El COVID-19 empeoró al menos un 30% los trastornos alimentarios

Una nueva investigación de científicos de la Universidad de Florencia en Italia relaciona la pandemia con las recaídas de los trastornos alimentarios

En general, los resultados del estudio revelaron que la pandemia interfirió significativamente con las trayectorias de recuperación de los pacientes con trastornos alimentarios
En general, los resultados del estudio revelaron que la pandemia interfirió significativamente con las trayectorias de recuperación de los pacientes con trastornos alimentarios

Muchos meses después de la declaración de la pandemia de COVID-19, las consecuencias de la salud mental se han vuelto claras. Los investigadores han documentado aumentos de la ansiedad y depresión derivado del estrés, el dolor, el aislamiento y el daño económico provocados por el nuevo coronavirus. Una nueva investigación de científicos de la Universidad de Florencia apunta hacia otra área de preocupación: los bloqueos diseñados para ralentizar la propagación del virus pueden provocar una recaída entre los pacientes en tratamiento para la anorexia y la bulimia.

Los eventos traumáticos impactan en la salud mental de las personas. El miedo al contagio y a la muerte de miembros de la familia ha creado una gran incertidumbre. El aislamiento trae ansiedad, tristeza, ira y soledad. El distanciamiento social y la cuarentena van en contra de la naturaleza humana. Es probable que los efectos emocionales negativos de la cuarentena se acentúen en muchos pacientes de anorexia nerviosa que ya están aislados tanto emocional como físicamente. La función interpersonal empobrecida será más difícil de manejar cuando existe un distanciamiento social severo. Estas preocupaciones no solo se aplican a las personas con trastornos alimentarios. Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, ha dicho que “la gente está luchando con las emociones tanto como con la economía”.

Las personas con un trastorno alimentario tienen una relación compleja y problemática con los alimentos que se ve reforzada en este momento de inseguridad alimentaria y compras de pánico. Datos de pacientes que padecen MERS, SARS, influenza y Ébola fueron inequívocos en las poblaciones de alto riesgo (tanto los proveedores de atención médica como los pacientes) al revelar una relación entre los síntomas neuropsiquiátricos experimentados y el brote en cuestión. Existen similitudes entre estos brotes pasados y la pandemia de COVID-19 en que tales brotes resultaron en una sensación cada vez mayor de aprensión y miedo, así como sentimientos elevados de ansiedad y pánico y síntomas asociados con el trastorno de estrés postraumático. Lo que parece ser aún más preocupante es que ahora hay evidencia que sugiere que estas secuelas cognitivas y psiquiátricas adversas pueden tener efectos duraderos en las personas en riesgo.

Las personas de muy bajo peso con anorexia nerviosa pueden ser particularmente vulnerables al COVID-19
Las personas de muy bajo peso con anorexia nerviosa pueden ser particularmente vulnerables al COVID-19

Italia fue uno de los primeros epicentros de la pandemia, con un bloqueo general establecido a principios de marzo del pasado año. La investigación recién publicada siguió a un grupo de 74 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 60 años. Todas habían recibido tratamiento para la anorexia o la bulimia y formaban parte de un estudio longitudinal más amplio sobre los resultados del tratamiento. Estas mujeres se emparejaron con un grupo de control de otras 97 (de edad similar) sin antecedentes de un trastorno alimentario. Los del grupo de control no recibieron ningún tratamiento psicológico durante el encierro.

Las mujeres completaron una evaluación exhaustiva (incluidos cuestionarios de autoinforme y una entrevista con un psiquiatra) unos meses antes del brote de COVID-19 en Italia. Completaron evaluaciones adicionales a través de telemedicina alrededor de seis semanas después de que comenzara el bloqueo en Italia. Ninguna de ellas dio positivo por COVID-19. Todas ellas habían estado recibiendo terapia cognitivo-conductual ambulatoria en persona para sus trastornos alimentarios antes de la declaración de la pandemia y el consecuente encierro, pero fueron transferidas a citas de telemedicina en línea durante el encierro.

En general, los resultados del estudio revelaron que la pandemia interfirió significativamente con las trayectorias de recuperación de los pacientes con trastornos alimentarios, especialmente aquellos que no habían logrado la remisión antes del comienzo del encierro. Durante el encierro, los pacientes con trastornos alimentarios mostraron aumentos en los atracones. Las mujeres del grupo de control no mostraron estos aumentos. Esto es especialmente notable dado que el tratamiento continuó durante el encierro (aunque se proporcionó a través de telemedicina). Normalmente, los perfiles de síntomas seguirían mejorando durante el tratamiento.

Muchos de los pacientes con bulimia que habían estado en remisión completa antes de la pandemia recayeron durante el encierro
Muchos de los pacientes con bulimia que habían estado en remisión completa antes de la pandemia recayeron durante el encierro

Los pacientes con bulimia mostraron tendencias especialmente preocupantes. Muchos de los pacientes con bulimia que habían estado en remisión completa antes de la pandemia recayeron durante el encierro. Aunque a los pacientes con anorexia generalmente les fue mejor que a aquellos con bulimia, varios pacientes con anorexia evidenciaron lo que se conoce como “diagnóstico cruzado”: desarrollaron síntomas durante el encierro que llevaron al diagnóstico de bulimia. Las mujeres con anorexia informaron un aumento en las conductas de ejercicio compensatorio durante la pandemia, un aumento que no se observó en el grupo de control.

Las personas de muy bajo peso con anorexia nerviosa pueden ser particularmente vulnerables al COVID-19. Los estudios han sugerido que la anorexia nerviosa puede otorgar un nivel de resistencia a las enfermedades virales. No está claro por qué, pero podría ser que también haya efectos no biológicos, por ejemplo, uno explicado por el distanciamiento social que experimentan las personas con este trastorno alimentario. A pesar de esto, si contraen COVID-19, es probable que el efecto sea más profundo de lo que cabría esperar que para otros de un grupo de edad similarmente joven.

Se cree que el atracón (ya sea en el contexto de la bulimia o en el contexto del trastorno por atracón) se desencadena por períodos de intensa angustia emocional. De acuerdo con esta idea, los investigadores encontraron que los pacientes que informaron altos niveles de temor sobre la seguridad de sus seres queridos debido a la pandemia eran especialmente propensos a mostrar aumentos en los atracones. Aunque pueda parecer contradictorio, los atracones también están relacionados con la inseguridad alimentaria. Es posible que los informes de escasez de alimentos aumentaron estas preocupaciones y contribuyeron a un empeoramiento de los síntomas.

Las conclusiones confluyen

Todos los trastornos alimentarios se vieron agravados por la pandemia debido al aislamiento y la cuarentena, según los datos que expone en el estudio (REUTERS)
Todos los trastornos alimentarios se vieron agravados por la pandemia debido al aislamiento y la cuarentena, según los datos que expone en el estudio (REUTERS)

Otro estudio reciente del International Journal of Eating Disorders encontró que los síntomas empeoraron en general para las personas con anorexia, bulimia y trastornos por atracones en todo el país desde que comenzó la pandemia. Entre los encuestados, el 62% de las personas con anorexia han experimentado una restricción más severa y miedo a los alimentos durante la pandemia, mientras que el 30% de aquellos con bulimia y trastorno por atracón informaron haber experimentado más episodios de atracones y una mayor necesidad de atracones.

“Eating Recovery Center vio un fuerte aumento en la cantidad de personas que necesitan tratamiento, específicamente niños, o personas que se tambalean en la recuperación”, dijo la doctora Stephanie Setliff, directora médica regional de ERC Plano.

“La gente volvió al tratamiento como resultado directo de la pandemia. Porque les parecía que las que estaban fuera de tratamiento y que estaban en los primeros seis a nueve meses de recuperación habían elaborado un plan de prevención de recaídas que incluía salir con sus amigos, trabajar, ir a la universidad, hacer terapia, practicando exponerse a su rutina, viviendo su vida. Y tuvieron que detenerlo todo”, explica Setliff.

Todos los trastornos alimentarios se vieron agravados por la pandemia debido al aislamiento y la cuarentena, según los datos que Setliff expone en el estudio. “Los que se enfermaron muy rápidamente fueron personas con anorexia. Porque este es un problema en el que las personas tienen bajo peso desde el comienzo, y ya sea un tipo de anorexia restrictiva o un subtipo de purga, cuando comienzan a perder peso, en realidad lo hacen exponencialmente. Al posponer la asistencia al tratamiento, terminaron llegando increíblemente enfermas y debieron mantenerse en tratamiento mucho más de lo habitual -advierte Setliff-. En tanto aquellos con bulimia nerviosa y con trastorno por atracón luchaban con su trastorno porque estaban aisladas en casa. Pudieron pedir comida, no tenían normalidad en sus relaciones, perdieron su rutina, y a todos les va mejor con la estructura y organización”.

“El tratamiento para un trastorno alimentario es un plan complicado. Un plan de tratamiento que requiere muchos jugadores diferentes" (REUTERS)
“El tratamiento para un trastorno alimentario es un plan complicado. Un plan de tratamiento que requiere muchos jugadores diferentes" (REUTERS)

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota informa que los trastornos alimentarios tienen una de las tasas de mortalidad más altas en todos los problemas de salud psiquiátrica, por lo que la entidad consideró importante vincular las consecuencias del COVID-19 con los cambios en la conducta alimentaria. Los datos, publicados en el International Journal of Eating Disorders, mostraron que la pandemia está relacionada con comidas y refrigerios sin sentido, aumento del consumo de alimentos, disminución generalizada en el apetito de la ingesta dietética, comer para hacer frente a las dificultades, reducciones relacionadas con la pandemia en la ingesta dietética y una reaparición o aumento marcado de los síntomas del trastorno alimentario.

Aproximadamente el 8% de los estudiados informaron comportamientos de control de peso extremadamente poco saludables, el 53% tenían comportamientos menos saludables y el 14% informó atracones. El estudio reveló que estos resultados se asociaron significativamente con un peor manejo del estrés, mayores síntomas depresivos y dificultades financieras moderadas o extremas.

“El tratamiento para un trastorno alimentario es un plan complicado. Un plan de tratamiento que requiere muchos jugadores diferentes. Implica a psiquiatras, médicos, enfermeras, terapeutas, dietistas, consejeros de salud conductual. Y tenemos que tratar, no solo su trastorno alimentario, sino también sus problemas de estado de ánimo -explica Setliff-. Mucha gente viene con depresión y ansiedad. Tienen TOC, pueden tener trastorno bipolar, problemas de trastorno por uso de sustancias y la solución debe ser un tratamiento de todo ese espectro”.

SEGUIR LEYENDO: