"Hoy lo saco", se le escuchó decir este martes por la mañana a Alejandro Rúa, defensor de Amado Boudou, cuando caminaba desde temprano por los pasillos de Comodoro Py. Se tenía fe. Su compañera, Graciana Peñafort, venía de celebrar su cumpleaños 42 y comentaba que una excarcelación sería el regalo que cumpliría uno de sus deseos. Minutos antes de las 15, el fallo del Tribunal Oral Federal 4 les anunció que había conseguido la libertad del ex vicepresidente, el mismo al que habían visto salir esposado rumbo a la cárcel de Ezeiza del subsuelo de Comodoro Py 2002 el 7 de agosto pasado, cuando el Tribunal Oral Federal (TOF) 4 lo encontró culpable de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho y lo condenó a 5 años y 10 meses de prisión.

¿Qué cambió en el medio? La integración de ese tribunal y la decisión del juez Ariel Lijo para resolver los nuevos procesamientos del caso Ciccone 2. Precisamente, la existencia de esa causa fue uno de los motivos que utilizó el tribunal oral para sostener que  Boudou podía entorpecer la investigación y debía ir preso. El juez Lijo entendió que la pesquisa por el caso Ciccone 2 estaba finalizada y por eso no hacían falta prisiones preventivas.

El juez Pablo Bertuzzi, que en su momento definió desde el TOF 4 junto a Néstor Costabel la detención del ex vicepresidente y su amigo José María Núñez Carmona, hoy integra la Sala I de la Cámara Federal, donde se revisan las causas de corrupción. Hoy tiene en sus manos la causa de los cuadernos de la corrupción.

El Tribunal Oral que juzgó el caso Ciccone (Gustavo Gavotti)
El Tribunal Oral que juzgó el caso Ciccone (Gustavo Gavotti)

En el TOF 4, en tanto, permanecen Costabel y López Iñíguez, pero se les sumó la jueza del TOF 5 Adriana Palliotti. Ellos tres fueron los encargados de analizar el planteo de la defensa encabezada por Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, que ayer adelantó Infobae, sobre la base del fallo Ciccone 2. Y hoy, sobre las 15, las juezas López Iñíguez y Palliotti coincidieron en que debía concedérsele la excarcelación, bajo fianza de un millón de pesos, la prohibición de salida del país y una tobillera electrónica con GPS que le impida moverse más allá de los 100 kilómetros a la redonda de su casa.

Un factor clave fue el que el fiscal Marcelo Colombo -que pidió la condena de Boudou pero no su inminente detención al momento del fallo- no tuvo reparos en concederle la excarcelación. Y, obviamente, que el fallo de la condena aún no está firme, porque la Cámara Federal de Casación Penal tiene un planteo para revisarlo y, eventualmente, definir si Boudou tiene que volver tras las rejas.

Boudou, en su paso por la cárcel

Boudou, al ser detenido por primera vez
Boudou, al ser detenido por primera vez

No es la primera vez que Boudou está preso. Tampoco la primera vez que sale. El 3 de noviembre de 2017, el juez Ariel Lijo dispuso su detención en una causa que investiga asociación ilícita y enriquecimiento. Pero la Cámara Federal lo liberó en enero diciendo que el acusado siempre estuvo "a derecho", como se dice en Tribunales. Fue un tribunal también integrado imprevistamente durante la feria de verano, donde el tercer voto por la libertad de Boudou y Núñez Carmona que definió fue el de un juez que no era oriundo de Comodoro Py sino que venía de la Cámara del Crimen.

El juicio Ciccone, por cuerda separada, avanzó para probar, a criterio del TOF, que el ex vicepresidente adquirió junto con su socio, José María Núñez Carmona, la ex imprenta Ciccone Calcográfica (hoy llamada Compañía de Valores Sudamericana) para quedarse con la impresión de billetes y documentación oficial del Estado nacional aprovechando su condición de funcionario público. Al momento de la sentencia, el TOF decidió que debía quedar preso. Fue así cuando, sorprendido por la decisión, lo llevaron de nuevo a la cárcel de Ezeiza.

 El fallo Ciccone 2

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

El viernes pasado, el juez Ariel Lijo firmó un fallo en la causa por la ruta del dinero que se movió para comprar Ciccone. La causa es conocida como Ciccone 2. Entre sus argumentos, el juez resolvió no imponer prisiones preventivas para los implicados por entender que la investigación ya estaba finalizada. Esos fueron los argumentos sobre los cuales, el lunes mismo, la defensa de Boudou llevó al TOF para pedir la excarcelación. El juez Néstor Costabel se mantuvo en su decisión de mantener la prisión preventiva, pero las dos juezas López Iñiguez y Palliotti se convirtieron en el voto mayoritario para disponer la libertad, incluso aclararon que aquí no aplica la llamada "doctrina Irurzun" porque Boudou "no tiene vínculo con el gobierno actual" que implique un poder residual.

Su kirchnerismo, un punto a favor para su salida de prisión

El fallo que encarceló a Julio De Vido hablaba de los vínculos residuales con el poder que podían jugarse para entorpecer una investigación. No eran argumentos nuevos para la jurisprudencia de Comodoro Py 2002 (ya se habían usado en causas de lesa humanidad) pero era la primera vez que se aplicaban en un caso de corrupción con un protagonista tan importante: el otrora poderoso ex ministro de Planificación. El periodismo bautizó ese criterio como "la doctrina Irurzun". Una antidoctrina, si se quiere, se aplicó ahora en este caso. Es que el perfil kirchnerista de Boudou les permitió a las juezas entender que no hay lazos que vinculen al ex vicepresidente con el poder. Así lo escribieron.

"El peligro de fuga tampoco puede presumirse por la sola razón de haberse dictado una sentencia de condena en el marco de un debate oral y público por cuanto ello sería violatorio del principio de inocencia, del derecho de defensa en juicio, y del derecho a la revisión de su sentencia como comprensivo del derecho al recurso, ni inferirse por su calidad de ex funcionario público sin una circunstancia concreta que demuestre una influencia real que le permitiría obstruir la aplicación de la ley penal", señalaron las juezas.

"Más aún, no sería descabellado mencionar que el nombrado pertenece a un sector político que es opositor a quien hoy detenta el poder de policía del Estado, con lo cual debería lógicamente debilitarse la probabilidad de éxito ante un intento de salida ilegal del país. Tampoco se advierten razones para pensar que Boudou tiene algún tipo de vínculo con el gobierno actual, como para tener por existente la 'influencia' referida anteriormente", se añadió.

López Iñíguez y Palliotti fueron más allá y dijeron: "Si la amenaza de pena, dicho por la Cámara, no habilitaba por sí sola su prisión preventiva, no vemos por qué ahora habría de hacerlo, siendo que se trata de la misma amenaza que viene teniendo durante todo este tiempo, y no ha habido un hecho concreto posterior que permita inferir que va a huir ilegalmente del país o evadir el accionar de la Justicia, frustrando la eventual aplicación de la condena para el caso de que adquiriese firmeza".

"Estamos en presencia de una figura de gran notoriedad pública, lo que disminuye su posibilidad de evadir el accionar de la Justicia. Pero si este argumento no fuera suficiente, a los fines de asegurar los objetivos del proceso, existen medios de restricción menos lesivos que correspondería adoptar". Así fijaron la tobillera electrónica para poder monitorearlo, la prohibición de salida del país y el millón de pesos de fianza.

La noticia en el entorno de Boudou

Mónica García de la Fuente, novia de Amado Boudou: “No entiendo por qué está privado de su libertad y no está con mis niños”
Mónica García de la Fuente, novia de Amado Boudou: “No entiendo por qué está privado de su libertad y no está con mis niños”

Los periodistas se enteraron de su excarcelación antes que el propio ex vicepresidente. También su esposa Mónica, la mexicana a la que el aún vicepresidente conquistó en su país, había regresado unos días atrás a su país natal junto a sus mellizos de diez meses. Según sus allegados, volverá en los próximos días al país. En el entorno del ex vicepresidente celebraban como un triunfo la noticia. Los problemas judiciales no terminan para Boudou, pero la libertad fue leída como una victoria. Incluso, sonreían porque las que lo dejaran en libertad fueran dos magistradas. "Por fin unas mujeres que no le traen problemas a Boudou", señaló uno de sus allegados.