Infancia y aislamiento: ¿cómo viven los más chicos la cuarentena en Argentina?

La asociación civil Aralma llevó adelante un cuestionario a 1732 padres para conocer en detalle cómo viven los niños el encierro durante la cuarentena obligatoria

Guardar

Nuevo

Una encuesta indagó en cómo viven el aislamiento los más chicos (Shutterstock)
Una encuesta indagó en cómo viven el aislamiento los más chicos (Shutterstock)

La pandemia mundial de COVID-19 afecta y afectará nuestras vidas para siempre. El registro de lo traumático comenzó a manifestarse en personas con ansiedad, pánico y diferentes formas de congoja y tristeza. De acuerdo a la licenciada Sonia Almada, psicoanalista, especialista en Infancia y adolescencia y presidenta de Aralma asociación civil dedicada a la asistencia, investigación y capacitación en Infancia, adolescencia y familias, “el trauma psíquico implica siempre una interacción del afuera que irrumpe con violencia en nuestro aparato psíquico y no tenemos las herramientas, la madurez y/o las condiciones para elaborarlo, en donde cada persona enfrenta estas situaciones de una particular manera”.

Según la especialista, “los niños y niñas en estas situaciones, por su propia inmadurez e indefensión, necesitan de los adultos para enfrentarlas de una mejor manera y aun así, sufren también severas consecuencias”.

“Si bien el sistema de educación y entretenimiento por Internet se adecuó inmediatamente, especialmente para que se eduquen y distraigan frente a las pantallas que es lo que se espera de los niños siempre, no se los escucha. No se les preguntó hasta el momento cómo se sienten, cómo llevan la cuarentena”, agregó.

En Argentina, desde el 15 de marzo se suspendieron las clases, lo que hace que los niños estén en sus hogares hace un mes y medio, es decir 46 días (Shutterstock)
En Argentina, desde el 15 de marzo se suspendieron las clases, lo que hace que los niños estén en sus hogares hace un mes y medio, es decir 46 días (Shutterstock)

En Argentina, los niños no van a clases y se mantienen cumpliendo el aislamiento en sus hogares desde el 15 de marzo, es decir hace 1 mes y medio, lo que corresponde a 46 días. En su último anuncio, el presidente Alberto Fernández afirmó que cualquier persona podría hacer uso de una salida diaria recreativa, no deportiva, de una hora y en un límite de 500 metros a la redonda.

Sin embargo, los cuatro principales distritos del país aclararon que no permitirían esta flexibilización. CABA, provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe emitieron un histórico comunicado conjunto en el que informaron que no adhieren a lo promovido por el Presidente. Varias provincias se manifestaron también en este sentido.

Para la licenciada en piscología Sonia Almada, esta medida “definitivamente podría ayudar, es una ilusión que ayuda a los niños sobrellevar esta situación, y más teniendo en cuenta que el aislamiento para ellos empezó antes”.

Desde Aralma, asociación civil dedicada a la asistencia, investigación y capacitación en Infancia, adolescencia y familias, elaboraron un cuestionario para padres y madres de niños, niñas y adolescentes, con afirmaciones acerca de la crianza en aislamiento que busca valorar cómo viven los niños junto a sus familias esta situación. Prepararon 25 ítems que respondieron 1732 padres, madres y tutores residentes en Buenos Aires. El 33% de niños y niñas de la encuesta correspondieron a edades entre 0 a 5 años, el 44% de 6 a 13 años y el 23% de 14 a 17 años.

Según una encuesta de Unicef Argentina, casi el 60 por ciento de los hogares redujo sus ingresos desde que comenzó la cuarentena (Shutterstock)
Según una encuesta de Unicef Argentina, casi el 60 por ciento de los hogares redujo sus ingresos desde que comenzó la cuarentena (Shutterstock)

Almada explicó en diálogo con Infobae: “Hace muchos años describí en Argentina un síndrome denominado por auto encierro, en los años 2000, que ya existía en Japón, había más de 1 millón de jóvenes encerrados por decisión propia. Son chicos que les resulta muy difícil la vida en el exterior y la relaciones sociales, por lo que comienzan a encerrarse, rompen todo lazo social, dejan la escuela, se separan de amigos y familiares y se encierran en sus cuartos”.

“En relación a este síndrome, se nos ocurrió pensar el aislamiento como algo que podría ser perjudicial para la salud de niños, jóvenes y adolescentes”, agregó.

Una de las preguntas del cuestionario cuya respuesta más les llamó la atención a los investigadores fue “Necesito asesoramiento psicológico para llevar adelante la crianza durante el aislamiento”.

Según especificó la directora y fundadora de Aralma, “las familias hacen lo que pueden dentro de la desorientación general y la angustia que provoca una situación sin precedentes. El primer momento del encierro pudo ser aprovechado para realizar actividades que antes no se hacían porque el trabajo diario no permite largas horas de convivencia. Pero las tareas educativas han sido excesivas”. “Me compraría dos manos para poder hacer la tarea que me mando la maestra” dijo Bautista de 10 años en una red social. ¡Y cuántas orejas necesitarán también las mamás y papás para acompañarlos!".

Los niños no son sujetos públicos, no participan de las decisiones, no votan. La infancia es contada por las experiencias adultas, como un recuerdo. Nunca es un aquí y ahora. Apenas comenzado el aislamiento pensamos como tramitarían esta situación los más chicos”, analizó.

El uso de los barbijos no está recomendado en menores de 3 años por el riesgo de ahogamiento (Shutterstock)
El uso de los barbijos no está recomendado en menores de 3 años por el riesgo de ahogamiento (Shutterstock)

Lo que se espera y lo que pasa cuando esto no sucede

El 54,3 % espera que el niño/a consiga nuevos conocimientos durante el aislamiento. El 73, 9 % espera que su hijo/a se entretenga solo/a.

Una de las condiciones del encierro es la baja en la actividad. Aquello que las personas solían hacer en un día ahora les cuesta más de dos jornadas. Se encuentran en general con poco ánimo y energía. Esperar que los niños y niñas se sientan de otra manera es esperar mucho y equivocadamente. Es difícil encontrar entretenimientos por sí mismos como es difícil para el adulto construir alternativas durante tanto tiempo de confinamiento. Esto último nos lleva a otro resultado:

El 32 % siente que la convivencia con su hijo/a es agotadora. No puede ser de otra manera después de tantos días de ininterrumpidos de compañías forzadas, sé soportar frustraciones, enojos e insatisfacción.

Otra de las preguntas fue: “No sé cómo mantener informado a mi hijo/a acerca de la pandemia”. ¿Los niños y niñas deben estar informados acerca de la pandemia? ¿Qué debería contarle? ¿Tengo que contarle algo? No quiero que tenga miedo, ¿cómo hago?

“Se ha dejado a los niños y adolescentes solos y encerrados aturdidos con tareas educativas, domésticas y de entretenimiento superficial. Se dejó solas a las familias, en cierto desamparo de cómo afrontar esta crisis. Necesitamos pensar y construir mecanismos para salir también de esta encerrona, donde si salís te enfermas y si no salís también. La salud mental es fundamental. ¿Cómo hacer para construir salidas transitorias de cuidado de la salud psíquica y física de niños, niñas y adolescentes?”, reflexionó Almada.

Algunos distritos donde la circulación del virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19 no es tan alta, permitieron una salida diaria recreativa, tal lo dispuso el DNU del presidente Alberto Fernández
Algunos distritos donde la circulación del virus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19 no es tan alta, permitieron una salida diaria recreativa, tal lo dispuso el DNU del presidente Alberto Fernández

Para la presidenta de Aralma, “es necesario también denunciar la vulnerabilidad de los niños y niñas que padecen violencia que no tienen dónde ni a quién recurrir en este momento y conviven con su agresor. También mencionar que esta encuesta no pudo dirigirse a grupos en vulnerabilidad social que viven en hacinamiento, pobreza y marginalidad a quienes no se pudo encuestar desde este cuestionario virtual”.

“Tampoco están expresados los niños, niñas y adolescentes en situación de institucionalización a quienes relevar en otra encuesta. Por supuesto el coronavirus nos tomó desprevenidos a todos, pero necesito destacar que primero se pensó en los trabajadores, luego en las mujeres y otras identidades, luego en los ancianos, en las personas privadas de la libertad y solo después en los niños. Como siempre es hora de escuchar la voz de los chicos”, sintetizó.

Desde la organización adelantaron a Infobae que próximamente tendrán los resultados de un cuestionario elaborado en cada una de las provincias, agregadas a ciudad de Buenos Aires y provincia de Buenos Aires; otro para hogares convivenciales que apunta a niños que están privados de cuidados parentales.

SEGUÍ LEYENDO: