Día Nacional de los Glaciares: cuál es el papel vital que cumplen en el ciclo del agua

Los glaciares constituyen una de las reservas de agua dulce más importante de nuestro país, apta para el consumo humano, ya que alimentan las cuencas hidrográficas del territorio

Compartir
Compartir articulo
La importancia de los glaciares es constituyen una de las reservas de agua dulce más importante de nuestro país (Imagen Ilustrativa Infobae)
La importancia de los glaciares es constituyen una de las reservas de agua dulce más importante de nuestro país (Imagen Ilustrativa Infobae)

Un día como hoy, pero de 1877, Francisco Pascasio Moreno, más conocido como el Perito Moreno por su rol como representante de la Argentina en el diferendo de límites con Chile, llegó por primera vez al Lago Argentino, al que bautizó de esta forma, y estuvo cerca del glaciar que actualmente lleva su nombre.

Gracias esta acción, en la Argentina, se celebra cada 15 de febrero el Día Nacional de los Glaciares para generar conciencia sobre la necesidad de protegerlos.

De acuerdo con el primer Inventario Nacional de Glaciares, realizado en 2018, en la Argentina hay un total de 16.968 cuerpos de hielo, de los cuales 16.078 se encuentran en la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur. Este relevamiento se realizó a partir de la Ley 26.639, que creó el Inventario Nacional de Glaciares, una herramienta destinada a la protección y manejo de los recursos hídricos en estado sólido de la Argentina.

El primer Inventario Nacional de Glaciares data de 2018 y debió actualizarse en 2023 (Imagen Ilustrativa Infobae)
El primer Inventario Nacional de Glaciares data de 2018 y debió actualizarse en 2023 (Imagen Ilustrativa Infobae)

El recuento, llevado a cabo desde Jujuy hasta Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur detectó que, de los 16.968 cuerpos de hielo, 16.078 se encuentran en la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur. Los cuerpos de hielo relevados ocupan una superficie total de 8.484 km2, de los cuales 5.769 se encuentran en la Cordillera de los Andes y 2.715 en las Islas del Atlántico Sur, indicó el informe oficial.

Ese inventario se lleva a cabo cada cinco años, según indica la ley sancionada en 2010, con lo cual, como el último informe del que surgen los datos mencionados se publicó en 2018, actualmente el organismo a cargo se encuentra elaborando el segundo que ya se encuentra atrasado y debería ver la luz durante este año.

Los glaciares constituyen una de las reservas de agua dulce más importante de nuestro país, apta para el consumo humano, ya que alimentan las cuencas hidrográficas del territorio.

Desde Jujuy hasta Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur detectaron 16.968 cuerpos de hielo (Imagen Ilustrativa Infobae)
Desde Jujuy hasta Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur detectaron 16.968 cuerpos de hielo (Imagen Ilustrativa Infobae)

El agua líquida de los glaciares puede provenir de dos fuentes: de la fusión de nieve o hielo o directamente de lluvia. El sistema hidrológico interno de un glaciar es complejo variando de lugares de percolación (paso lento de fluidos a través de materiales porosos) a sistemas de túneles, grietas y cuevas.

Un glaciar es una gruesa masa de hielo que se origina en la superficie terrestre por acumulación, compactación y recristalización de la nieve, mostrando evidencias de flujo en el pasado o en la actualidad. Su existencia es posible cuando la precipitación anual de nieve supera la evaporada en verano, por lo cual la mayoría se encuentra en zonas cercanas a los polos, aunque existen también en montañas. Y por supuesto forma parte del cliclo del agua.

Los científicos, que deberían tener actualizado su inventario nacional de glaciares, ahora están sumidos en la preocupación por el nuevo DNU del Gobierno que amenaza la existencia de los glaciares y las zonas periglaciares, según sus últimos informes.

Los glaciares se están derritiendo a causa de la acción del hombre sobre el clima (Foto: Autoridad Nacional del Agua)
Los glaciares se están derritiendo a causa de la acción del hombre sobre el clima (Foto: Autoridad Nacional del Agua)

El amplio paquete de reformas impulsado por el presidente de Argentina, Javier Milei, implica un “retroceso” normativo que vulnera la protección de bosques, glaciares y otros recursos naturales, advirtieron organizaciones ambientalistas.

“Vemos con profunda preocupación lo que se esconde atrás de este proyecto porque incluye modificaciones que atentarían contra la protección del ambiente y los ecosistemas. Lo que pone en jaque esta ley es la protección de nuestros bosques nativos y de nuestros glaciares”, señaló a fin de año Diego Salas, director de Programas de Greenpeace Andino.

La iniciativa impulsada por el nuevo Gobierno introduce cambios en la ley de Glaciares aprobada en 2010, la ley de Bosques Nativos de 2007 y la ley de Protección Ambiental para el Control de Actividades de Quema de 2009.

El calentamiento global afecta a los glaciares (CNR)
El calentamiento global afecta a los glaciares (CNR)

“Estas regulaciones fueron en su mayoría producto de la movilización y la exigencia de la población a lo largo de los años. Resulta inaceptable que por un sesgo ideológico se hipoteque el presente y futuro del país: sus reservas de agua dulce, su seguridad y soberanía alimentarias, su biodiversidad y el derecho a un ambiente y vida sanas”, comentó Martín Vainstein, coordinador nacional de Climate Save Argentina.

La reforma facilita el desmonte sin autorización previa y la quema de pastizales con fines agropecuarios o inmobiliarios aún sin contar con un permiso formal para hacerlo, recorta los fondos estatales disponibles para el cuidado de los bosques y permite actividades económicas, como la minería, en áreas periglaciares.

“Hoy, en la zona Periglaciar no se permite realizar actividades económicas, como la megaminería, pero con esta modificación se podría. Algo importante para tener en cuenta es que los glaciares andinos perdieron el 42% de su superficie en los últimos 30 años”, remarcó a Infobae en diciembre la joven activista ambiental Nicki Becker, cofundadora de la ONG Jóvenes por el Clima Argentina.

Aun sin calentamiento un tercio de glaciares alpinos no llegará a 2050 (
UNIL /GUILLAUME JOUVET)
Aun sin calentamiento un tercio de glaciares alpinos no llegará a 2050 ( UNIL /GUILLAUME JOUVET)

La iniciativa del Gobierno contempla la protección de las siguientes geoformas: “Los glaciares descubiertos y cubiertos en el ambiente glaciar; y los de roca o escombros activos en el ambiente periglacial, en la medida que dichas geoformas se ubiquen en el territorio de la República Argentina”. También establece que “los glaciares constituyen bienes de dominio público de la Nación o de las Provincias según el territorio en el que se encuentren”.

Además, los glaciares deberán cumplir con los siguientes requisitos para ser protegidos: deben estar incluidos en el Inventario Nacional de Glaciares; contar con una perennidad continua de al menos dos años o más; contar con una dimensión igual o superior a una hectárea y tener una función hídrica efectiva y relevante ya sea como reserva de agua o recarga de cuencas hidrológicas.

Qué son los glaciares

Turistas visitan el glaciar Perito Moreno en las afueras de El Calafate, (REUTERS/Lucinda Elliott)
Turistas visitan el glaciar Perito Moreno en las afueras de El Calafate, (REUTERS/Lucinda Elliott)

Los glaciares son grandes masas de hielo que se acumulan en zonas elevadas, por encima del nivel de las nieves perpetuas, o en las regiones polares, y que descienden lentamente hasta niveles inferiores, como si fuese un río de hielo.

Se forman a partir de la acumulación de nieve. A medida que aumenta el espesor, la compactación provocada por el peso de la nieve, la fusión y la recongelación de los cristales van transformando la nieve, que pierde porosidad y gana densidad.

Según los especialistas argentinos en el Inventario Nacional de Glaciares, éstos “constituyen componentes cruciales de muchos sistemas hidrológicos de montaña y son reconocidos a nivel mundial como ‘reservas estratégicas’ de agua, son además elementos emblemáticos del paisaje, que por sus funciones como reguladores hídricos, su belleza y atractivo turístico, generan numerosos beneficios e ingresos significativos para las economías regionales y nacionales”.

“Los cuerpos de hielo también constituyen excelentes laboratorios naturales para estudios científicos de diversa índole, y ocupan un lugar destacado a nivel mundial como indicadores de cambios climáticos pasados y presentes”, agregaron.

El organismo argentino también advirtió que “el rápido retroceso de los glaciares en los Andes y otras regiones montañosas del mundo es considerado como uno de los signos más claros del calentamiento que ha experimentado el planeta en las últimas décadas”.