Al menos tres delincuentes hicieron explotar un cajero automático de un Banco Santander Río de Berazategui con una garrafa oculta en un cochecito de bebé y se llevaron al menos 100 mil pesos.

El episodio se registró alrededor de las 4 de la mañana de este miércoles en la sucursal bancaria, ubicada en Rigolleau al 4300, entre 143 y 144, de la zona céntrica de Berazategui, al sur del conurbano.

Peritos en explosivos trataban de determinar las características del artefacto, aunque trascendió que sería de fabricación casera a partir del uso de una garrafa, dijo una fuente policial.

Para disimular el elemento explosivo, los asaltantes utilizaron un carrito de bebé y una manta, lo que les permitió cometer el robo sin despertar sospechas.

Tomó intervención la comisaría primera de Berazategui y la Jefatura Departamental de Quilmes que esta mañana analizaban las cámaras de seguridad del banco y de la comuna en busca de alguna pista para dar con los responsables.