Burnout récord: el 94% de los trabajadores argentinos sienten estrés laboral crónico, según una encuesta

Así lo indicó un sondeo de 2023. El resultado es el más elevado desde 2020. El impacto positivo de una gestión adecuada del trabajo que esté en equilibrio con la vida personal

Guardar

Nuevo

Hubo un aumento significativo del síndrome de burnout entre los argentinos, según la encuesta (Imagen ilustrativa Infobae)
Hubo un aumento significativo del síndrome de burnout entre los argentinos, según la encuesta (Imagen ilustrativa Infobae)

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el burnout (agotamiento, en inglés) o síndrome del quemado, como se lo conoce en español, “es el resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”. Este cuadro, de acuerdo a la entidad sanitaria, “se caracteriza por tres dimensiones: sensaciones de agotamiento o agotamiento de energía; mayor distancia mental del trabajo, o sentimientos de negativismo o cinismo relacionados con el trabajo; y reducción de la eficacia profesional”.

La última encuesta llamada Burnout 2023, realizada por el portal Bumeran, la cantidad de argentinos que dice sufrir el síndrome del quemado pasó de 81% en 2021 a 86% el año pasado y a 94% este año.

De acuerdo con la licenciada Angélica Vicencio Sánchez, psicóloga (MP 1019), especialista en psicología laboral, “el estrés crónico, la ansiedad, la depresión, falta de concentración y la fatiga son algunos de los indicadores más comunes del burnout” explicó a Infobae.

“El síndrome de burnout se ha convertido en uno de los riesgos laborales psicosociales más importantes en la sociedad actual, siendo un anglicismo que se utiliza para referirse a un trastorno de origen emocional, con implicaciones psicológicas y físicas, causado por altos niveles de estrés sufridos de forma prolongada en el ambiente laboral, en el área de la salud”, afirmó en una nota reciente a Infobae la doctora Alejandra Ávalos Oddi, médica cardióloga, directora del Consejo de Aspectos Psicosociales de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

El burnout afecta principalmente a trabajos con alto nivel de exigencia y presión, como los médicos
El burnout afecta principalmente a trabajos con alto nivel de exigencia y presión, como los médicos

Por otra parte, Daniel Colombo, máster coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos y certificado por la Federación Internacional de Coaching (ICF) , y la psicóloga Mónica Muruaga, autores de “Preparados… Listos… ¡Out! Manual para sobrevivir al estrés”, explican en su libro: “Estar “fundido”, “agotado”, “no dar más” son expresiones que pueden ser asociadas al síndrome de burnout, considerado “el nuevo mal del siglo”. Lo sufren empresarios o profesionales que desarrollan sus actividades con eficacia, a costa de sentirse “quemados” por dentro. Se trata de un “proceso paulatino por el cual las personas pierden interés en su trabajo hasta llegar, incluso, a profundas depresiones”.

En el estudio de Bumeran participaron 4.386 personas: 1.549 de Argentina, 754 de Chile, 452 de Ecuador, 464 de Panamá y 1.167 de Perú.

El informe registró a Chile como el segundo país luego de Argentina donde más trabajadores sufren burnout, con un 91%. Le sigue Panamá con 83%, Ecuador con 79% y Perú, con 78%.

“En esta cuarta edición de nuestro estudio, podemos observar que el síndrome de burnout aqueja cada vez a más personas trabajadoras en Argentina. Los datos muestran que este fenómeno sigue en expansión en el mercado laboral local y que el país lidera esta tendencia a nivel regional”, sostuvo Federico Barni, CEO de Jobint.

En 2023, el 41% de los encuestados en Argentina trabaja entre 45 y 50 horas semanales, aunque no se observa una correlación directa entre las horas extras y el incremento del burnout (Getty Images).
En 2023, el 41% de los encuestados en Argentina trabaja entre 45 y 50 horas semanales, aunque no se observa una correlación directa entre las horas extras y el incremento del burnout (Getty Images).

Los datos que arrojó el estudio

Acerca de las causas del burnout, las respuestas de los encuestados van desde la falta de claridad respecto de qué implica su rol, el trato que reciben de sus superiores, las presiones laborales, la falta de tiempo y la sobrecarga de trabajo, entre otros factores.

En cuanto a los síntomas en los que se puede expresar el burnout laboral, el estrés y la desmotivación fueron las principales sensaciones que los talentos experimentaron durante el último año. También mencionaron insomnio, falta de tiempo personal y situaciones de violencia.

Según el informe de Bumeran, el 52% de las personas encuestadas aseguró sentir falta de energía o cansancio extremo, el 41% mencionó cinismo o negativismo hacia el trabajo, y el 23% sentía falta de eficacia al trabajar. Un 48% directamente eligió todas las sensaciones anteriores mencionadas en relación al burnout. Solo 4% dijeron no tener ninguna de estas cuestiones.

A diferencia del 2020, en donde el 69% afirmó realizar tareas por fuera de su horario de trabajo, el 55% de los encuestados manifestó no trabajar más de lo que dura su jornada laboral. En 2021 el 53% trabajaba de más; y en 2022 un 46%. Parece no haber una correlación entre las horas extras trabajadas y el aumento del burnout.

La sobrecarga de trabajo es una de las causas del burnout, que se manifiesta a través de estrés, desmotivación e insomnio entre otros síntomas Getty Images).
La sobrecarga de trabajo es una de las causas del burnout, que se manifiesta a través de estrés, desmotivación e insomnio entre otros síntomas Getty Images).

Al consultarle a los encuestados qué planean hacer para combatir el burnout, el 46% dijo que planea cambiar de empleo.

Cuáles son las principales causas del burnout

El burnout suele ser causado por el estrés crónico en el lugar de trabajo. Esto puede ser producido por factores como altas exigencias, falta de control y de apoyo social. También pueden influir el estrés de otras áreas de la vida, como en las relaciones o las finanzas.

Según el Hospital Israelita Albert Einstein de Brasil, los síntomas de este síndrome incluyen: cansancio excesivo, dolores de cabeza frecuentes, fatiga y dolor muscular, presión arterial alta y cambios en los latidos del corazón y en el apetito. También presenta falta de concentración, problemas de memoria y dificultad para aprender.

El estrés crónico laboral impacta negativamente en la salud. De acuerdo a la doctora Vicencio Sánchez, así puede afectar la salud:

La ansiedad y el estrés crónico pueden afectar el sueño, alterando la calidad del descanso (Imagen ilustrativa Infobae)
La ansiedad y el estrés crónico pueden afectar el sueño, alterando la calidad del descanso (Imagen ilustrativa Infobae)

Trastornos del sueño: la ansiedad y el estrés pueden perturbar el sueño, afectando la calidad de descanso, lo que a largo plazo puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Ansiedad: puede desencadenar o exacerbar este trastorno, como en el caso de la ansiedad generalizada.

Depresión: el burnout puede causar sentimientos de desesperanza, impotencia, inutilidad y culpabilidad.

Enojo: la frustración y la rabia pueden provocar problemas de salud, como hipertensión y trastornos cardiovasculares.

Cómo desactivar el estrés laboral

“Es fundamental abordar estos problemas de salud de manera proactiva. Es crucial priorizar el autocuidado. Practicar técnicas de relajación, como la meditación o el yoga, mantener una rutina de ejercicio regular y buscar apoyo emocional a través de la terapia psicológica son pasos fundamentales”, agregó la doctora Vicencio Sánchez.

Para combatir el burnout se destaca la importancia de la asertividad, la desconexión tecnológica y la capacidad de establecer límites personales y profesionales efectivos (iStock)
Para combatir el burnout se destaca la importancia de la asertividad, la desconexión tecnológica y la capacidad de establecer límites personales y profesionales efectivos (iStock)

Por su lado, Daniel Colombo, planteó algunas claves para detectar el síndrome a tiempo:

- Verificar la capacidad de asertividad y adaptabilidad. Por ejemplo, observar la estabilidad emocional, es decir, el balance de dificultades y la irritabilidad que se manifiesta, y los aspectos que no se pueden gestionar adecuadamente.

- Dejar de vivir hiperconectados. “El uso excesivo de redes sociales provoca que algunas personas piensen que no tienen alternativa para ponerse en off, ni siquiera los fines de semana. Ante esto, la recomendación es diseñar un modelo de productividad que contemple la mayor desconexión posible de la tecnología. Desde elaborar calendarios y rutinas hasta apagar cualquier tipo de pantallas desde una hora antes de dormir”, dijo Colombo.

- Aprender a poner límites. “La herramienta para lograrlo es mejorar la comunicación interpersonal, haciéndola asertiva: saber la forma de poner el tono y mensaje apropiado en cada momento. También se complementa con desarrollar una mayor empatía para conectar mejor con las personas; y crear un límite interno de los no negociables personales y profesionales”, expresó el coach.