Su nombre es Eclipse y viaja a diario en el colectivo para llegar al parque de perros, a cuatro paradas de su hogar (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)
Su nombre es Eclipse y viaja a diario en el colectivo para llegar al parque de perros, a cuatro paradas de su hogar (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)

Cuando millones de personas utilizan de manera diaria los transportes públicos para llegar a sus hogares y/o trabajos, este inteligente can también aprovecha las bondades del colectivo y se sube todos los días para llegar a su parque preferido.

Su nombre es Eclipse y ya se hizo popular en internet por su gran sentido de la orientación, e incluso cuenta con su propia página en Facebook, donde muestra sus travesías. En la ciudad de Seattle, en Estados Unidos, los vecinos y pasajeros se acostumbraron a verla sola en el colectivo diariamente rumbo a su destino.

"Todos los conductores de autobús la conocen. Ella se sienta al igual que cualquier pasajero. Definitivamente alegra el viaje de todos", comentó Tiona Rainwater, conductor de la línea de colectivo.

Sube al colectivo como cualquier otro pasajero, paga su boleto y toma su asiento correspondiente (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)
Sube al colectivo como cualquier otro pasajero, paga su boleto y toma su asiento correspondiente (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)

Con un pase colgado alrededor de su cuello, Eclipse hace uso del trasporte público como cualquier otro usuario. El problema es que cuando no encuentra un asiento individual debe ubicarse al lado de algún humano, pero resulta ser un perro sumamente respetuoso y adorado por todos.

Los pasajeros y vecinos ya la reconocen y es muy normal que sea objeto de fotos, besos y caricias durante todo el recorrido (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)
Los pasajeros y vecinos ya la reconocen y es muy normal que sea objeto de fotos, besos y caricias durante todo el recorrido (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)

Su propietario, Jeff Young, aseguró que generalmente acompaña a su mascota al parque para perros Belltown –ambos toman el bus en la puerta de su apartamento– pero un día, mientras esperaban el transporte, Jeff prendió un cigarrillo y pensó dejarlo pasar y esperar el bus siguiente. Fue en ese momento cuando Eclipse se subió por primera vez al colectivo sin saber que su amo permanecía abajo.

Eclipse hace ya dos años que vive en el barrio y además desarrolló un increíble sentido de la orientación (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)
Eclipse hace ya dos años que vive en el barrio y además desarrolló un increíble sentido de la orientación (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)

Increíblemente, cuando Jeff llegó al parque, Eclipse estaba allí, esperándolo para su recorrida diaria. Desde aquel día el extraordinario perro viaja en colectivo tan solo cuatro paradas de la reconocida línea D.

Esta extraordinaria perra cruza con labrador viaja de vez en cuando sola (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)
Esta extraordinaria perra cruza con labrador viaja de vez en cuando sola (Eclipse Seattle’s Bus Riding Dog)

"Ella vive en el barrio hace dos años, por lo que conoce muy bien las inmediaciones. Ya es toda una usuaria del ómnibus. Generalmente una vez a la semana recibo una llamada diciendo 'tengo a su perro extraviado, está aquí en la Tercera y Bell', a lo que usualmente contesto que ella está bien y que sabe lo que hace", aseguró Jeff.

LEA MÁS: