Héctor Olivares recibió un disparo en el abdomen
Héctor Olivares recibió un disparo en el abdomen

Mano derecha de Julio Martínez, candidato a gobernador por Cambiemos en La Rioja, el diputado Héctor Olivares es un radical de Aimogasta, la segunda ciudad de la provincia. Desde mediados del año pasado es presidente de la UCR, lugar desde donde viene dando una pelea desigual contra las arbitrariedades de Sergio Casas, el gobernador peronista que viene rompiendo la poca institucionalidad que queda en estas tierras, donde la ley no suele ser equitativa.

Olivares fue el responsable de liderar la presentación ante la justicia del pedido para que caiga la enmienda para reformar la constitución riojana, facilitando otra reelección de Casas. Trabajó duramente con el abogado Ricardo Gil Lavedra para evitar que se consagrara una nueva afrenta contra la ley y lograron que la Corte Suprema de la Nación dictaminara la ilegalidad que pretendía Casas.

El diputado, que por estas horas pelea por vivir tras recibir un disparo en el abdomen, en los últimos meses se abocó a la aprobación de un severo agravamiento de las penas a quienes realicen hechos violentos o financien a los barras del fútbol, a lo que se abocó como miembro de la Comisión de Deportes en el plenario que lidera  la Comisión de Legislación Penal.

Desde los episodios que se vivieron en la final de River y Boca en el estadio de Núñez el Gobierno intentó una rápida aprobación del proyecto que logró el aval en las comisiones, pero fracasó en el recinto por la oposición de peronistas y kirchneristas que argumentaron la necesidad de rever el texto.

Sin embargo, el Ejecutivo insistió este año, lo que llevó a las amenazas directas de Rafael Di Zeo al volver al país contra la ministra Patricia Bullrich, los funcionarios del Ministerio de Seguridad y los diputados que trabajan en el proyecto.

Olivares también era presidente de la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados. Miguel Marcelo Yadón, el asesor que fue asesinado, era coordinador de obras del Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal, también riojano. Vivían en departamentos de un mismo edificio de la zona de Congreso.

Trabajador, alegre, comprometido con su provincia, productor de aceitunas en Villa Mazán, Olivares fue víctima fácil de los sicarios que atentaron contra su vida por sus costumbres metódicas. Estuviera en su ciudad, en cualquier localidad a donde viajara por la campaña, o en Buenos Aires, a las 6.30 de la mañana salía a cumplir con su rutina de running.

El dato clave de la investigación lo arrojaron las cámaras de seguridad de la Ciudad de Buenos Aires donde se vio que el auto con los agresores estuvo estacionado durante más de 20 minutos y al pasar el diputado corriendo dispararon más de 10 balas desde el interior del automóvil.

Por si quedaba alguna duda, el secretario de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D'Alessandro, en declaraciones radiales dijo: "No quiero dar demasiados detalles, pero estamos hablando de un atentado".