Feriado de Carnaval: 5 recetas de platos internacionales para festejar en familia

En distintos puntos del globo, esta celebración, no solo convoca a bailar y a disfrutar de las comparsas, sino también a deleitarse con preparaciones distintivas de cada región. Un repaso por los sabores propios de estas fechas

Compartir
Compartir articulo
Durante el carnaval, las calles se llenan de colores, ritmos y delicias culinarias que realzan la festividad, transformándose en una experiencia sensorial que trasciende fronteras (Imagen ilustrativa Infobae)
Durante el carnaval, las calles se llenan de colores, ritmos y delicias culinarias que realzan la festividad, transformándose en una experiencia sensorial que trasciende fronteras (Imagen ilustrativa Infobae)

La llegada de los carnavales provoca que las calles se transformen en un vibrante espectáculo de colores y ritmos, donde la gastronomía emerge como uno de los actores principales. El carnaval ha evolucionado hacia una celebración de exuberancia y placer, que supera las barreras geográficas para adoptar manifestaciones únicas en distintos rincones del planeta.

En este contexto, hay platos que se convierten en protagonistas, ofreciendo un punto de encuentro y celebración, a medida que las tradiciones culinarias de cada localidad cobran vida, permitiendo a quienes participan emprender un viaje sensorial a través de la vasta diversidad cultural.

Por otro lado, la significación de la comida va más allá de lo puramente gustativo, actuando como un puente hacia la esencia de esta festividad. Los diversos manjares que se degustan, cargados de historia y sabor, proporcionan una experiencia en perfecta armonía con el ambiente de júbilo. Aquí, un repaso por las más destacadas recetas de platos internacionales de carnaval.

Recetas internacionales de carnaval para festejar en familia

1- Carnaval en Río de Janeiro, Brasil: feijoada

En muchos casos, la feijoada se complementa con arroz y otros ingredientes
En muchos casos, la feijoada se complementa con arroz y otros ingredientes

En la exuberante ciudad de Río de Janeiro, Brasil, se celebra un carnaval considerado por muchos como la joya de la corona de las festividades carnavalescas a nivel global. Los desfiles de samba, con sus carrozas que alcanzan los 20 metros de altura y los miles de bailarines que irradian talento y una energía contagiosa, constituyen el corazón de este evento convirtiéndolo en un espectáculo visual sin par. Y mientras los ritmos de samba llenan el aire, la feijoada, ese platillo emblemático de la cocina brasileña, se convierte en el complemento perfecto para los festejos, distribuyéndose generosamente entre locales y visitantes, y sirviendo como un delicioso recordatorio de la rica cultura gastronómica de Brasil durante el carnaval y, en consecuencia, durante todo el año.

Ingredientes

-250 gramos de porotos negros cocidos

-Agua

-Aceite

-Una cebolla

-Dos dientes de ajo

-Una hoja de laurel

-Sal

-Pimienta.

En una olla grande, calentar aceite a fuego medio. Agregar la cebolla picada y los dientes de ajo al aceite caliente. Freír hasta que estén dorados. Añadir los porotos negros cocidos a la olla. Agregar sal y pimienta a gusto, junto con la hoja de laurel. Dejar cocinar a fuego bajo durante 30 minutos, o hasta que la preparación comience a espesar, revolviendo ocasionalmente. Una vez que la mezcla esté espesa, cocinar a fuego bajo durante otros 5 minutos.

2- Carnaval de España: orejas de carnaval

El amasado de las orejas de carnaval de España, vinculadas a las matanzas del cerdo, evoca la historia y las costumbres de las celebraciones de carnaval  (Getty)
El amasado de las orejas de carnaval de España, vinculadas a las matanzas del cerdo, evoca la historia y las costumbres de las celebraciones de carnaval (Getty)

En las regiones de Galicia y León, las orejas de carnaval emergen como un postre emblemático vinculado estrechamente a las celebraciones de Carnaval, destacando por su singular forma que recuerda a las orejas de un cerdo. Este dulce tradicional, compuesto por una masa frita fina y espolvoreada con azúcar glas, es fruto de una costumbre que marida la gastronomía con el período festivo.

Este vínculo entre las orejas de carnaval y las festividades proviene de un antiguo ritual asociado a las matanzas del cerdo. Durante este evento, que coincidía cronológicamente con el inicio del Carnaval, se comenzaron a elaborar estos postres imitando la forma de las orejas del animal, configurando así una tradición que pervive hasta nuestros días.

Ingredientes

-140 gramos de leche.

-Dos huevos.

-50 mililitros de aceite.

-20 gramos de manteca.

-Dos cucharadas de licor de anís.

-500 gramos de harina.

-Sal.

-Canela (opcional).

En un recipiente grande, mezclar la leche, los huevos, el aceite, la manteca derretida y el licor de anís. Agregar la harina poco a poco a la mezcla líquida, y una pizca de sal. Amasar hasta obtener una masa suave y homogénea. Dejar reposar la masa durante aproximadamente una hora. Estirar la masa sobre una superficie enharinada. Con un cuchillo, cortar la masa en forma rectangular. Calentar aceite en una sartén. Freír en el aceite caliente hasta que estén doradas por ambos lados. Retirar las frituras y colacarlas sobre papel absorbente. Espolvorear con canela al y dejar enfriar.

3- Carnaval en Berlín, Alemania: berlinesas

Las berlinesas complementan la algarabía del festival de carnaval en la capital alemana (Pixabay)
Las berlinesas complementan la algarabía del festival de carnaval en la capital alemana (Pixabay)

El Carnaval de las Culturas en Berlín, Alemania, marca una vibrante celebración que abraza la diversidad y promueve la inclusión a través de un festín de actividades culturales. Este evento, que atrae a cientos de participantes anualmente, simboliza el carácter cosmopolita de la capital alemana. Nacido originalmente como una manifestación contra la xenofobia, hoy día el Carnaval se convierte en un himno a la armonía y la aceptación de las diferencias.

El programa del Carnaval incluye un desfile lleno de color y vitalidad, que se complementa con actuaciones de música en directo y puestos que ofrecen platos típicos de varias partes del mundo, destacando entre ellos las Berlinesas, un clásico de la época.

Ingredientes

-450 gramos de harina de trigo.

-200 mililitros de leche.

-80 gramos de azúcar.

-70 gramos de manteca.

-Una cucharadita de esencia de vainilla.

-Dos huevos.

-10 gramos de levadura seca.

-Sal.

-150 gramos de chocolate.

Calentar la leche en el microondas hasta que esté tibia y disolver la levadura en ella. Agregar el azúcar, la mantequilla derretida y los huevos batidos a la leche con levadura y mezclar bien. Incorporar la harina y la sal, y amasar hasta obtener una masa suave pero no demasiado firme.

Cubrir la masa y déjala reposar durante 1 hora o hasta que duplique su tamaño. Después del reposo, volver a amasar ligeramente la masa y estirarla con un rodillo hasta obtener un grosor de 2 centímetros. Cortar la masa en círculos y dejar reposar durante 1 hora en una bandeja cubierta.

Calentar aceite de girasol en una sartén y freír las porciones de masa hasta que estén doradas por ambos lados. Escurrirlas en papel de cocina. Con una manga pastelera de boca fina, rellenar las porciones de masa con el chocolate derretido. Espolvorear azúcar sobre las porciones aún calientes y dejar que se enfríen antes de servir.

4- Carnaval en Nueva Orleans Estados Unidos: pan muffuletta

El Mardi Gras de Nueva Orleans se distingue por su creatividad culinaria, en la que el sándwich de pan muffuletta juega un rol especial en las festividades (Freepik)
El Mardi Gras de Nueva Orleans se distingue por su creatividad culinaria, en la que el sándwich de pan muffuletta juega un rol especial en las festividades (Freepik)

En Nueva Orleans, la festividad del Mardi Gras o Martes de Carnaval es uno de los ejes centrales de las celebraciones, marcando el apogeo de la creatividad y la expresión cultural antes del período de la Cuaresma. Con desfiles que serpentean las calles, carrozas trabajadas meticulosamente y disfraces que desafían la imaginación, este evento congrega anualmente a multitudes ansiosas por ser parte de una tradición arraigada en la esencia misma de la ciudad.

Más allá de la algarabía y el espectáculo visual, el Mardi Gras también es una fiesta para el paladar; entre las diversas delicias, los sándwiches en pan muffuletta ocupan un lugar destacado en esta celebración, brindando a locales y visitantes una experiencia gustativa tan memorable como los destellos y la música que llenan el aire. El muffuletta es un pan redondo que suele llevar sésamo y se prepara con ingredientes como fiambres, quesos y aceitunas, entre otros.

Ingredientes

-200 mililitros de agua

-Azúcar al gusto

-10 gramos de levadura fresca o 1 cucharadita de levadura seca

-70 gramos de mantequilla

-380 gramos de harina de trigo

-Sal al gusto

-Sésamo para decorar

En un procesador de alimentos o un bol grande, mezclar el agua tibia con el azúcar hasta que se disuelva por completo. En un recipiente aparte, tamizar la harina y agregar la levadura. Añadir la manteca y una taza de harina a la mezcla de agua y azúcar.

Incorporar gradualmente el resto de la harina y la sal, amasando la masa hasta que esté suave y homogénea. Colocar la masa en un bol ligeramente engrasado, cubrir con film y dejar reposar durante aproximadamente una hora y media, hasta que la masa duplique su tamaño. Sacar la masa del bol y amasarla sobre una superficie enharinada.

Preparar una bandeja de horno con aceite. Formar una bola redonda y aplastada con la masa. Cubrirla y dejarla reposar en el horno apagado durante una hora y media. Precalentar el horno a 220°C. Humedecer ligeramente la superficie de la masa con agua y espolvorear con sésamo. Hornear durante 30 minutos. Retirar el pan del horno cuando esté dorado y cocido por dentro, y dejar enfriar.

5- Carnaval en Venecia, Italia: Frittelle

Los frittelle capturan el espíritu del carnaval, ofreciendo a locales y visitantes un gusto que representa una parte esencial de las antiquísimas tradiciones de la ciudad (Freepik)
Los frittelle capturan el espíritu del carnaval, ofreciendo a locales y visitantes un gusto que representa una parte esencial de las antiquísimas tradiciones de la ciudad (Freepik)

En la ciudad de Venecia, emblemática por sus canales y su rica historia, el carnaval es uno de los mayores exponentes de la cultura. Desde el siglo XIII, las máscaras han sido parte integral de este festejo, permitiendo a las personas ocultar su identidad y sumergirse en un mundo de fantasía y libertad.

Entre los numerosos encantos del carnaval, los frittelle, un dulce típico de la época, se destacan como uno de los manjares más venerados, ofreciendo a propios y extraños un sabor único que encapsula la esencia de Venecia en cada bocado.

Ingredientes

-30 gramos de manteca.

-La ralladura de un limón.

-Cuatro huevos.

-200 mililitros de agua.

-Sal.

-30 gramos de azúcar.

-400 mililitros de leche entera.

-30 gramos de almidón de maíz.

-Tres yemas de huevo.

-150 gramos de harina tipo 00.

-70 gramos de azúcar.

-Aceite.

-Esencia de vainilla.

Una postal clásica del carnaval de Venecia (Alberto PIZZOLI / AFP)
Una postal clásica del carnaval de Venecia (Alberto PIZZOLI / AFP)

En una olla pequeña, calentar a leche con unas gotas de esencia de vainilla hasta que hierva. Retirarla del fuego y reservar. En un recipiente grande, mezclar el azúcar, los huevos, la harina tamizada con el almidón de maíz hasta obtener una mezcla homogénea. Verter gradualmente la leche caliente sobre esta mezcla, revolviendo constantemente con una cuchara de madera, hasta obtener una crema suave y espesa. Reservar esta crema.

En otra olla, hervir el agua con la mantequilla y una pizca de sal y azúcar. Retirar del fuego y agregar la harina, el almidón de maíz y la ralladura de limón tamizadas. Mezclar hasta obtener una masa suave y homogénea. Volver a poner la masa en el fuego y cocina, revolviendo constantemente, hasta que se separe de los bordes de la olla y forme una bola. Transferir la masa a un bol y dejar que se enfríe.

Agregar las yemas de huevo a la masa, mezclando bien hasta obtener un resultado suave. Calentar aceite a fuego medio. Con la ayuda de dos cucharas, formar bolitas con la masa y freírlas en el aceite caliente hasta que estén doradas y crujientes. Retirar las bolitas de la sartén con una espumadera y colocarlas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.