Lázaro Báez, sonriente, este martes en Comodoro Py (Foto: Gustavo Gavotti)
Lázaro Báez, sonriente, este martes en Comodoro Py (Foto: Gustavo Gavotti)

El empresario detenido Lázaro Báez, sus cuatro hijos, el arrepentido Leonardo Fariña y otra veintena de personas comenzaron a ser juzgadas por presunto lavado de dinero en la causa que se conoce como "la ruta del dinero k".

En la primera audiencia, la defensa de Báez y de otros acusados hicieron distintos planteos y pidieron la suspensión del juicio hasta tanto se cumplan algunas pautas que consideran esenciales. Los jueces Guillermo Costabel, María López Iñíguez y Adriana Palliotti, integrantes del Tribunal Oral Federal 4, resolverán las cuestiones en la próxima audiencia que será el miércoles de la semana siguiente.

Con jean, zapatos náuticos y sueter naranja, Báez ingresó a la sala custodiado por agentes del Servicio Penitenciario Federal. Se sentó en la segunda fila y se saludó con sus cuatro hijos, Martín, Leandro, Melina y Luciana. El primero estaba sentado a su lado y los otros tres dos filas más atrás.

Lázaro Báez junto a uno de sus hijos (Gustavo Gavotti)
Lázaro Báez junto a uno de sus hijos (Gustavo Gavotti)

El juicio comenzó con la lectura de la acusación por parte de la Fiscalía y las tres querellas, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Unidad de Información Financiera (UIF) y la Oficina Anticorrupción (OA).

La acusación que elevaron a juicio el juez Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán es por "haber conformado una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero, con el fin de canalizar, convertir, transferir, administrar, vender, disimular y/o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita" para "convertirlos e integrarlos al circuito económico formal bajo apariencia de licitud, al menos durante el período comprendido entre los años 2010 y 2013".

Concretamente, la acusación es por haber lavado dinero proveniente de fondos de la obra pública que Báez recibió de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, lo que se juzgará en otro proceso.

En concreto son tres hechos:

– El lavado de 5.100.000 dólares que quedaron registrados en una filmación de la financiera S.G.I. -de Elaskar- en la que Martín Báez, Pérez Gadín, Rossi y otras personas cuentan el dinero.

– El lavado de 32.800.000 de dólares que salieron del país y que volvieron en títulos de la deuda pública a la empresa Austral Construcciones.

– El lavado de dinero a través de la compra de diferentes bienes: un campo en Mendoza, un departamento en la avenida Del Libertador, autos –Porsche, Mini Cooper, Ferrari, BMW, Audi-, y el pago de la fiesta de casamiento del arrepentido Leonardo Fariña y la modelo Karina Jelinek, entre otras maniobras.

El arrepentido Leonardo Fariña (Gustavo Gavotti)
El arrepentido Leonardo Fariña (Gustavo Gavotti)

Luego hubo un cuarto intermedio y llegó el momento en que la defensas hicieron sus planteos. La de Báez, a cargo del abogado Víctor Hortel, criticó que en la acusación no estuvieran imputadas las empresas -tal como dice la ley de lavado- y que por eso tienen que ser anuladas.  También pidió que la UIF y la OA estén en una misma querella y recusó al cuarto juez del caso, Rodrigo Giménez Uriburu. Es porque también será magistrado en el juicio por las irregularidades de la obra pública que recibieron las empresas de Báez. Y pidió la suspensión del juicio hasta que se designe un nuevo juez.

Otras defensas adhirieron a los planteos. E hicieron otros. La del contador Daniel Pérez Gadín y su hijo Sebastián -ambos filmados contando los millones de dólares en SGI- señaló que asumió ayer y pidieron 20 o 30 días para conocer el expediente. Otras defensas objetaron que el tribunal rechazó prueba que es importante, que hay prueba -como exhortos a bancos del extranjero- que todavía no fueron contestados.

El juez Costabel dijo que la audiencia que viene el fiscal Abel Córdoba contestará los planteos y luego el tribunal resolverá. Ese mismo día pueden comenzar las indagatorias.

Por el caso son juzgadas 25 personas, entre ellas el arrepentido Leonardo Fariña, el abogado Jorge Chueco, el financista Federico Elaskar, el empresario Juan Carlos Molinari, el presidente de Austral Construcciones -la empresa insignia de Báez-, Julio Mendoza, y Fabián Rossi, el ex marido de la vedette Iliana Calabró, entre otros acusados vinculados a la trama de lavado de dinero. Todos ellos estuvieron presentes hoy en los tribunales de Comodoro Py.

El arrepentido Leonardo Fariña (Gustavo Gavotti)
El arrepentido Leonardo Fariña (Gustavo Gavotti)
En el fondo, Elaskar. Adelante, Fariña y parte de los hijos de Báez (Gustavo Gavotti)
En el fondo, Elaskar. Adelante, Fariña y parte de los hijos de Báez (Gustavo Gavotti)

Báez está detenido desde abril de 2016 en la cárcel de Ezeiza. En la misma condición están Pérez Gadín y Chueco. Los tres llegaron a Comodoro Py a las 06:45, bien temprano. Otro de los imputados que llegó –muy puntual– fue Elaskar.  Ingresó a los tribunales segundo después de las 9, fuertemente custodiado.

Fariña declaró en esta causa como arrepentido y está bajo el programa de protección de testigos e imputados del Ministerio de Justicia de la Nación. El tribunal tendrá que resolver si el aporte que hizo fue importante para el programa, lo que le puede significar una reducción de la condena.

 
Melina, Leandro y Luciana, tres de los hijos de Báez (Gustavo Gavotti)
Melina, Leandro y Luciana, tres de los hijos de Báez (Gustavo Gavotti)

La ex presidenta y actual senadora Cristina Kirchner está imputada en la causa. Fue indagada a mediados de mes por orden de la Cámara Federal y el juez Casanello todavía no resolvió su situación. Si la ex mandataria es procesada será juzgada en otro juicio oral.

Está prevista la declaración de 91 testigos y que el juicio, en principio, dure ocho meses.

El Tribunal Oral que juzgará el caso (Gustavo Gavotti)
El Tribunal Oral que juzgará el caso (Gustavo Gavotti)

Este será el primero pero no el último juicio a Báez. El 26 de febrero -en simultáneo con el de lavado de dinero- comenzará a ser juzgado por las presuntas irregularidades en la obra pública que recibió. Allí compartirá el lugar de acusado junto a Cristina Kirchner. Con la ex mandataria también será juzgado en la causa "Los Sauces" -ya fue elevada a juicio pero todavía no tiene fecha- y en "Hotesur", cuyos procesamientos fueron confirmados a principio de mes.

Báez tiene otras causas. Está procesado por no pagar o hacerlo fuera del plazo legal los aportes previsionales de los empleados de sus empresas. Y fue indagado en la justicia de Bahía Blanca por el uso de facturas falsas.