La justicia de la provincia de Entre Ríos encontró este martes a Sebastián Wagner como culpable del asesinato y el abuso sexual de la joven Micaela García, de 21 años, y decidió condenarlo a cadena perpetua. En tanto, su jefe Néstor Pavón recibió el castigo de cinco años de prisión por encubrimiento agravado y el hijastro de Wagner, Gabriel Otero, fue absuelto.

Los magistrados María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo aplicaron sobre Wagner, quien tenía antecedentes de ataques sexuales en su pasado, la pena más dura. Lo encontraron culpable por "abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio".

"Sebastián Wagner secuestró, violó y mató a Micaela García", afirmó el Tribunal durante la lectura del veredicto.

Durante el veredicto se descartó la posibilidad de que Wagner haya recibido algún tipo de ayuda tanto para el secuestro como para la violación y el homicidio.

Se consideró que Wagner hizo uso de su propia fuerza "que está por encima de la media" y de su experiencia en ataques sexuales para llevar a cabo el hecho.

En tanto, se acusó a Pavón de haber obstruido a la Justicia y de haber encubierto a Wagner después de lo sucedido. Por eso, se lo condenó a cinco años de prisión.

"Se demostró que Pavón ocultó sus ayudas a Wagner ante los investigadores. Tal comportamiento ilícito quedó demostrado al comprobar los dichos con los testimonios de otros indagados", se leyó en el veredicto.

Por su parte, la justicia decidió absolver a Gabriel Otero, el hijo de la última pareja de Wagner, quien en un principio había sido acusado de encubrimiento.

El joven fue el encargado de lavar el vehículo con el que se secuestró y trasladó a Micaela García. Aún así, los magistrados resolvieron que Otero lo hizo sin saber lo que había sucedido en el vehículo.

Uno de los ejemplos más claros fue que Otero no limpió la aspiradora utilizada después de hacer la limpieza en el coche. Una vez que se revisó el propio artefacto, se pudo encontrar pruebas clave que vincularon al propio Wagner en el hecho.

Una de las imágenes más conmovedoras de la jornada fue ver al padre de la joven asesinada, Néstor García, fundirse en un abrazo con el propio Otero dentro del recinto.

Micaela García, estudiante de Educación Física de Gualeguay y oriunda de Concepción del Uruguay, fue vista con vida por última vez cuando salía de un boliche de Gualeguay, el 1° de abril y fue hallada asesinada en un descampado en las afueras de esa ciudad siete días después. Las pericias determinaron que había sido víctima de violación y estrangulada.

Así detuvieron a Sebastián Wagner (Ministerio de Seguridad)
Así detuvieron a Sebastián Wagner (Ministerio de Seguridad)

Wagner fue detenido gracias a la filmación de una cámara del Banco de la Nación en Gualeguay, que mostraba el automóvil Renault 18 que conducía mientras la joven salía del boliche bailable en la madrugada del 1 de abril.

En 2012, Wagner ya había sido condenado por abuso sexual a nueve años de prisión y estuvo en la cárcel hasta que el juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú Carlos Rossi lo liberó en 2016, a pesar de un informe del Servicio Penitenciario que desaconsejó esa decisión.

a
a

En la causa hubo un cuarto imputado, la pareja de la madre de Wagner, Fabián Ehcosor, de 53 años, quien un día antes del inicio del juicio acordó en un juicio abreviado una condena de dos años y seis meses de prisión efectiva. Este, está acusado por "encubrimiento agravado", por ayudar a Wagner a ocultarse en la localidad bonaerense de Moreno mientras estuvo prófugo.