Violencia en Rosario: difundieron el video del sicario que mató a un hombre en una verdulería

Lo publicó la fiscalía, ya que no pudo ser identificado. Además, se ofrece un millón de pesos por información que permita su captura

Compartir
Compartir articulo
Así fue el ataque en la verdulería de Rosario

El Ministerio de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos de Santa Fe volvió a ofrecer una recompensa de un millón de pesos para quienes puedan aportar datos útiles sobre el sicario que el pasado 3 de mayo efectuó 37 disparos contra una verdulería de la zona sur de Rosario, mató a Mauro Augusto Villamil (36), un cliente ocasional, e hirió a dos empleadas del local. Por su parte, el Ministerio Público de la Acusación posteó las imágenes del sospechoso, quien quedó filmado arrojando una bolsa en la puerta del comercio antes de jalar el gatillo de su arma.

En el video se observa que el sospechoso, que viste un buzo naranja con un dibujo en el frente, zapatillas blancas y un pantalón de jogging oscuro, se acerca a la verdulería de Corrientes y Gutiérrez, en el barrio Tiro Suizo, deja caer una bolsa con algo en su interior –hasta el momento no trascendió qué contenía– y luego disparó al retirarse.

De acuerdo a la investigación que lleva adelante la fiscal de Homicidios Dolosos Georgina Pairola, ese hombre sería el autor de los 37 disparos que mataron a Villamil y lesionaron a dos mujeres de 21 y 50 años, que fueron trasladadas a distintos hospitales.

Si bien la calidad de la filmación no permite ver el rostro con nitidez, los investigadores policiales y judiciales confían en que la forma particular de caminar del sospechoso pueda ser identificada por otras personas.

La escena del crimen
La escena del crimen

A más de cinco meses del ataque, no hubo personas detenidas ni imputadas en la causa. Tampoco trascendió cuál habría sido el posible móvil de semejante balacera contra una verdulería. Por su parte, la jefa de fiscales de Rosario María Eugenia Iribarren dijo en aquel momento que consideraba el asesinato como “un mensaje” hacia los dueños del negocio, que ya habían sufrido una intimidación previa.

Villamil, la víctima fatal de la balacera, había ido al comercio a comprar verduras para un asado con amigos. Testigos, familiares y allegados luego comentaron que Mauro era taxista y playero en una estación de servicio. El día después de su homicidio, sus colegas llevaron a cabo una medida de fuerza en señal de protesta por el hecho y en reclamo de mayor seguridad.

Según comunicó este martes el Ministerio Público de la Acusación, la recompensa económica será otorgada a quienes aporten información que pueda ser relevante y decisiva para la detención del sicario. Agregaron que las identidades de las personas que acerquen datos será preservada durante y después de finalizada la investigación.

Mauro Villamil tenía 36 años
Mauro Villamil tenía 36 años

Desde el Poder Judicial indicaron que “todo aquel que pueda aportar datos tendrá la reserva del caso y puede comunicarse a las redes sociales de Fiscalía Regional Segunda Circunscripción Rosario (Facebook, Twitter e Instagram), presentarse en la Unidad de Homicidios Dolosos, ubicada en calle Sarmiento 2850 de Rosario, o comunicarse al teléfono 3416145252 o al mail gpairola@mpa.santafe.gov.ar”.

Docente prófugo

En tanto, a casi 20 días de la muerte de Ivana Garcilazo, la hincha de Rosario Central que murió tras recibir un piedrazo en la cabeza, la Justicia continúa la búsqueda del docente prófugo, mientras las autoridades intentan identificar a la tercera persona involucrada. Ariel Cabrera, de 42 años, se entregó el jueves pasado en la sede de la Agencia de Investigación Criminal del barrio de Las Heras.

Damián Reifenstuel, en la izquierda de la imagen, es intensamente buscado. Ariel Cabrera, en la derecha, se entregó
Damián Reifenstuel, en la izquierda de la imagen, es intensamente buscado. Ariel Cabrera, en la derecha, se entregó

El prófugo es el profesor de química Damián Reifenstuel, también de 42 años, quien pudo ser identificado gracias al testimonio de un taxista que lo vio atacando a la joven, llamó a la Policía e, incluso, le dijo: “Flaco, mataste a una pibita”.

Reifenstuel, a diferencia de Cabrera, cambió completamente su rutina tras la muerte de la víctima. Pasó parte de enfermo en los establecimientos educativos donde trabajaba y posteriormente renunció.

El crimen ocurrió el 30 de septiembre en la calle Ovidio Lagos, entre Montevideo y la avenida Pellegrini, poco después de que se disputara el clásico rosarino. Ivana volvía de ver el partido en el Gigante de Arroyito, por lo que llevaba la camiseta de Central. Llegó a un semáforo y fue atacada a piedrazos por los sospechosos, según se cree. Un golpe en la sien derecha fue lo que le provocó la muerte. Su novio viajaba detrás en otra moto, presenció todo y se enfrentó a Cabrera.