Un vuelo de la aerolínea Austral sufrió desperfectos
Un vuelo de la aerolínea Austral sufrió desperfectos

El sábado pasado, una falla técnica causó momentos de zozobra en pasajeros del vuelo AR 2861 de Austral, con salida desde Córdoba y destino a Ushuaia, cuando en medio del trayecto el avión quedó a oscuras y perdió altura. El desperfecto tuvo origen en un módulo de una de las computadoras y fue resuelto en minutos, sin poner en riesgo a todas las personas a bordo, incluyendo la tripulación.

Desde el área de prensa de Aerolíneas Argentinas (que opera Austral) explicaron a Infobae que el descenso se dio por decisión de la tripulación, que activó un sistema auxiliar presente en todos los vuelos comerciales, que funciona cuando se vuela a baja altura y que de ese modo genera energía extra.

Además, comunicaron que la aeronave, un Embraer 190, está ahora en fase de revisión para que no vuelva a ocurrir la misma falla.

El avión partió del aeropuerto Ambrosio Taravella de la capital cordobesa a las 12: 15 y tenía como hora de arribo al Malvinas Argentinas a las 16. El viaje transcurría con total normalidad hasta que “faltando alrededor de una hora aproximadamente algo pasó, ya que el avión comenzó a perder altura, se apagaron todas las luces y disminuyó la velocidad”, contó Raúl Vázquez, uno de los pasajeros.

Y continuó: “Después de algunos minutos habló el comandante de la nave para decir que había un problema eléctrico y que era posible que se tendría que descender en el aeropuerto más cercano, que todos permanecieran sentados y con los cinturones ajustados”. La tripulación había manejado la posibilidad de aterrizar en Río Gallegos.

“Luego de unos 15 minutos más o menos -relató Vázquez en su perfil de Facebook- el comandante habló otra vez para comunicar que se habían seguido todos los pasos del protocolo para este tipo de situaciones”, sin descartar un aterrizaje anticipado.

El pasajero contó lo sucedido adjuntando una foto de la tarjeta de embarque
El pasajero contó lo sucedido adjuntando una foto de la tarjeta de embarque

El susto del pasajero se disipó en cuestión de minutos. “Gracias a Dios que de pronto se encendieron las luces, luego se apagaron nuevamente y después se volvieron a encender. Entonces habló el comandante para decir que se iba a seguir con el vuelo para descender en Ushuaia”.

SEGUÍ LEYENDO: