Vacunas nasales: según un estudio, podrían ser más efectivas para prevenir el COVID-19

Las vacunas nasales pueden proteger a los animales del nuevo coronavirus y podrían ser más efectivas que una forma inyectada, advierte una investigación publicada en prestigiosas revistas científicas

Estudios en ratones y monos mostraron que las vacunas nasales pueden proteger a los animales del nuevo coronavirus, y que tales vacunas podrían ser más efectivas que una forma inyectada de la misma vacuna (REUTERS)
Estudios en ratones y monos mostraron que las vacunas nasales pueden proteger a los animales del nuevo coronavirus, y que tales vacunas podrían ser más efectivas que una forma inyectada de la misma vacuna (REUTERS)

En los ocho meses que ya lleva la pandemia del coronavirus en el mundo nos hemos acostumbrado al seguimiento cotidiano de los números: de contagios, de muertos, de recuperados, de camas de terapia intensiva y de respiradores disponibles.

En las últimas semanas, una nueva carrera se ha sumado a nuestras listas de seguimiento: la de los avances de la vacuna contra el coronavirus. Pese a que generalmente el desarrollo de una vacuna implica un proceso complejo que toma años, la crisis global abierta por el COVID-19 ha empujado a los gobiernos, las autoridades científicas y a las empresas privadas a dedicar recursos de forma nunca antes vista.

Recientemente, estudios en ratones y monos mostraron que las vacunas nasales pueden proteger a los animales del nuevo coronavirus, y que tales vacunas podrían ser más efectivas que una forma inyectada de la misma vacuna. Tales investigaciones fueron publicadas en las prestigiosas revistas científicas Nature, Science y National Center for Biotechnology Information.

Los científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis desarrollaron una vacuna que se dirige al virus SARS-CoV-2, se puede administrar en una dosis por la nariz y es eficaz para prevenir la infección en ratones susceptibles al nuevo coronavirus. Ahora planean probar la vacuna en primates no humanos y humanos para ver si es segura y efectiva para prevenir la infección por COVID-19.

A diferencia de otras vacunas COVID-19 en desarrollo, esta se administra por la nariz, a menudo el sitio inicial de la infección (REUTERS)
A diferencia de otras vacunas COVID-19 en desarrollo, esta se administra por la nariz, a menudo el sitio inicial de la infección (REUTERS)

Los autores principales de la investigación, David Curiel y Michael S. Diamond, y sus colegas crearon una vacuna candidata que codifica la proteína de pico SARS-CoV-2, que el virus usa para invadir las células. Luego, administraron la vacuna a ratones modificados mediante bioingeniería que tenían receptores humanos para la proteína.

Después de ser inyectados con la vacuna y luego expuestos al SARS-CoV-2, los ratones no mostraron virus infecciosos en sus pulmones, pero sí albergaban pequeñas cantidades de ARN viral. Por el contrario, los ratones a los que se les insertó la vacuna en la nariz antes de la exposición no tenían ARN viral medible en sus pulmones. Esta y otra evidencia sugiere que la vacuna nasal evitó por completo la infección, dicen los autores.

A diferencia de otras vacunas COVID-19 en desarrollo, esta se administra por la nariz, a menudo el sitio inicial de la infección. En el nuevo estudio, los investigadores encontraron que la vía de administración nasal creaba una fuerte respuesta inmune en todo el cuerpo, pero era particularmente efectiva en la nariz y el tracto respiratorio, evitando que la infección se apoderara del cuerpo.

“Nos sorprendió gratamente ver una fuerte respuesta inmune en las células del revestimiento interno de la nariz y las vías respiratorias superiores, y una profunda protección contra la infección con este virus”, aseguró Diamond, profesor de microbiología molecular y de patología e inmunología. “Estos ratones estaban bien protegidos de la enfermedad. Y en algunos de los ratones, vimos evidencia de inmunidad esterilizante, donde no hay ningún signo de infección después de que el ratón es desafiado con el virus”.

Los investigadores dijeron que el estudio es prometedor, pero advirtieron que la vacuna hasta ahora solo se ha estudiado en ratones (REUTERS)
Los investigadores dijeron que el estudio es prometedor, pero advirtieron que la vacuna hasta ahora solo se ha estudiado en ratones (REUTERS)

Para desarrollar la vacuna, los investigadores insertaron la proteína de pico del virus, que el coronavirus usa para invadir las células, dentro de otro virus, llamado adenovirus, que causa el resfriado común. Pero los científicos modificaron el adenovirus, dejándolo incapaz de causar enfermedades. El adenovirus inofensivo transporta la proteína en forma de pico a la nariz, lo que permite al cuerpo montar una defensa inmunitaria contra el virus SARS-CoV-2 sin enfermarse. En otra innovación más allá de la administración nasal, la nueva vacuna incorpora dos mutaciones en la proteína de pico que la estabilizan en una forma específica que es más propicia para la formación de anticuerpos contra ella.

“Los adenovirus son la base de muchas vacunas en investigación para COVID-19 y otras enfermedades infecciosas, como el virus del Ébola y la tuberculosis, y tienen buenos registros de seguridad y eficacia, pero no se han realizado muchas investigaciones con la administración nasal de estas vacunas”, dijo Curiel, profesor distinguido de oncología radioterápica. Y añadió: “Todas las demás vacunas de adenovirus en desarrollo para COVID-19 se administran mediante inyección en el brazo o en el músculo del muslo. La nariz es una vía nueva, por lo que nuestros resultados son sorprendentes y prometedores. También es importante que una sola dosis produzca una dosis tan sólida respuesta inmune. Las vacunas que requieren dos dosis para una protección completa son menos efectivas porque algunas personas, por diversas razones, nunca reciben la segunda dosis“.

Aunque existe una vacuna contra la influenza llamada FluMist que se administra por la nariz, utiliza una forma debilitada del virus vivo de la influenza y no se puede administrar a ciertos grupos, incluidos aquellos cuyo sistema inmunológico está comprometido por enfermedades como el cáncer, el VIH y diabetes. Por el contrario, la nueva vacuna intranasal COVID-19 en este estudio no usa un virus vivo capaz de replicarse, lo que presumiblemente lo hace más seguro.

Los investigadores dijeron que el estudio es prometedor, pero advirtieron que la vacuna hasta ahora solo se ha estudiado en ratones. “Pronto comenzaremos un estudio para probar esta vacuna intranasal en primates no humanos con un plan para pasar a ensayos clínicos en humanos lo más rápido posible”, advirtió Diamond. “Somos optimistas, pero esto debe continuar pasando por los canales de evaluación adecuados. En estos modelos de ratón, la vacuna es altamente protectora. Esperamos comenzar la próxima ronda de estudios y, finalmente, probarla en personas para ver si podemos inducir el tipo de inmunidad protectora que creemos que no solo evitará la infección sino que también frenará la transmisión pandémica de este virus“, concluyó el especialista.

SEGUÍ LEYENDO:

COVID-19: cuáles son las 7 vacunas más avanzadas, quiénes las hacen y en qué estado se encuentran

Coronavirus en Argentina: quiénes tendrán prioridad para acceder a la vacuna de la Universidad de Oxford que se producirá en el país

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos