Adriana Amado, especialista en comunicación

-¿Cuál es la difencia entre la forma de comunicar del gobierno de Cristina, y la de Macri?

-Creo que lo único notable es que Macri invierte un poco menos de dinero en la publicidad oficial (todavía no tenemos los datos), y tiene una relación con los medios un poquito más abierta. No sé si es la óptima porque también es cierto que los periodistas durante todos estos años perdieron mucho ejercicio de preguntar, espacios colectivos de construcción de información, entonces no se trata solo de una decisión del gobierno mejorar y tener una comunicación más abierta, espacios de conferencia de prensa que verdaderamente sirvan. Creo que recién estamos viendo en qué quedó ese sistema basado en una comunicación hiper centralizada. Sí se parecen en que los dos están demasiado pendientes de esa agenda publicada, entonces si los medios empiezan a hablar de la necesidad de que atienda a Tinelli, va y lo atiende. Eso es un error que repite ese escenario mediático que cada vez está más alejado del escenario social.

-¿En qué medida los medios pasan a crean la agenda gubernamental?

-Ahí falta el actor principal ¿qué pasa con los ciudadanos? ¿qué pasa con la agenda ciudadana? Yo creo que por ejemplo la discusión de las tarifas dejó afuera a la mitad de la población que no tiene acceso a la red domiciliaria de gas y que tiene serios problemas de conseguir el combustible con el que alimenta a su familia. Esa persona está afuera de la agenda hace un montón. Me parece que la trampa está en pensar que la agenda de los medios reemplaza la agenda gubernamental o viceversa. Lo cierto es que hay 40 millones de personas que son las que están mandando la agenda y lo paradójico es que estamos en un mundo en el que la comunicación directa con el ciudadano es mucho más posible de lo que era nunca antes, ahora ¿están habilitados esos canales? Definitivamente no.

-Si tenés a Obama esperando para entrar a un programa, pero Gran Hermano está midiendo diez puntos, Obama tiene que esperar. ¿En qué medida la presión del rating televisivo puede degradar el nivel de la información que transmiten los medios?

-Creo que hay una falacia en eso. El chico de G. H. o cualquier otra estrellita del momento mide un rato, igual que Obama. El tema es que los medios en general están todo el tiempo buscando la mina de oro, aquello que le va a garantizar una audiencia sostenida altísima. Y todas las audiencias tienen ciclos. La paradoja es que ya no tenés esa necesidad que tenías con el diario de llenar x cantidad de páginas todos los días, hoy en internet podés darte el lujo de presentar una noticia cuando verdaderamente importa. Sin embargo, los medios siguen obsesionados con hacer 40 noticias por hora absolutamente irrelevantes.

Tenemos que entender que estamos en una época en la que lo que más se valora es la celebridad. Todo el mundo quiere ser visible al grado máximo, y entonces vos sos celebridad y aprovechás ese momento (porque la celebridad es una condición efímera) para cambiar el auto y la heladera. Lo cierto es que no dura toda la vida y la celebridad no da prestigio, sólo da visibilidad. Por lo tanto, si vos no hacés nada que valga la pena en ese rato que tenés la suerte de tener los focos puestos en vos, vas a pasar como pasan los chicos de GH que a la edición siguiente no te acordás ni el nombre del ganador.

-Además de tu especialidad en comunicación, sos docente ¿qué está pasando que hoy en día tenemos un nivel tan bajo de educación ?

-Soy docente universitaria, por lo cual, yo estoy en contacto con esa elite que es menos del 5% de las personas que acceden a una educación universitaria. Así y todo me paso más de la mitad del cuatrimestre tratando de poner en común algunas palabras, pero me parece que no es sólo problema de los docentes (que también tenemos nuestras limitaciones porque somos docentes que nos formamos en la argentina). La sociedad no valora lo lingüístico, la gramática y el estilo como algo importante, no lo valoran los medios que dejan escribir cualquier mamarracho, cualquier nota, no lo valora la sociedad en su conjunto.

-El otro día escuché que había gente que prefería la grieta a "estar del mismo lado que X persona" eso habla de una incapacidad democrática increíble… ¿en qué medida la comunicación fue afectada por la incapacidad de comprender lo que verdaderamente es la democracia?

-La comunicación es el medio para construir una comunidad. Está claro que nosotros no somos una comunidad, somos como pequeños ghetos, Twitter es uno, tenés el gheto de la militancia de tal partido, del otro, en la academia somos tres gatos locos y tenés los estructuralistas, los marxistas, etc. y no construyen nada entre sí, cada uno se encierra y lee sus medios. Internet te permite aislarte y leer sólo lo que te interesa. Ahí me parece que no alcanza con pensar en campañas de publicidad tiene que haber transformaciones culturales, a las que yo les tengo mucho optimismo, porque saliendo de esos ghetos, ves gente que estás construyendo, que sobrevive y que se organizó. Eso es extraordinario porque esta elite de la que hablábamos, ya no tiene muchas más soluciones para dar. No tiene plan y va erráticamente buscando también un poquito de éxito.

-¿Qué ganó Macri y qué ganó Tinelli en esa reunión que tuvieron en Olivos?

-Yo creo que le sirvió a los medios para agitar un debate que nunca debió haber existido, durante toda una semana. Creo que Tinelli está buscando una salida por la política, porque aunque muchos dicen que es un empresario exitoso nos olvidamos que él se está yendo del negocio de los medios, que vendió su productora porque evidentemente no le estaba yendo del todo bien, sino vos no te desprendés de algo que se supone que es la quintaesencia del éxito de la televisión. Me parece que es una persona que está buscando una salida por la política y el fútbol y que está operando, y ahí los medios y la política son muy incautos y pisan el palito y terminan siendo funcionales a los intereses de particulares.