PJ anula investigación del Congreso contra la JNJ y exhorta a tipificar concepto de “causa grave”

En la sentencia a la que accedió Infobae Perú, la Tercera Sala Constitucional de Lima confirma que el Parlamento amenazó la independencia de la JNJ al atribuirle como “causa grave” conductas no reguladas en alguna norma

Compartir
Compartir articulo
El sector extremista del Congreso está empecinado en defenestrar a los miembros de la JNJ, pese a que mandato acaba a inicios de 2025. (Foto: Composición-Infobae/Renato Silva/Andina/El Buho)
El sector extremista del Congreso está empecinado en defenestrar a los miembros de la JNJ, pese a que mandato acaba a inicios de 2025. (Foto: Composición-Infobae/Renato Silva/Andina/El Buho)

El Poder Judicial anuló la investigación sumaria de la Comisión de Justicia del Congreso contra la Junta Nacional de Justicia (JNJ) e hizo una exhortación a dicho poder del Estado para que regule, a través de una ley, el concepto de “causa grave”. Así lo determinó la Tercera Sala Constitucional de Lima al declarar fundada en parte la acción de amparo que planteó el organismo constitucionalmente autónomo.

Según la sentencia a la que accedió Infobae Perú, el colegiado ha dejado sin efecto “todo lo actuado a partir de la imputación de cargos que la Comisión de Justicia” formuló contra los consejeros Imelda Tumialán, Aldo Vásquez, Henry Ávila, Inés Tello, Humberto de la Haza, María Zavala y Guillermo Thornberry.

Es decir, se ha anulado las citaciones cursadas, las audiencias en el grupo de trabajo y el cuestionado informe final. Este último en un inicio proponía archivar los 5 cargos atribuidos a los miembros de la JNJ. Sin embargo, Perú Libre, Fuerza Popular, Renovación Popular y otras bancadas aliadas presionaron para que se modifique y concluya que los investigados incurrieron en “causa grave”.

Decisión del Poder Judicial sobre la demanda de la JNJ contra el Congreso
Decisión del Poder Judicial sobre la demanda de la JNJ contra el Congreso

Ataque a la independencia de la JNJ

Para la Tercera Sala Constitucional de Lima, el Congreso amenazó la independencia de la JNJ al imputarle como “causa grave” cargos que no se encuentran tipificados en alguna norma.

El colegiado advierte que, si los miembros de la JNJ no cuentan con una garantía de independencia, entiéndase inamovilidad del cargo, “serán vulnerables a las presiones de diferentes estamentos del Estado y principalmente de quienes pueden removerlos (Congreso). De esta manera, ejercerían sus funciones “con temor a represalias”.

“Las imputaciones o cargos que le formularon a los miembros de la JNJ con la finalidad de ser removidos en sus cargos, no obedecieron a conductas u omisiones que se encontraban tipificadas como ‘causa grave’, sino más bien a la amplia discrecionalidad de los congresistas de la República, es evidente que existió una afectación, léase amenaza, directa a esta esa garantía de la inamovilidad, y con ello, a la independencia”, aseveraron los jueces.
PJ confirma que el Congreso amenazó la independencia de la JNJ
PJ confirma que el Congreso amenazó la independencia de la JNJ

Más arbitrariedades del Congreso

La Tercera Sala Constitucional de Lima también concluyó que el Congreso vulneró el principio de tipicidad, así como los derechos al procedimiento preestablecido y a la defensa.

Respecto al principio de tipicidad, el colegiado sostiene que afirmar que la “causa grave” es un “concepto jurídicamente indeterminado” habilita al Congreso a tener libre discrecionalidad para determinar que cualquier conducta de los miembros de la JNJ pueda ser sancionada arbitrariamente con la remoción del cargo.

“Verificándose que la investigación parlamentaria sumaria contra los demandantes como miembros de la JNJ, se inició y continuó con la imputación de la comisión u omisión de actos (cargos) que no se encontraban tipificados en la Constitución, la Ley Orgánica de la JNJ u otra disposición, como ‘causa grave’; es decir, sin que aquellos tuvieran siquiera conocimiento de que forma esos actos imputados constituyen o se subsumen en ‘causa grave’, es evidente que no solamente se afectó el principio constitucional de tipicidad o taxatividad, sino también el derecho constitucional a la defensa”, se lee en la sentencia.

En relación al derecho al procedimiento preestablecido, la Tercera Sala Constitucional de Lima asevera que, en investigaciones que puede conllevar a una sanción grave como la remoción del cargo, las reglas deben estar “encontrarse predeterminadas en forma idónea y racional”.

Según la Sala, el hecho de que la Comisión de Justicia haya citado a los miembros de la JNJ para que formulen sus descargos y haya aprobado un plan de trabajo “no convalidaba o subsanada la garantía de ese derecho fundamental” al procedimiento preestablecido, sino que “significaba más bien una pretensión de implementar reglas ex po facto o ad hoc para esa finalidad investigatoria”.

Cabe precisar que la JNJ también había requerido que se anule la aprobación de la moción de Patricia Chirinos por parte del Pleno del Congreso, moción que le encarga a la Comisión de Justicia investigarlos de manera sumaria. No obstante, los magistrados rechazaron esta pretensión al considerar que “se dio en expresión en el ejercicio de las funciones parlamentarias de control” y no tuvo “incidencia directa en los derechos fundamentales” de los consejeros.

La exhortación al Congreso

Al final de la sentencia, la Tercera Sala Constitucional de Lima aprovecha en dirigirse al Parlamento para que dé una solución a una “omisión legislativa”: no haber tipificado las conductas de los miembros de la JNJ que constituirían causa grave para la remoción en sus cargos.

“Exhortar al Congreso de la República para legisle sobre la tipificación de las conductas de los miembros de la JNJ que constituirían ‘causa grave’ para la remoción en sus cargos, conforme al artículo 157 de la Constitución Política del Estado”, estimaron los magistrados Paredes Flores, Cabrera Giurisch y Velarde Acosta.

Eso sí, los jueces dejan en claro que su sentencia no busca promover la impunidad de los miembros de la JNJ mucho menos interferir en las competencias del Poder Legislativo, sino que lo que “se busca y se tutela es el respeto irrestricto a los derechos y principios constitucionales que se deben observar en cualquier procedimiento parlamentario sancionatorio”.

“Tan así, que sin perjuicio de todo lo considerado y decidido, se deja a salvo todas las investigaciones o procedimientos parlamentarios que sobre aquellos recaen en la actualidad o puedan recaer en el futuro”, afirma la Sala Constitucional.