Los niños son los principales perjudicados por el uso de fuegos artificiales
Los niños son los principales perjudicados por el uso de fuegos artificiales

Con la época de Fiestas, comienzan a circular varios artefactos de pirotecnia hogareña: estrellitas para los más chicos, algún petardo explosivo para la diversión de los adolescentes y los fuegos más elaborados, reservados para las reuniones familiares. Parecería ser un hábito difícil de erradicar, a pesar de los numerosos y graves riesgos que conlleva su uso.

Desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), recomiendan que no se manipule pirotecnia de manera casera, sino que su uso sea reservado para espectáculos oficiales con operadores entrenados.

Los fuegos de artificio y elementos similares pueden provocar quemaduras y daños oculares en las personas, asustar y lastimar a los animales y afectar el medio ambiente”, alertó la doctora Ingrid Waisman, médica pediatra neonatóloga e integrante del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la SAP.

Los adultos muchas veces no dimensionan el peligro que causan los fuegos artificiales (NA)
Los adultos muchas veces no dimensionan el peligro que causan los fuegos artificiales (NA)

“Los niños representan una parte desproporcionadamente grande de los lesionados por pirotecnia: son cerca del 50% de las víctimas y el grupo de 10 a 15 años es el más afectado. Los menores no pueden entender el peligro de los fuegos artificiales, carecen de la capacidad de reacción necesaria para eludir el riesgo de incendio o explosión o actuar adecuadamente en caso de emergencia”, afirmó por su parte el doctor Rubén Zabala, médico pediatra y secretario del Comité Nacional de Prevención de Lesiones de la SAP.

Esta información surge del ‘Manual de Prevención de Lesiones’ elaborado por la SAP en el año 2012, que representa un verdadero compendio que ilustra sobre los principales accidentes a los que se ven expuestos los niños y adolescentes, con el objetivo de lograr prevenir las situaciones que pueden suponer un riesgo para la salud.

Entre otros factores culturales, favorecen la mayor incidencia de accidentes en niños la creencia arraigada de que la pirotecnia es un juego, la irresponsabilidad de los adultos en permitir su manipulación o su incapacidad de proteger a niños espectadores cuando los utilizan.

Las estrellitas no son tan inofensivas como se las considera (Shutterstock)
Las estrellitas no son tan inofensivas como se las considera (Shutterstock)

Los artículos pirotécnicos pueden provocar lesión por acción térmica directa (llama, eyección de chispas, partículas y escorias calientes), por fuego de un incendio iniciado por el artefacto, explosión excesiva, elementos cortantes o restos del contenedor o de elementos que se utilizan como sostén o caja de resonancia (botellas).

Todo tipo de artefacto pirotécnico puede producir lesiones: los petardos, bengalas, artefactos aéreos y artefactos ilegales son los más frecuentemente implicados, pero ninguno es inofensivo, hasta las “estrellitas” pueden incendiar la ropa o lesionar los ojos.

“No solamente están expuestos quienes los manipulan, sino que entre el 25% y el 50% de los lesionados son solo espectadores u observadores que no manejan ni encienden artefactos pirotécnicos. En menores de 5 años la proporción de lesionados en forma pasiva es mayor (70% a 100%). Hay espectadores con lesiones graves en los ojos que permanecían a una distancia de hasta 30 metros de lugar del artefacto”, detalló Zabala.

A pesar de las advertencias, el uso de la pirotecnia no cesa (Shutterstock)
A pesar de las advertencias, el uso de la pirotecnia no cesa (Shutterstock)

Entre las lesiones habituales se encuentran las oculares, que pueden ser quemaduras, laceraciones o abrasión en la conjuntiva, córnea o párpados, lesiones penetrantes y cuerpos extraños. Los artefactos pirotécnicos más frecuentemente implicados en este tipo de lesiones son los de uso aéreo.

El doctor Zabala explicó que “las estadísticas muestran que alrededor del 40% de las lesiones son en la cabeza (el ojo es el lugar lesionado en el 15% al 30% de los casos); en miembros superiores, las manos y dedos son afectados el 20% al 40% y el resto de lesiones se producen en miembros inferiores (algunos en pie por pisar artefactos), tronco y genitales (artefactos pirotécnicos en bolsillos).

Las lesiones graves en manos suelen corresponder a quemaduras, fracturas, luxaciones, amputaciones y lesiones neurovasculares que requieren complejas técnicas de reparación (microcirugía, colgajos, etc.). Las lesiones en los ojos en su mayoría son leves y temporales, pero algunas llegan a ser severas y pueden provocar la pérdida del ojo en alrededor del 2% a 4% de los casos y pérdida de visión severa en el 15% a 30%”.

Las lesiones oculares son las principales a la hora de manejar pirotecnia (Shutterstock)
Las lesiones oculares son las principales a la hora de manejar pirotecnia (Shutterstock)

Un peligro también para los oídos

De acuerdo con estándares de la Organización Mundial de la Salud, el parámetro de 70 a 80 decibeles (dB) constituye la intensidad sonora máxima de exposición a un sonido o ruido, para evitar posibles lesiones auditivas; mientras que la recomendación es no habitar en lugares con ruidos superiores a 65 dB.

“En el caso de la pirotecnia, se estima que la explosión puede superar los 100 dB, nivel de riesgo auditivo que podría afectar negativamente al sistema auditivo”, describió la licenciada Micaela Constanzo del equipo profesional de MED-EL, compañía de origen austríaco líder en tecnología para soluciones auditivas.

Desde el punto de vista de la legislación, existen diversas ordenanzas y proyectos en estudio en distintos distritos del país que tienden a regular la utilización indiscriminada de la pirotecnia y a morigerar los ruidos desmedidos en general. Pero ¿por qué es tan importante?

Las mascotas también sufren las consecuencias de los fuegos artificiales
Las mascotas también sufren las consecuencias de los fuegos artificiales

“Las explosiones son ruidos de tipo impulsivos, es decir que son muy fuertes, pero de una duración extremadamente corta, por lo cual el sonido llega casi inalterado al oído interno e impacta las delicadas células que lo conforman”, añadió Constanzo, y detalló que esa huella puede ocasionar lesiones inmediatas e irreversibles, como la percepción de zumbidos o silbidos. Estos riesgos se incrementan cuando las detonaciones se realizan en lugares cerrados o semicerrados, ya que al ruido suscitado por la pirotecnia se suman los ecos en paredes y otras superficies. Ante cualquier síntoma auditivo, se sugiere la inmediata consulta médica.

En síntesis, se debe evitar el uso de pirotecnia sonora (en los últimos años están ganando terreno los fuegos artificiales lumínicos que no producen ruido), muy puntualmente en espacios cerrados o semi-cerrados y, si hay personas más vulnerables a estas explosiones en la familia, hay que intentar minimizar el ruido exterior, por ejemplo, eligiendo sitios alejados, ambientes cerrados donde no penetre tanto el sonido externo, o evaluar el uso de protectores auditivos.

Las autoridades recomiendan los fuegos artificiales manejados por profesionales
Las autoridades recomiendan los fuegos artificiales manejados por profesionales

Por otra parte, los estruendos provocados por estos productos pueden afectar especialmente a aquellas personas que presentan hipersensibilidad, como por ejemplo quienes tienen trastorno del espectro autista. En ocasiones, ellos sostienen que las Fiestas son eventos de sufrimiento y soledad en vez de ser una época de alegría.

En las personas con TEA existe una sensibilidad exacerbada a los ruidos y las explosiones de los fuegos de artificio provocan en ellos reacciones desmedidas de angustia, y hasta ataques de pánico. El oído puede sufrir trauma acústico por pirotecnia, ya que las detonaciones de los petardos alcanzan hasta 190 decibeles, superior a los 85 decibeles que corresponden al límite aceptable en materia de salud sonora.

Se suelen sentir zumbidos o silbidos luego de la detonación y, si bien luego disminuye su intensidad, pueden no desaparecer totalmente. Los niños están más expuestos porque su sistema auditivo es más vulnerable y también las mascotas suelen sufrir los efectos de las explosiones y demás ruidos extraños ajenos a sus rutinas.

El proyecto de Pirotecnia Cero cuando fue lanzado
El proyecto de Pirotecnia Cero cuando fue lanzado

El problema de la pirotecnia casera

“El uso casero de pirotecnia está prohibido en numerosos países, especialmente en el primer mundo, donde sí se llevan a cabo espectáculos públicos con bellísimos fuegos artificiales manipulados por expertos y en lugares debidamente habilitados. En Argentina, al menos una provincia (Neuquén) y numerosos municipios han establecido legislaciones restrictivas sobre el uso parcial o total de pirotecnia. En Córdoba, en la ciudad de Río Cuarto, por ejemplo, contando con el asesoramiento de la SAP, se presentó y aprobó una ordenanza que prohíbe el uso, fabricación, almacenamiento y comercialización de artefactos pirotécnicos, y que este año se hizo extensiva también a municipios que conforman el Gran Río Cuarto”, destacó Waisman.

Ante una lesión o quemadura por pirotecnia, la recomendación de la SAP es lavar la zona con agua fría, colocar paños humedecidos en el lugar de la quemadura (sin aplicar presión) y acudir al servicio de emergencia más cercano. No se debe remover la piel resquebrajada, reventar las ampollas, ni colocarse cremas, ungüentos, dentífrico, alimentos congelados, ni grasa, porque estos pueden empeorar el cuadro.

La Justicia habilitó los fuegos artificiales en el Partido de la Costa (Shutterstock)
La Justicia habilitó los fuegos artificiales en el Partido de la Costa (Shutterstock)

“Entre las recomendaciones tradicionales para evitar lesiones en niños, siempre figuraba la de permitir a los niños mayores manejar pirotecnia con supervisión de adultos y evitar que los más pequeños jueguen con fuegos artificiales. Sin embargo, la evidencia muestra que esta no es una estrategia suficiente para prevenir lesiones. Otra recomendación tradicional es la de evitar utilizar artefactos ilegales.

Si bien se ha observado que los accidentes con artefactos clandestinos causan lesiones generalmente más graves, las víctimas de este tipo de pirotecnia representan una proporción menor (4% a 10%) del total, por lo que es una medida útil, pero insuficiente”, señaló Zabala.

“Otro concepto mayoritariamente aceptado es considerar algún tipo de pirotecnia como de “bajo o moderado riesgo” o “sana y segura” (bengalas, estrellitas y candelas) permitiendo su venta libre a particulares. Sin embargo, vemos que todo tipo de artefacto pirotécnico puede producir lesiones, ninguno es inofensivo.

La punta de una bengala se quema a una temperatura de más de 537 ºC, suficiente para causar quemaduras de tercer grado, y las ‘estrellitas’ generan una lluvia de chispas que puede incendiar la ropa o lesionar los ojos”, concluyó.

El doctor Sergio Cappiello, jefe médico de Vittal, compartió las principales recomendaciones que se deben tener en cuenta en caso de quemaduras:

  • En quemaduras por fuego, lavar la zona con agua fría y cubrirla con gasas estériles o con telas limpias y húmedas. El dolor de las quemaduras pequeñas cede fácilmente al contacto con el agua fría. En el caso de grandes quemaduras, buscar una manta, mojarla completamente con agua fría y cubrir a la víctima.
  • Retirar anillos, pulseras u otros elementos que causen presión sobre la zona quemada.
  • Si la quemadura es en dedos, separarlos con gasas húmedas antes de vendarlos.
  • Trasladar al quemado al hospital o centro asistencial más cercano.
  • No aplicar lociones, cremas, ungüentos, hielo, pasta de dientes, alimentos congelados, grasa, etc.
  • No remover la piel resquebrajada ni reventar las ampollas.
  • No aplicar presión en la zona.

SEGUÍ LEYENDO: