El Gobierno planifica un operativo con más de 20 vuelos para traer la vacuna rusa desde Corea del Sur e India

Lo confirmó el ministro de Salud Ginés González García. En cada avión podríamos cargar hasta 1 millón de dosis. Según el contrato, Argentina debería recibir 20 millones de dosis antes de marzo. Dónde irán las vacunas cuando lleguen a Ezeiza

Cargamento de vacunas Sputnik V
Cargamento de vacunas Sputnik V

El primer cargamento con 300 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V aterrizó esta mañana en Buenos Aires y el Gobierno puso en marcha un operativo de comunicación para mostrar una victoria política luego de tantas idas y vueltas. El vuelo a Moscú fue apenas el primero. En Aerolíneas Argentinas ya están preparando un operativo especial durante todo el verano. Si se cumple el contrato firmado con el Fondo Ruso de Inversión Directa (FRID), Argentina debería recibir 10 millones de vacunas, es decir, 20 millones de dosis. Para transportar esa cantidad, se necesitarán al menos 20 vuelos en menos de dos meses. El presidente de la aerolínea de bandera, Pablo Ceriani, le confirmó a Infobae que cada avión podría almacenar hasta 1 millón de dosis.

Aunque no se descarta alguna entrega más en Moscú, las vacunas para Argentina se producen en Corea del Sur y en India, por lo que la mayoría de los vuelos serán a esos dos países. “Las entregas más grandes van a ser de India y Corea del Sur”, anticipó ayer Ceriani en diálogo con este medio. Esta mañana, el ministro de Salud Ginés González García confirmó esa información: “No van a venir de Rusia, van a venir de India y Corea”.

- ¿Cuántas dosis pueden transportar en cada avión?

- Entre 800 mil y 1 millón, todo depende de cómo las podamos acomodar. En la bodega pusimos ahora 300 mil y quizás llegamos al doble. El resto irían en la cabina. Tenemos que hacer bien los cálculos. También depende de las dimensiones de las cajas (denominadas Thermo Box) que podamos conseguir. Hay que tener en cuenta que las vacunas serán entregadas en distintos lugares del mundo. Según el destino, hay distintos forwarders (agente de carga). Ellos se encargan de buscar el proveedor de los Thermo Box. En el vuelo de Moscú trabajamos con DHL. La carga estaba repartida en 56 cajas y en 8 palets.

Pablo Ceriani es el presidente de Aerolíneas. REUTERS/Agustin Marcarian
Pablo Ceriani es el presidente de Aerolíneas. REUTERS/Agustin Marcarian

Según el contrato firmado con el Fondo ruso, Argentina debería recibir casi 20 millones de dosis antes de marzo. “Vamos a poder contar con las dosis para vacunar a 10 millones de argentinos entre enero y febrero”, había dicho el presidente Alberto Fernández en la conferencia de prensa del 10 de diciembre. Esta mañana, el ministro de Salud dio más precisiones: “5 millones de dosis en enero y 14.700.000 de dosis en febrero”.

Aunque ya se cumplió el primer objetivo de traer el primer cargamento antes de Fin de Año, en el Gobierno hay cautela por lo que viene. “Todo depende de la capacidad de producción”, repiten los funcionarios sobre la cantidad de vacunas que recibirá nuestro país en los próximos meses. De hecho, el próximo vuelo recién sería en tres semanas.

A largo plazo, la vacuna también podría producirse en nuestro país. Hace tiempo que los rusos intentan cerrar un acuerdo con un laboratorio local, tal como había revelado Infobae y ayer confirmó el CEO del Fondo ruso, Kirill Dmitrev, en una entrevista por Zoom de la que participó este medio.

La semana pasada, en una entrevista con el canal RT en español, la viceministra de Salud Carla Vizzotti ya había anticipado que la producción para nuestro país se realiza fuera de Rusia: “Todos los laboratorios están haciendo haciendo convenios para escalar la producción. Rusia hizo convenios con cuatro plantas en Rusia, India y Corea del Sur. Y han tenido contactos en la Argentina con privados”.

- ¿Pueden hacer 20 vuelos en dos meses?, le preguntó Infobae ayer a Ceriani.

- Sí, claro, hicimos 42 vuelos a China en tres meses. Con nuestra operación normal hacemos 30 vuelos mensuales a Madrid y Miami. Con la pandemia están todos los mercados europeos cerrados con lo cual tenemos aviones disponibles. Siempre vamos a utilizar al Airbus 330-200. Tenemos diez aviones de esos. Si destinamos la mitad, podemos hacer muchos vuelos.

En el vuelo a Moscú viajaron dos tripulaciones de Aerolíneas y varios gerentes para supervisar cada detalle. Ceriani se quedó en Buenos Aires pero siguió el minuto a minuto a través de Whatsapp. Nunca se imaginó semejante responsabilidad. “Ni en mis sueños más salvajes hubiera imaginado participar de este operativo histórico”, graficó el funcionario en una entrevista con el periodista Facundo Pastor por A24.

A la tripulación que viajó desde Buenos Aires se le sumaron varios pasajeros en el aeropuerto de Moscú: la viceministra de Salud Carla Vizzotti, la asesora presidencial Cecilia Nicolini, cuatro técnicas de la ANMAT, y dos equipos periodísticos de C5N y la TV Pública.

-¿Cuál fue el mayor desafío del viaje?, le preguntó Infobae a Ceriani.

- Poder garantizar los -18 grados que necesita la vacuna. En función de los termocontainers se estiba el avión. El otro limitante es la utilización del hielo seco. En el caso de esta vacuna, no hizo falta utilizar hielo seco, con lo cual todo fue más sencillo pero al comienzo no lo sabíamos.

El avión con las primeras 300 mil dosis despegó ayer a la 17 (hora de Argentina) y aterrizó en Ezeiza minutos antes de las 10.30 de este jueves, tras 18 horas de viaje. El cargamento está valuado en casi USD 3 millones, por lo que el Gobierno debería haber transferido el 50% cuando la carga estaba entrando al avión en Moscú y el resto cuando aterrizó en Ezeiza.

En un movimiento coordinado, apenas cuatro horas antes del despegue, el ministro de Salud Ginés González García firmó la resolución que aprobó la vacuna en nuestro país. Tal como estaba previsto en la nueva ley de vacunas, la ANMAT solo hizo una recomendación. “Los beneficios conocidos y potenciales son superiores a los riesgos conocidos y potenciales para la salud de la población”, dijeron los técnicos de ese organismo.

El expediente de la vacuna rusa había sido iniciado el 2 de noviembre por el laboratorio argentino HLB Pharma, que luego fue corrido del medio tras una disputa interna dentro del Gobierno. En la resolución oficial, no se menciona al laboratorio porque ese expediente sigue abierto ante la ANMAT.

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

Las vacunas no quedaron en el aeropuerto, tal como estaba previsto en un comienzo. El Ministerio de Salud contrató a la empresa Andreani, que dispuso camiones refrigerados para trasladar todo el cargamento hasta un depósito en Avellaneda. En ese lugar, las vacunas se preparan para su distribución. “Las dosis son introducidas en conservadoras de frío con un rango térmico de entre -18°C y -30°C. Cada una es identificada con un rótulo externo que indica destino, número de remito, número total de conservadoras a entregar en cada destino, peso registrado, tiempo, fecha y hora de vencimiento del frío”, explicó la empresa a través de un comunicado.

El primer lote de vacunas será destinado para el personal de salud. Los mayores de 60 años por ahora deberán esperar aunque el CEO del Fondo ruso fue muy optimista: “En Rusia las pruebas realizadas en los mayores de 60 se finalizó con éxito y la vacuna mostró gran seguridad y eficacia en mayores de 60. La registración en Rusia para mayores de 60 en Rusia ocurrirá en los próximos días”.

Cada provincia ya recibió una comunicación con la cantidad que recibirá en los próximos días: la ciudad de Buenos Aires contará con 23.100, menos del 10% de los empleados de la salud porteños. El reparto del cargamento demoraría al menos 48 horas, pero ese plazo se cuenta desde que el ministerio de Salud ordene el traslado. Según la empresa Andreani, que decidió aceptar el trabajo de manera gratuita, las entregas a la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires se concretarán en 24 horas y en el resto del país demorarán dos días.

Seguí leyendo: