Datos personales: hacia la innovación responsable en la era digital

Cada vez que enviamos un mensaje, posteamos en una red social, accedemos a un servicio de salud, hacemos una videollamada o compramos online, compartimos información que es recopilada, almacenada, analizada y utilizada por empresas u organizaciones con distintos fines

Compartir
Compartir articulo
El 25 de enero es el Día Internacional de la Protección de los Datos Personales (Foto de archivo)
El 25 de enero es el Día Internacional de la Protección de los Datos Personales (Foto de archivo)

Hoy se celebra el Día Internacional de la Protección de los Datos Personales, una fecha que busca concientizar sobre la importancia de proteger la privacidad y la seguridad de la información personal. Hace referencia a la firma, en 1981, del Convenio 108 sobre el tratamiento de datos personales del Consejo de Europa, el primer instrumento jurídicamente vinculante a nivel internacional que regula la privacidad y que anticipó su centralidad para la economía digital.

Con el crecimiento exponencial de la tecnología, esta agenda ha adquirido una renovada importancia a nivel internacional. Es que los datos personales se han convertido en la moneda de cambio para acceder a los servicios de la economía digital y en un insumo clave para el desarrollo de variados procesos productivos. Cada vez que enviamos un mensaje, agendamos un evento en el calendario, posteamos en una red social, accedemos a un servicio de salud, hacemos una videollamada o compramos online, compartimos información que es recopilada, almacenada, analizada y utilizada por empresas u organizaciones con distintos fines.

En este marco, brindar garantías sobre la trazabilidad y el uso racional de los datos personales es cada vez más importante para fortalecer la innovación y el desarrollo económico, protegiendo la privacidad de la ciudadanía.

Como el tratamiento de datos personales no tiene fronteras, el futuro de la privacidad requiere de la cooperación internacional para promover flujos seguros (“data flow”) entre países. En este camino, a partir del impulso de la Agencia de Acceso a la Información Pública (AAIP), en abril de 2023 Argentina se convirtió en el país número 23 en ratificar el convenio 108 modernizado, también conocido como 108+. Además, recientemente la Unión Europea (UE) revalidó nuestro estatus como país adecuado para el libre flujo transfronterizo de datos personales, lo que beneficia las condiciones para el comercio exterior y el desarrollo económico, posicionando a la Argentina en la vanguardia regional.

En esta línea, para institucionalizar una agenda estratégica, la AAIP promovió un nuevo proyecto de ley de Protección de Datos Personales, con la participación de empresas, instituciones públicas, organismos de la sociedad civil, organismos internacionales y la academia, que el Poder Ejecutivo elevó en junio del 2023 al Congreso de la Nación (Mensaje 87/2023) y que fue tratado en una audiencia informativa ante comisiones de Diputados en agosto del 2023.

Argentina fue pionera en la región a partir de la sanción en el año 2000 de la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales. A 23 años de este hito, se vuelve cada vez más urgente contar con nuevos instrumentos y renovadas capacidades para estar a la altura de los actuales desafíos tecnológicos. Un ejemplo claro es el avance de la automatización liderado por la Inteligencia Artificial (IA), que nos demanda definiciones políticas para fomentar su uso ético y responsable, prevenir incidentes de seguridad y proteger la privacidad de los datos de las personas.

El proyecto de ley avanza hacia un modelo de gobernanza para el tratamiento de datos personales en línea con los estándares internacionales. Incorpora la aplicación extraterritorial para fiscalizar a los responsables o encargados del tratamiento de datos que no tienen oficinas radicadas en Argentina. Esta es la respuesta que han encontrado los principales países del mundo para proteger los datos de sus ciudadanos en manos de las grandes tecnológicas.

Asimismo incorpora los derechos de niños, niñas y adolescentes y la protección especial de sus datos personales, quienes hoy están particularmente expuestos en el uso de aplicaciones y redes sociales.

También introduce el concepto de responsabilidad proactiva y demostrada que apunta a fortalecer las capacidades y responsabilidades de las empresas y organismos que utilizan los datos personales en sus procesos productivos en una agenda de cumplimiento que puede ser auditada por la autoridad de control.

En este marco, es fundamental potenciar el empoderamiento de la ciudadanía para que reconozca el valor que tienen sus datos personales. Toda vez que se brindan, las personas tienen derecho a saber cómo se van a utilizar, dónde se almacenan, para qué se utilizan y con quiénes se comparten, especialmente cuando se trata de datos sensibles como los relativos a la salud, orientación sexual, género, afiliación partidaria o sindical. En este aspecto, el nuevo proyecto de ley incorpora como datos sensibles a los datos biométricos y genéticos.

Hoy nuestro país enfrenta el desafío de fortalecer la economía del conocimiento para agregar valor al mundo productivo y generar nuevos empleos. La apuesta estratégica es equilibrar la innovación con regulaciones modernas a fin de construir senderos de desarrollo para la Argentina del futuro.