Qué es el método STOP y por qué puede impulsar un cambio en la forma de comer

Cada una de sus letras brinda un aspecto importante a la hora de sentarnos a la mesa. Cuáles son los beneficios de esta técnica y de qué manera puede ayudarnos a adelgazar

Compartir
Compartir articulo
El doctor Cormillot explica en qué consiste el método STOP

Si yo tuviera que elegir un sistema que ayude a una persona que quiera adelgazar a lograr su objetivo, yo le diría que un elemento, una herramienta, que es el comer más lento. Y para este objetivo, a muchas personas les ha servido el Método STOP.

Pero, ¿qué quiere decir STOP? Le voy a explicar cada una de las letras para que pueda entender con mayor profundidad de qué se trata.

La S es de saborear. Es decir, saborear lo que usted está comiendo.

En general, muchas personas manejan tres bocados a la vez: el que están tragando, el que están masticando y el que están cortando. Están comiendo a una velocidad que no se disfruta la comida. Uno necesita tenerla un rato en la boca para disfrutarla.

Este método impulsa la inclusión del sentido del gusto, ya que es importante saborear lo que comemos / Getty
Este método impulsa la inclusión del sentido del gusto, ya que es importante saborear lo que comemos / Getty

Cuando se encuentre en este momento, le dejo algunas preguntas que pueden ayudarlo a frenar esta velocidad, como: ¿qué sabor tiene? o ¿cuál es la combinación de sabores que ha buscado el cocinero?

En tanto, la T es de la textura. Nuevamente, para poder frenarse ante esta concatenación de bocados, deténgase y analice qué textura tiene esa comida que, tras enfocarse en la S, está saboreando. Piense y evalúe: ¿es dura o es blanda? ¿Es pastosa? ¿Es crujiente o es crocante?.

En el caso de la O, se trata sobre la observación y se refiere a su postura. ¿Está sentado cómodo o está sentado en la punta de la silla como si estuviera dispuesto a salir disparando vaya a saber hacia dónde o a abalanzarse sobre el plato? Si se encuentra de este modo, piense que va a tardar lo mismo en 10 minutos sentado bien, que sentado incómodo.

Y, finalmente, para completar la palabra STOP, la P que se relaciona con la pausa. En este punto, lo invito a que haga una pausa entre bocado y bocado. Deposite los cubiertos sobre la mesa aunque sea un instante.

Al comer, es importante que nos detengamos a saborear y para eso es necesario que la comida esté un tiempo más en la boca / Foto: Christin Klose/dpa
Al comer, es importante que nos detengamos a saborear y para eso es necesario que la comida esté un tiempo más en la boca / Foto: Christin Klose/dpa

Usted dice, “¿pero con eso voy a adelgazar?”. No sé si va a adelgazar, pero recuerde que el primer paso te saca de dónde estás, no te hace llegar a tu objetivo pero definitivamente te saca de dónde estás.

Además, este método es una herramienta útil para controlar otros tres aspectos cuando se siente a la mesa:

1. Controla la porción: al comer más lento, su cerebro registra la ingesta y envía la señal de saciedad cuando está satisfecho, algo que suele pasarse por alto cuando uno come rápido.

2. Aumenta el placer: si se concentra descubrirá el sabor y el gusto de lo que come, aspectos elementales si considera que el acto de comer es una de las cosas más importantes para la supervivencia.

Cuando nos tomamos un tiempo para evaluar el sabor y la textura, por ejemplo, nos damos un momento extra y marcamos un STOP entre los bocados / Crédito: Freepik
Cuando nos tomamos un tiempo para evaluar el sabor y la textura, por ejemplo, nos damos un momento extra y marcamos un STOP entre los bocados / Crédito: Freepik

3. Despierta ante la comida: al concientizarse sobre el proceso notará las sensaciones que provoca el alimento: su sabor, sus cambios de textura y aroma, su temperatura.

Aprender a comer de esta forma lleva tiempo y práctica, pero este método lo ayudará a establecer pautas básicas para modificar progresivamente su forma de comer y convertirla en un acto saludable.

Pero si se quedó con ganas de más, le dejo algunas otras estrategias que le pueden ser útiles.

- Realice pausas de 1 minuto (mirando el reloj) en medio de la comida (no entre plato y plato). En este lapso de tiempo, evite masticar o ingerir líquidos.

- Preste atención a su respiración.

- Evite usar las manos para comer; opte siempre cubiertos.

Para poder tener en cuenta estos pasos, es importante evitar el uso de celulares u otras actividades que nos distraigan de lo que ingerimos /
Crédito: Freepik
Para poder tener en cuenta estos pasos, es importante evitar el uso de celulares u otras actividades que nos distraigan de lo que ingerimos / Crédito: Freepik

- Trate de dejar un bocado, al menos, en su plato.

- Inicie las comidas principales con ensalada o sopa.

- Observe cómo comen los demás.

- Controle la ingesta de alcohol.

- Coma solamente lo que se encuentra en su plato, evite “picotear” de los platos vecinos.

- Cuando coma, evite realizar otras actividades tales como leer, mirar televisión, escribir en la computadora o chatear en el celular. Una acción que puede realizar es mantener una conversación amable con el resto de la familia y evite discusiones domésticas o cualquier tipo de charla que pueda alterar su tranquilidad y capacidad de dominarse al momento de sentarse a la mesa.

*El doctor Alberto Cormillot es un reconocido médico argentino especialista en obesidad, educador para la salud, escritor y conferencista. Fundó y dirige la Clínica de Nutrición y Salud que lleva su nombre, Dieta Club, la Fundación ALCO (Anónimos Luchadores Contra la Obesidad) y el Instituto Argentino de Nutrición, desde donde asesora a industrias para la elaboración de productos dietéticos y saludables.

Producción: Dolores Ferrer Novotný. Edición: Rosario Benitez Chiarelli. Realización: Samuel Cejas

Seguir leyendo: