismo y el nivel educativo de la dieta”, dijo Visser. “Por eso es realmente difícil hacer esta investigación”.

Hasta que se sepa más, los investigadores enfatizan que la higiene bucal sigue siendo una de las formas más simples e importantes de cuidarse.

“Crear conciencia entre la población sobre el mayor riesgo de Alzheimer asociado con la pérdida de dientes y la periodontitis puede llevar a una mayor atención a la salud bucal”, dijo Dioguardi en un correo electrónico.

Para una mejor salud, y posiblemente para un cerebro más sano, siga cepillándose los dientes.

* Richard Sima es un neurocientífico convertido en periodista científico galardonado que escribe la columna “Brain Matters” para The Washington Post.

(c) 2023, The Washington Post