¿Tenés problemas para ver esta imagen? Ingresá acá

"Me gusta porque, con el paso de los días, van apareciendo usos distintos de los espacios, es maravilloso ver cómo algo que planeaste de una manera va tomando vida propia", señala entusiasmada Paula de Elía, mientras recorre un amplio corredor junto a Infobae. Es que la especialista junto a su colega Milagros Irastorza fueron las arquitectas argentinas elegidas para darle vida al interior de las flamantes oficinas de Mercado Libre en el barrio porteño de Saavedra.

Las nuevas oficinas de Mercado Libre fueron inauguradas esta semana

El desafío no era sencillo: luego de ganar un concurso lanzado por el gigante regional del comercio electrónico, las expertas debieron repensar el interior de los 9 pisos del viejo edificio que supo ser una fábrica de bombillas de luz de la firma Philips desde la década del '40.

Las arquitectas Milagros Irastorza y Paula de Elía en uno de los “links” emblemáticos del nuevo edificio de Mercado Libre en el barrio porteño de Saavedra
Las arquitectas Milagros Irastorza y Paula de Elía en uno de los “links” emblemáticos del nuevo edificio de Mercado Libre en el barrio porteño de Saavedra

Abandonada, la construcción, que pertenece al Polo Dot de la firma IRSA, debía reformularse para alojar a los más de 2 mil empleados que ya están trabajando en el lugar.

Para llevar adelante el plan de transformación de 26.400 metros cuadrados las dueñas de Estudio Elia Irastorza (EEI), que ya habían trabajado con la empresa de Marcos Galperín en el diseño interior de sus oficinas de San Pablo, Brasil, decidieron trabajar de manera interdisciplinaria. Para eso sumaron también a otros dos estudios que sumaron su impronta: BMA Arquitectos y Methanoia.

"Para nosotros fue muy importante la incorporación, por ejemplo, del arte. Trabajamos con Timoteo Lacroze, que reúne a un colectivo de artistas. Él es una suerte de curador y va haciendo las intervenciones. En este edificio intentamos ese contrapunto: nosotras por lo general trabajamos de manera muy monocromática y acá él avanzó con colores", explica De Elía.

Las escaleras fueron pensadas para conectar todos los pisos de la empresa sin necesidad de depender de ascensores
Las escaleras fueron pensadas para conectar todos los pisos de la empresa sin necesidad de depender de ascensores

De esta manera, no hay rincón que no invite a la contemplación. Quien mire para arriba podrá encontrarse con una enorme estructura con pequeños círculos de colores que cuelgan desde gran altura, una obra de arte curada por Lacroze. Quien prefiera ver hacia abajo, en cambio, se puede encontrar con una especie de túnel de madera que invita a descender a los sectores donde hay varias mesas de trabajo.

Es, justamente, la gran escalinata central y los llamados links lo que más llama la atención de la gran planta de la construcción. Es que, en primer término, según explican las encargadas del proyecto, la idea fue solamente trabajar en el proyecto de una gran escalera que conectara los pisos de la construcción.

La gran obra de arte que se destaca en el sexto piso fue curada por el artista Timoteo Lacroze
La gran obra de arte que se destaca en el sexto piso fue curada por el artista Timoteo Lacroze

"Pensamos que si había una sola escalera que propone una sola forma de circular, donde arriba es lo bueno y abajo es lo menos bueno, se daría una especie de situación jerárquica que es algo que Mercado Libre no propone para nada", detalla Irastorza.

Así fue que surgieron las conexiones internas que se multiplican en distintos espacios y conectan los pisos del lugar, de manera sustentable y sin la necesidad de depender de ascensores.

"Es por eso que hablamos de democratizar el espacio, algo que es de alguna manera la esencia de la empresa. Además se generan circulaciones impredecibles: cada uno navega el edificio de la manera que quiere y quizá sube por un link y baja por otro", agrega De Elía.

Lucila Siboldi Bengolea, gerente de Corporate Real Estate de la empresa
Lucila Siboldi Bengolea, gerente de Corporate Real Estate de la empresa

El piso sexto, con la gran escalera central con gradas, donde en las últimas horas se pudo ver al fundador de la empresa junto al presidente Mauricio Macri, es uno de los espacios más llamativos. Allí se encuentra todo el sector "social", de la firma, es decir, donde los empleados realizan todo tipo de reuniones.

Para esto, hay diferentes tipos de espacios que invitan a juntarse con otros: desde mesas altas con banquetas o sillones que se estiran para mayor comodidad, hasta pequeñas construcciones circulares para tener privacidad y salas vidriadas con mesas y pizarras en las paredes.

"Somos una empresa joven que ya tiene un layout bien abierto y Marcos (Galperín) no tiene ni tuvo jamás una oficina fija. Entonces todos convivimos en la misma planta. Pero los empleados también nos piden ciertos espacios de concentración para algunas tareas específicas, entonces pensamos algunas áreas más privadas para eso, más allá de que nos encanta trabajar en equipo", explica a Infobae la gerente de Corporate Real Estate de la empresa, Lucila Siboldi Bengolea.

El lugar cuenta con diversos espacios para llevar adelante reuniones
El lugar cuenta con diversos espacios para llevar adelante reuniones

Llega el mediodía y son varios los empleados que, computadora en mano, comienzan a circular por los distintos espacios del edificio. Algunos eligen ir hasta el comedor a almorzar, desde donde tienen una vista panorámica privilegiada de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores.

Otro de los puntos más destacados es la terraza del lugar, que ofrece un punto único de reunión y espacio al aire libre.

"Este trabajo sin dudas es el resultado del trabajo en equipo. El día de la inauguración fue una enorme satisfacción de todos. En este tipo de obras de esta magnitud es increíble pensar que cada elemento fue pensado, discutido, analizado, comparado. Desde una baranda hasta un zócalo. Cada cosa tiene mucho esfuerzo", explica De Elía.

El sexto piso del edificio es el lugar central de la empresa
El sexto piso del edificio es el lugar central de la empresa

"No hay nada al azar", apunta su socia y agrega: "Hay que pensar que el proyecto fue desarrollado en un contexto de inflación, sin perder el espíritu del proyecto y sin perder la calidad. Por otra parte, hay un desenfado interesante en todo esto. Acá funcionaba una fábrica, algo súper rígido y octogonal. Nos gustó también animarnos a la disrupción".

Dos mujeres detrás de una obra millonaria

Según informó la empresa, en total el desarrollo de estas oficinas -que se suman a las que la compañía tiene en el Distrito Tecnológico y en Vicente López, entre otras- implicó una inversión de más de 1.100 millones de pesos.

Otro de los espacios “sociales” de la construcción
Otro de los espacios “sociales” de la construcción

Las dos mujeres detrás de la imponente obra aceptaron el desafío sin dudarlo. Con experiencia en este tipo de proyectos arquitectónicos de gran escala –trabajaron en el edificio de Mercado Libre en el barrio de Parque Patricios casi en simultáneo a esta obra y también lo habían hecho en 2016 en la sede de San Pablo y antes en Montevideo, Brasil- el reto era tentador.

"¡Y terminamos siendo mayoría de mujeres en este trabajo, aunque también hay hombres que tuvieron un rol importante", dice Paula de Elía, quien desde hace unos años fusionó su propio estudio arquitectónico con el de su socia, Milagros Irastorza para conformar el Estudio Elia Irastorza.

En la actualidad, desde EEI se dedican principalmente a la arquitectura corporativa y además de Mercado Libre trabajaron en el diseño interior de las oficinas de Despegar y Campari en Puerto Madero, en Al Mundo, Madre y Kaszek Ventures, entre otras.

Paula de Elía en uno de los “links” del nuevo edificio
Paula de Elía en uno de los “links” del nuevo edificio

De Elía se recibió en la Facultad de Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires y desde entonces se dedicó a trabajar desde su propio estudio, que abrió sus puertas en el año 2000, en los sectores residencial y comercial. Con sus proyectos, llegó a participar de importantes exposiciones en la Bienal de Arquitectura de Buenos Aires y en Casa Foa, donde representó a grandes empresas y ganó premios en siete ediciones.

Pero no es lo único: también se dedica al arte abstracto.

Milagros Irastorza, por su parte, se recibió de arquitecta en la Facultad de Arquitectura y urbanismo de la Universidad de Belgrano e hizo un postgrado en marketing.

Milagros Irastorza se recibió de arquitecta en la UB
Milagros Irastorza se recibió de arquitecta en la UB

Después de trabajar en distintas empresas, comenzó en 2001 su propio camino. Su trabajo siempre estuvo relacionado con la arquitectura corporativa para empresas de primera línea.

Como una especie de leit motiv, su vínculo personal con la arquitectura está íntimamente ligado con "generar entornos de trabajo inspiradores y efectivos".

"Hay que pensar que el avance tecnológico y todas las herramientas que hoy tenemos te obligan sí o sí a estar pensando en lo próximo. En un punto vos vas mucho más rápido y cambia toda nuestra percepción del tiempo y el espacio", asegura De Elía.

"Justamente tenemos hoy por hoy un desafío mayor, que es que la gente tenga ganas de venir todos los días a una oficina y no que prefiera quedarse trabajando en la casa o conectado desde donde sea", concluye su socia.

Fotos: Adrián Escandar

Video y tour virtual: Thomas Khazki, Matías Arbotto

Edición: Pedro Kablan

Seguí leyendo