Cómo evitar que enero sea el mes ‘económicamente más triste’ del año

Ten en cuenta los gastos de la campaña navideña, la campaña escolar y los efectos de la recesión en el empleo.

Compartir
Compartir articulo
Hay que organizar un presupuesto para superar la cuesta de enero efectivamente - (Imagen Ilustrativa Infobae)
Hay que organizar un presupuesto para superar la cuesta de enero efectivamente - (Imagen Ilustrativa Infobae)

La presente campaña navideña supone un periodo de gastos adicionales que puede afectar a nuestras finanzas personales. Con gratificación o no, un hecho recurrente es que los egresos son mayores a los ingresos en estas fiestas y suele pasar que enero es un mes de recuperación, en el que tenemos que ajustar las cuentas. Más aún, bajo este contexto económico que está lejos de ser el de años prepandémicos.

Sin embargo, no todo ahorro debe ser contemplado desde el periodo navideño, sino también entendiendo el periodo de recesión que sufre el país. Por tal motivo, conoce cómo actuar en este último mes del año para reducir los riesgos de un 2024 que anuncia algunas dificultades.

Ponte metas financieras

Una técnica sugerida implica el enfoque hacia el cumplimiento de metas financieras, promoviendo una actitud consciente sobre los gastos que se realizan día a día. Se alienta a la reflexión y al cuestionamiento de si las compras impulsivas responden a necesidades reales o son sencillamente caprichos pasajeros que podrían obstaculizar metas a largo plazo.

Aunque no se trata de eliminar por completo el disfrute de ciertos antojos, la recomendación central es la moderación y el ajuste del gasto semanal a un presupuesto previamente definido. De este modo, se busca que los consumidores encuentren un equilibrio sostenible que les permita gozar del presente sin comprometer su estabilidad financiera futura.

Hay que organizar un presupuesto para superar la cuesta de enero efectivamente - (Imagen Ilustrativa Infobae)
Hay que organizar un presupuesto para superar la cuesta de enero efectivamente - (Imagen Ilustrativa Infobae)

No malgastes tu gratificación

Un extra de dinero puede generarte ganas de gastarlo rápidamente; sin embargo, es recomendable actuar de forma criteriosa y disponerlo para el mayor de los beneficios a largo plazo. En ese sentido, el Banco de Crédito del Perú (BCP) recomienda cancelar las deudas con una alta tasa de interés, cortando así una potencial cadena de acumulación de deudas. Asimismo, ahorrar siempre es una buena opción. Puedes fijarte metas a corto, mediano y largo plazo para motivarte a regular tus gastos.

Crea un presupuesto decembrino

El portal Tributi aconseja armar una estructura de gastos para el mes dada la importancia de la Navidad. Controla tus gastos, fíjate montos y selecciona de forma criteriosa cuáles van a ser tus consumos para las fiestas. De igual manera, estáte atento a ofertas y promociones, compara precios entre tiendas y busca formas entretenidas de generar unión en un grupo sin tener que gastar en exceso como, por ejemplo, jugando al amigo secreto.

Aprovecha tu gratificación para saldar deudas y ahorrar. (Infobae/El Peruano)
Aprovecha tu gratificación para saldar deudas y ahorrar. (Infobae/El Peruano)

Disminuye el consumo de electricidad

Diciembre registra un aumento en el consumo eléctrico debido a las luces navideñas que forman parte de las decoraciones en los hogares. Por ello, es recomendable no dejar las luces encendidas por mucho tiempo. Apágalas cuando sales de casa, duermes o es de día. Asimismo, Tributo aconseja cambiar progresivamente las luces habituales por las de LED, ya que estas consumen menos energía y permiten un uso más eficiente.

Establece prioridades

Si bien Navidad es una época que demanda ciertos gastos, no olvides que lo importante es pasarla en familia y con tus seres queridos. Establece prioridades a mediano y largo plazo para no andar corto de dinero luego. Por ejemplo, toma en consideración las siguientes fechas importantes como lo puede ser la campaña escolar.

<i>Blue Monday</i>

Un estudio de la Universidad de Cardiff indica que el tercer lunes de enero es el día más triste del año. La fórmula contempla lo que se conoce como “la cuesta de enero”, que es el gasto realizado por la Navidad y la desmotivación por los propósitos de Año Nuevo incumplidos,