La UCR debate su rol como oposición a Milei y profundiza su interna: las diferencias entre Lousteau y los gobernadores

Las últimas declaraciones del presidente del partido molestaron a los mandatarios provinciales, quienes protagonizaron un rol más dialoguista con el oficialismo en el Congreso. La reunión con intendentes que acrecentó los cruces

Compartir
Compartir articulo
Martín Lousteau, senador y presidente de la UCR, y Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza
Martín Lousteau, senador y presidente de la UCR, y Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza

Con la Ley Ómnibus caída, Martín Lousteau levantó su perfil en una semana protagonizada por recorridas a algunos medios de comunicación. En esas entrevistas, ratificó su mirada sobre el rol que debe cumplir la UCR en los tiempos de Javier Milei como presidente: una oposición más combativa. “Debemos dejar de ser un partido meramente parlamentario”, reclamó. Incluso, deslizó críticas al rol que cumplió su (ex) aliado Rodrigo de Loredo como presidente del bloque en la Cámara de Diputados. Sus declaraciones molestaron a sus adversarios directos: los gobernadores. Desde que el economista asumió como presidente del Comité Nacional, e incluso durante la elección partidaria, Alfredo Cornejo y Gustavo Valdés le hicieron notar el enfrentamiento a su liderazgo.

“Hoy los que gestionan tienen más poder”, reconocen los radicales que proponen un partido centenario más confrontativo con el Gobierno, en busca de construir una alternativa de poder. La reflexión surge luego del tratamiento de la Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados donde, si bien el proyecto no llegó a buen puerto, los gobernadores radicales fueron los protagonistas de las negociaciones. Al frente de la defensa de los intereses de las provincias lo pusieron a De Loredo, quien aún pertenece al espacio Evolución, pero su enfrentamiento con Lousteau ya es un hecho.

Rodrigo de Loredo logró quedarse con la presidencia del bloque de la UCR con el apoyo de los gobernadores, entre ellos, Alfredo Cornejo
Rodrigo de Loredo logró quedarse con la presidencia del bloque de la UCR con el apoyo de los gobernadores, entre ellos, Alfredo Cornejo

No es casualidad que, durante un encuentro con intendentes radicales de todo el país, Lousteau reclamó que la UCR salga “de la posición de pedir disculpas o de indignarse, para pasar a sostener de forma afirmativa y propositiva sus propias ideas”. “No se puede pedir disculpas por las cosas en las que se cree, mucho menos plantear que ‘no nos dejan ayudar’”. Una estrategia que suena muy similar a la que desplegó De Loredo en el Congreso.

Esa reunión de Lousteau con intendentes generó un fuerte malestar entre los correligionarios, según pudo reconstruir Infobae. El encuentro virtual fue informado en la página oficial del Comité Nacional, pero la invitación no le llegó, por ejemplo, a Pamela Verasay, vicepresidenta 2º; y a Luis Naidenoff, vicepresidente 3º. Ambos responden a los gobernadores Cornejo y Valdés, respectivamente.

Según informaron desde las autoridades partidarias, el presidente de la UCR escuchó la situación que atraviesan al menos 20 jefes comunales que participaron, como consecuencia del recorte de los subsidios al transporte, la paralización de la obra pública, la falta de interlocutores en las segundas líneas del gabinete nacional y el aumento de precios.

Martín Lousteau criticó a Javier Milei durante una entrevista con el programa Gelatina

“El Comité no tiene posición unánime sobre el partido”, reprochan cerca de los gobernadores ante este medio. Es que otra de las declaraciones que molestaron a los adversarios del líder de Evolución fue su postura sobre el DNU que Javier Milei emitió en diciembre, a pocos días de llegar a la Casa Rosada. Durante una entrevista con el canal Gelatina, Lousteau volvió a reclamarle al Gobierno la creación de la Comisión Bicameral para tratar el escrito y agregó: “Estoy en contra del DNU y me parece inconstitucional”.

A través de un comunicado, Verasay recordó que “muchas de las reformas planteadas al DNU del gobierno fueron trabajadas por el radicalismo”. “El rechazo completo huele más a capricho que a convicción. Quedarnos con el mismo discurso que el kirchnerismo, no solo es errado, sino que también va en contra de las demandas que nos plantearon nuestros votantes”, agregó.

“Quieren ir de frente contra el Gobierno”, rezongan entre los gobernadores. En ese sector creen que la mejor estrategia es acompañar al oficialismo en las reformas que coinciden con las propuestas que el propio radicalismo impulsó durante las elecciones, dentro de la coalición Juntos por el Cambio. En especial en lo referido a la reforma laboral y los cambios en la Ley de Alquileres. Consideran que desterrar de plano las ideas del DNU, por ejemplo, los acerca al kirchnerismo. “Hay artículos que hay que aprobar porque los propusimos nosotros mismos en campaña y son las demandas de nuestros votantes”, resaltaron.

Al igual que Facundo Manes, Lousteau impulsa la idea de construir una alternativa de poder - justamente- para que la UCR deje de ser “un partido meramente parlamentario”. Para eso, el radicalismo debería correrse de la postura que tuvo en la Cámara de Diputados, donde prácticamente colaboró para que la Ley Ómnibus sea aprobada. Para colmo, ese rol no los protegió de volver a ser el blanco de ataque de Milei. Los incluyó en su lista de traidores y fueron atacados por los seguidores de La Libertad Avanza en redes sociales.

Para el próximo lunes hay una fuerte expectativa por la visita de Milei a un territorio radical. Viajará a Corrientes para participar del aniversario del Club de la Libertad, pero, según pudo saber Infobae, no está previsto un encuentro con el gobernador. De todos modos, Valdés mostró gestos de buena voluntad: “Si tenemos una invitación del Presidente, iríamos con mucho gusto, sino, no”.

Durante un conferencia de prensa, el mandatario radical aseguró que Corrientes “tiene una buena relación” con la Nación y agregó: “Nosotros vamos a acompañar con la agenda que corresponda al Presidente de la Nación con el gobierno de la provincia de Corrientes”. La mirada está puesta en que el lunes podría darse el primer acercamiento de Milei con un sector del radicalismo, o todo lo contrario.