(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

Por su rol de valijero, Roberto Baratta recibía un porcentaje de las coimas enviadas a los funcionarios de su gobierno, según las anotaciones del meticuloso Oscar Centeno. ¿Dónde guardaba el dinero en efectivo? El primer destino era su departamento del barrio de Belgrano, última parada de las giras de recaudación. Parte del dinero puede haber terminado en su casa del barrio privado Mapuche, donde construyó un sospechoso sótano de más de 60 m2, tal como reveló Infobae. Pero ahora se suma una nueva hipótesis. En febrero de 2009, el ex funcionario abrió una caja de seguridad en la sucursal porteña del Banco de Santa Cruz junto a su mujer, Dalina Bielle. Poco días después, comenzó a guardar dinero, dejó asentado el chofer. La caja hasta ahora no había sido detectada por la Justicia, que lo investiga por enriquecimiento ilícito.

El 12 de febrero de 2009, Baratta y su mujer llegaron al Banco de Santa Cruz con intenciones de abrir una caja de seguridad. "Lo lleve al Lic y a Dalina al Banco Santa Cruz para solicitar una caja de seguridad, luego lo llevé al licenciado al ministerio y seguí con Dalina", escribió el chofer.

Apenas catorce días después, la esposa de Baratta ya utilizaba la caja para guardar dinero. 

"Ministerio fui al dpto del Lic a buscarla a Dalina y llevarla a Dario (no se entiende) a Viamonte 377, luego al Banco Santa Cruz fue a dejar dinero, luego a Mendoza 2923 a retirar el ABL del local de ropas que alquiló, luego la deje en su dpto, me viene al ministerio", escribió Centeno el 26 de febrero de 2009.

Antes de ir al banco, el auto de Centeno se detuvo en Viamonte 377, un edificio de oficinas del Microcentro. La dirección se repite varias veces en los cuadernos, sin precisiones, hasta que el 29 de mayo el chofer aporta un dato: la mujer de Baratta visita a un escribano en el 5 piso de ese edificio.

En Viamonte 377 estaba el contador que visitaban Baratta y su esposa.
En Viamonte 377 estaba el contador que visitaban Baratta y su esposa.

A pocos metros, en Viamonte 367, Baratta y Nelson Lazarte mantuvieron un encuentro con el empresario K Rudy Ulloa, uno de los imputados en la causa de los cuadernos.

Las menciones sobre el Banco de Santa Cruz se repiten. El 20 de abril, el chofer escribe que fue a buscar "un sobre al departamento de Dalina (todavía no se habían comprado el departamento de Belgrano) y lo llevé al Banco de Santa Cruz".

Lo cierto es que las anotaciones del chofer aportaron un dato que hasta ahora no estaba en poder de la Justicia. En la causa donde se investiga a Baratta por enriquecimiento ilícito -a cargo de juez Sergio Torres y la fiscal Alejandra Mángano- no hay registro de esa caja de seguridad, pudo saber Infobae en fuentes judiciales, aunque figuran otros productos bancarios. "Es posible que figuren otras personas como titulares y ellos (por el ex funcionario y su esposa) se sumaron como autorizados. Es un recurso habitual para ocultarse", explicó un investigador.

En el expediente por enriquecimiento ilícito se investiga el patrimonio de Baratta, de su esposa, del chofer Oscar Centeno, y de varios familiares directos del ex funcionario.

Según las declaraciones juradas ante la Oficina Anticorrupción, Baratta debutó en el mercado inmobiliario porteño en 2005: compró el 50 por ciento de un departamento de 73 m2, valuado en apenas 60 mil pesos. Pero lo vendió un año después.

En abril de 2010, el ex funcionario se compró el departamento donde vivía hasta su detención, en el barrio de Belgrano. Dijo que lo adquirió con "ingresos propios y un préstamo del Banco Galicia". El valor fiscal en ese entonces era de $447.271. Pero el valor real superaba los 200 mil dólares, según dejó asentado en la entidad bancaria donde tramitó el préstamo.

Baratta también es dueño de una casa de 297 m2 cubiertos y una pileta de 48 m2 en el barrio cerrado Mapuche, en Pilar. Para ocultarla, la puso a nombre de su madre, Marta Rosa Girola, de 69 años. Los planos de la propiedad demuestran que la propiedad tiene un sótano de más de 60 metros.

Los investigadores ya detectaron que hay otros inmuebles a nombre de un fideicomiso.

Como otras causas judiciales, la de enriquecimiento ilícito de Baratta se reactivó a partir del contenido de los cuadernos de Centeno. Mientras espera que se levante el secreto de sumario en el expediente de los cuadernos, para conocer el contenido de las declaraciones, la fiscal Mángano pidió en las últimas horas información a distintos organismos oficiales para confirmar la existencia de la caja de seguridad en el Banco de Santa Cruz.

En esa misma entidad bancaria tenían cajas de seguridad el empresario kirchnerista Lázaro Báez y el primo del ex presidente Néstor Kirchner, Carlos Santiago Kirchner, entre otros.